Emigrados de Cuba en EE.UU., voces por viajes expeditos a país natal

Diony Sanabia* _________________

Washington (Prensa Latina).- Emigrados de Cuba en Estados Unidos se incluyen entre los disímiles sectores que rechazan las medidas del Gobierno del presidente norteamericano, Donald Trump, para limitar los viajes a la isla caribeña.

Tales personas lamentan los obstáculos impuestos contra sus derechos de ir al país natal a compartir con familiares y amigos; pero no se quedan de brazos cruzados y alzan la voz en aras de cambiar la situación.

De esa manera, la ciudad de Miami, Florida, fue testigo el 8 de febrero de una caravana de casi 100 vehículos a favor de un justo reclamo de los participantes en esa iniciativa.

La acción fue impulsada por la Alianza Martiana, que reúne a organizaciones de emigrados de la isla en dicha ciudad, y se sumaron integrantes de la Liga de Defensa Cubano Americana , CAFE (Cuban Americans for Engagement/Cubanos y Americanos para relacionarse), Puentes cubanos, y la Fundación para la Normalización de las Relaciones entre Estados Unidos y Cuba (Fornorm).

Asimismo, estuvieron miembros de U.S. Hands Off Venezuela South Florida (Manos fuera de Venezuela, del sur de la Florida), una entidad que se opone a las sanciones, amenazas e intentos de Washington de promover un golpe de Estado en el país sudamericano.

Con mensajes alusivos al reclamo de viajar a la mayor de las Antillas, en español e inglés, los automóviles recorrieron durante más de una hora gran parte de la Calle 8 y otras avenidas de Miami.

Muchos a nuestro paso sonaron los cláxones de sus carros y nos hicieron gestos positivos con sus manos, destacó a Prensa Latina el coordinador nacional de la Brigada Antonio Maceo, Andrés Gómez.

Comentó que la derecha anticubana fue a provocar, a confrontar; pero intervino la Policía, y la caravana se realizó con un éxito rotundo para satisfacción de los organizadores, recalcó.

A juicio de Gómez, en eventos como ese, en el cual en otras ocasiones se exigió el fin del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra la isla, se evidencia la unidad de los cubanos ante una causa justa.

Estuvimos muy contentos, y seguiremos adelante con estas acciones, no podemos detenernos, nuestros reclamos deberán ser escuchados, afirmó Elena Freyre, presidenta de Fornorm.

Contamos con el apoyo de mucha gente durante el trayecto, la mayoría en el sur de Florida quiere poder visitar a las familias en Cuba sin obstáculos, resaltó.

El pasado 11 de enero y en jornadas posteriores, la Alianza Martiana condenó la suspensión de vuelos chárteres públicos a destinos de la isla, excepto a La Habana, desde el venidero 10 de marzo.

Para la coalición, resulta criminal esta medida, anunciada el 10 de enero en un comunicado por el secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo, a partir de una solicitud que hizo al Departamento de Transporte.

De acuerdo con Pompeo, Washington impondrá además límites al número de vuelos de dicho tipo que podrán llegar al aeropuerto internacional José Martí de la capital cubana.

Por aquella fecha, un mes atrás, Freyre puntualizó a Prensa Latina que el paso del Gobierno norteamericano resulta cruel, y los más afectados, agregó, serán las familias y los pueblos.

Sin embargo, Cuba y los cubanos no se rinden, eso debería quedar bien claro, expuso antes de manifestar que la mayoría de sus compatriotas emigrados se oponen a las acciones contra la isla.

Jamás dejaremos de viajar a visitar a nuestros familiares y a nuestra Patria, enfatizó.

Mientras más medidas impone el Gobierno de Estados Unidos contra Cuba mayor resulta la unidad de los cubanos, resaltó por su parte Carlos Rafael Diéguez, periodista de Radio Miami.

La administración de Trump, empeñada desde su comienzo en revertir el acercamiento bilateral y recrudecer el mencionado cerco económico, suspendió el 10 de diciembre todos los viajes regulares de las aerolíneas comerciales norteamericanas a los sitios de la isla fuera de La Habana.

Aquella decisión también provocó muchas críticas por las afectaciones sobre las familias en los dos países.

No existen dudas de que el Gobierno de Trump, en contubernio con la ultraderecha anticubana de Miami, se propuso acabar con la Revolución, pero no lo logrará, acotó Diéguez, parte del equipo de la coordinadora internacional Tesoro, una plataforma de comunicación.

Trump parece que no sabe que Cuba quedó un largo tiempo sin vuelos procedentes de Estados Unidos, y eso no le impidió seguir adelante, añadió el reportero.

Resaltó además que Cuba es un país muy creativo, de gente emprendedora, y siempre se encontrarán formas, opinó, para quienes viven en Estados Unidos viajen a la Patria querida.

Nada ni nadie, insistió, podrán impedir que se desarrollen lazos de amistad entre los pueblos de las dos naciones.

Estados Unidos vuelve a violar nuestros derechos de ir a Cuba, poder compartir, celebrar y ayudar a los nuestros allá, criticó la Alianza Martiana en una declaración el 11 de enero.

Precisó que solo el sadismo puede explicar la implementación de políticas ya probadas por inservibles como método de obligar a Cuba a someterse a los intereses norteamericanos.

“Todos sabemos que la intención del Gobierno estadounidense, premeditada y alevosa, es contra el pueblo, nuestras familias en la isla, nosotros, y nuestros derechos de relacionarnos con ellas”, enfatizó.

Advirtió además que peores medidas se les ocurrirán a “esos otros imbéciles miembros de la nauseabunda dirigencia de la extrema derecha cubanoamericana de Miami en su perverso afán de destruir al pueblo cubano”.

* Corresponsal de Prensa Latina en Estados Unidos.

You must be logged in to post a comment Login

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes