Epistolario

Epistolario.

Justificar lo injustificable

Armando Rojas Arévalo __________

KIRA: Leí con mucha atención su columna “Cotidianas” publicada en “El Sol de Chiapas” el lunes pasado, en la que narra su amarga experiencia en el ruidoso bloqueo de los accesos al Congreso del Estado por parte de ciudadanos simpatizantes del candidato panista a la alcaldía de Tuxtla Gutiérrez, el 7 de agosto. Dice usted: “Me hicieron sentir insultada. Y el tener que llegar al recinto atravesando barreras de seguridad y pidiendo a los agentes paso para llegar al lugar fue bastante incongruente con la posibilidad de tener como quien dice, la fiesta en paz”.

Coincido plenamente con usted que tales manifestaciones son molestas para el resto de la ciudadanía que no debe nada, no se ha robado nada y no es cómplice de fraudes electorales. Irrita que los paros, los bloqueos viales y las marchas escandalosas paralicen la cotidianidad y agredan nuestro derecho a vivir en paz y a movernos con plena libertad. Partamos de esa premisa, para decirle que comparto su enojo, pero…

¿De qué otra manera la gente que se siente defraudada y pisoteada en sus derechos puede exigir respeto a su voluntad, si no hay autoridad que la escuche y le haga justicia? ¿Si el triunfo del candidato panista a la alcaldía de Tuxtla fue inobjetable, por qué darle la victoria a su contendiente? ¿Cómo esperar una solución equitativa, si el primo hermano del candidato oficial a la alcaldía de Tuxtla Gutiérrez, FERNANDO CASTELLANOS CAL Y MAYOR, es el presidente del Tribunal Estatal Electoral? ¿De qué otra forma se puede protestar en un país como el nuestro, donde la corrupción y la impunidad nos carcomen el alma?

La gente está harta. De las “casas blancas”. De los nefandos asesinatos. De la demagogia. De la colusión de la política con el crimen organizado. De los crímenes a los comunicadores, creyendo que con eso matan la libertad de expresión. De la impunidad de ex gobernadores mercachifles, uno de ellos, de sobra conocido en el terruño, premiado con el consulado en Orlando. Harta de obras que no se hicieron y se cobraron. De la negligencia de los servidores públicos. De maestros que viven del chantaje y han abandonado su misión. Harta de tantas y tantas lacras que sería prolijo detallar. Agréguele el estancamiento económico que nos tiene de rodillas y súmele que 55 millones de mexicanos viven en la pobreza y más de 11 millones en pobreza extrema. Eso explica que lo de Tuxtla y otros latrocinios electorales que se cometieron en Chiapas, haya colmado el plato. Obvio, hay crispación.

Esta mañana leí en Facebook un comentario de JULIO SERRANO CASTILLEJOS, hombre honorable de la sociedad tuxtleca, que nos habla del hartazgo: El “aguacero de ayer miércoles 12 de agosto advirtió que nos han hecho creer tiene la ciudad obra suficiente de drenaje pluvial y vemos no es cierto. Los vídeos hablan por sí solos: tiendas de auto servicio inundadas, automóviles arrastrados por las corrientes de agua, domicilios anegados, alarma pública en colonias y las autoridades como dice el refrán «cantando y cosiendo». ¿Y nos quieren por encima de esto consolidar el fraude electoral del Verde Ecologista?

“Nos han mantenido años con calles cerradas porque «están metiendo drenaje» se supone pluvial nada más de ver los tubotes y a la hora de la verdad la ciudad se inunda. Debíamos los ciudadanos integrar comités de supervisión y no permitir nos roben, nos engañen y nos den a chupar la paleta sin quitarle la envoltura…”

Para acabarla, ahí tiene usted el caso del INE (Instituto Nacional Electoral) que consideró no quitarle el registro al PVEM, no obstante las reiteradas, cínicas y desvengonzadas violaciones de ese partido a la ley. El INE, organismo que fue creado para ser el árbitro imparcial de las elecciones y ser garante del voto ciudadano, dice que el Partido Verde “no violó la ley de forma grave y sistemática”, a pesar de todas las pruebas y argumentos presentados. La compra cínica de votos medrando con el hambre de la gente, a través de las despensas, los “vales”, los regalos de uniformes escolares y playeras, la coacción para el sufragio por conducto del programa “Progresa” y cuántas cosas más que fueron denunciadas con gritos, por escrito, por los medios y hasta en las tribunas camerales no fueron para el INE “elementos suficientes” para quitar del escenario público a un partido corrupto.

Que las violaciones por parte del PVEM si bien son sistemáticas, no revisten una gravedad extrema que conduzca a su desaparición jurídica, dice el INE, «toda vez que no existe base razonable ni objetiva para considerar que con ellas se trastocó al orden constitucional en modo y forma tal, que el partido político infractor haya dejado de cumplir con las finalidades que le mandata la Carta Magna».

Más aún, el INE exoneró al PVEM de haber patrocinado los tuits que artistas y deportistas publicaron en periodo de veda electoral en junio pasado para respaldar a ese partido. Además, por orden del tribunal electoral al Partido Verde Ecologista de México se le redujeron multas en algunos millones de pesos el rebase de los topes de campaña. De esa manera tan grotesca, el INE se convirtió en cómplice de la corrupción. Justificó lo injustificable.

Hoy hubo una manifestación de chamulas en el centro de Tuxtla, en contra de los resultados electorales en su municipio. En el video que me enviaron, veo humo y escucho detonaciones. No sé si hubo balazos o disparos de gases lacrimógenos para dispersarlos.

La protesta ciudadana hecha por los cauces legales no sirvió. ¿Qué camino le están dejando a la sociedad? No soy partidario de la violencia, aclaro, y quisiera como usted y todos vivir en paz y con seguridad. Empero, veo desesperación en la gente. Desilusionada quisiera tomar justicia por propia mano, y eso es lo grave. En algunas partes del país se han formado grupos de autodefensa, y en otras la semilla de la guerrilla está germinando.

En fin.

DE OTRAS COSAS, LAURA BOZO ya se sumó a la campaña contra el populismo. En una entrevista telefónica que le hizo LEYVA en Radio Fórmula, acerca de la demanda que interpondrá –o interpuso- por daño moral contra una diputada del PRD que exige le apliquen el 33, hizo un comentario que ni al caso. Exhortó a los mexicanos a no creer en los falsos profetas que prometen felicidad y que miran hacia Venezuela. ¡Cuidado! Dijo. El mensaje tuvo destinatario. Obvio. Y mi lectura es que la campaña contra LÓPEZ OBRADOR va en serio.

armandorojasarevalo@gmail.com  

rojas.a.armando@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: