Entresemana

El virrey tiene miedo

Moisés Sánchez Limón __________

Es vox populi, en el estado de Puebla, el control que el virrey Rafael Moreno Valle Rosas tiene de toda la estructura de gobierno.

En ese tenor, de los 41 diputados de los nueve partidos políticos representados en la LIX Legislatura del Congreso poblano, con mayoría panista (14) y priista (8), prácticamente la mayoría atiende con prioridad las órdenes disfrazadas de iniciativas de reforma enviadas por Moreno Valle Rosas.

Rafael Moreno Rosas.
Rafael Moreno Valle Rosas.

Desde febrero de 2011, cuando rindió protesta en el cargo de gobernador, los integrantes de la entonces LVIII Legislatura y de la actual, han aprobado sin chistar las iniciativas de ley de Moreno Valle Rosas, salvo la cuestionada “Ley Bala” que no prosperó debido a la presión social indignada por aquellos hechos en los que el adolescente José Luis Tehuatlie Tamayo falleció a consecuencia de un disparo de la policía estatal que disolvía una manifestación en las inmediaciones de San Bernardino Chilchahuapan.

Vaya, incluso el “procurador” general de Justicia de la entidad, Víctor Antonio Carrancá Bourget, aseguró en esos días del año pasado, que el adolescente había sufrido el impacto de un cohetón, aunque no había rastros de pólvora. Luego se demostró que fue el impacto de una bala disparada por un policía.

Bueno, esa actitud pinta el nivel de “autonomía” que tiene el responsable de procurar justicia en Puebla y que no ha tenido empacho en hacer las veces de tinterillo para aparecer como adalid justiciero. Y de los jueces, ni hablar.

Abundan en Puebla actos de injusticia. La ley se aplica selectiva y acorde con los dictados del poder. Rafael Moreno Valle Rosas ha trascendido al poder que, acotado por las Constituciones Federal y estatal, le entregaron los poblanos que votaron por él en 2010, para convertirse en virrey que aspira a instaurar el tercer imperio y ceñirse la corona de su ilustrísima inmaculada dueña del territorio y de vida y obra de sus congéneres.

Por eso, el ex consejero presidente del entonces Instituto Federal Electoral, Luis Carlos Ugalde, tiene razón cuando, en la reforma electoral poblana propuesta para endurecer requisitos para candidaturas ciudadanas a gobernador, alcalde o diputados locales, advierte el miedo del gobernador Moreno Valle Rosas, a los ciudadanos que pudieran lanzarse a la contienda por un cargo de elección popular.

De acuerdo con declaraciones a Ricardo Alemán, Ugalde sostuvo que la reforma al Código de Instituciones y Procesos Electorales de Puebla es la más dura del país. Pero, en el extremo, “va en contra de los principios de Acción Nacional, pues el partido ha sido promotor de las candidaturas ciudadanas”.

Por supuesto, el virrey no ha dicho esta boca es mía ni mucho menos su vocero Maximiliano Cortázar. ¿Para qué?, diría la dupla que desbroza el camino rumbo a la candidatura del PAN a la Presidencia de la República; total, si Vicente Fox pudo, del brazo de la señora Marta, por qué no habría de poder Moreno Valle Rosas apropiarse de la nominación, al fin y cabo en su equipo está el joven Ricardo Anaya Cortés, desde ya presidente nacional del PAN.

Quizá la pregunta elemental sería: ¿Por qué debe tener miedo el virrey si lo que él quiere, es ser emperador de México?

Porque él entrega el poder en febrero de 2017 y la elección presidencial es hasta 2018. Y quien le suceda en el cargo de gobernador constitucional del estado libre y soberano de Puebla, debe ser de su grupo, preparado por él, amaestrado por él, disciplinado por él, para no meterlo en complicaciones de revisión del debe y haber de los dineros públicos y, sobre todo, que desmantele al equipo integrado desde los días en que andaba en campaña, en el año 2010.

Moreno Valle Rosas, por tanto, debe garantizar que no habrá por ahí algún “Bronco”, un loquito demócrata que pueda reunir con toda la facilidad del mundo unas cuarenta y tantas mil firmas para obtener su registro y ganar la elección de gobernador.

No, el virrey requiere que su paje, el alcalde de la capital poblana, José Antonio Gali Fayad, sea el elegido y, con la laxitud que otorga tener dinero a discreción, pueda reunir más de 160 mil firmas, como lo dispone la reforma electoral poblana, es decir, 3% del padrón; actualmente se requiere de 1%.

Porque, mire usted, sin una discusión seria y fundamentada en el precepto constitucional, todo indica que la iniciativa de reforma prosperará de forma tal que el virrey no tendrá empacho en enviar a Gali en una especie de campaña electoral para sucederle en el cargo en febrero de 2017 y, por ende, cubrirle la espalda y disponer de recursos públicos suficientes para mantener esta campaña iniciada en 2012 en busca de la nominación del PAN a la Presidencia de la República.

Y si hay alguna duda, sólo échele un vistazo al comunicado de prensa número 73 del Congreso poblano que, con fecha 19 de agosto, refiere:

“Con la armonización de la Reforma Electoral del Estado de Puebla, las y los legisladores del Congreso local estamos respondiendo a las exigencias de la población, garantizando que las candidaturas independientes sean realmente para perfiles ciudadanos, y aplicando mano firme contra las personas y partidos políticos que violen la ley.

“Así lo sentenció el Coordinador del Grupo Legislativo del Partido Acción Nacional, Jorge Aguilar Chedraui, al recalcar que esta es una exigencia de los ciudadanos, de que se suspendan los derroches de recursos públicos y conductas ilegales de partidos y candidatos, por eso, dijo: “se acabaron las consideraciones para los partidos políticos y candidatos; habrá mano firme contra las personas y partidos que violen la ley”.

“En cuanto a las candidaturas independientes, refirió que el objetivo es que estas figuras respondan más a los intereses de los ciudadanos que de los partidos.

““No queremos políticos resentidos con sus partidos, disfrazados de candidatos ciudadanos o independientes; las personas que quieran ser candidatos ciudadanos deben contar con verdadera representación territorial en los lugares por los cuales se quieran postular y al igual que cualquier otros candidato tienen derechos y obligaciones”, apuntó Aguilar Chedraui.

Se supone que, desde este miércoles inició el análisis y discusión en la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales del Congreso poblano, y éste viernes se aprobaría en el pleno. ¿De ese tamaño es el miedo del virrey Moreno Valle Rosas? Digo.

VIERNES. El  secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza anunció un paquete de obras con una inversión de 28 mil 500 millones de pesos para agilizar el tráfico en las vías de acceso a la ciudad de México.

Durante la supervisión de los trabajos de construcción del segundo piso de la interconexión de la autopista México-Cuernavaca con la caseta de Tlalpan, Ruiz Esparza destacó la coordinación con el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera para descongestionar el tránsito vehicular en  once de los accesos más importantes a la capital del país.

Por lo pronto, el segundo piso que aligerará el tráfico en la salida hacia Cuernavaca quedará listo en diciembre próximo y la SCT está por dar el fallo para la construcción del distribuidor de Indios Verdes, que no sólo cambiará la fisonomía de la zona, sino que mejorará la conectividad con el estado de Hidalgo. Conste.

sanchezlimon@gmail.com

sanchezlimon@entresemana.mx

www.entresemana.mx

@msanchezlimon

Vanguardia Digital

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: