El Peje en el país de las maravillas

Sospechosismo

.- El gabinete, con ejemplos de corrupción.

.- La austeridad en la 4T es una gran farsa.

Rigoberto Espejo ________________

En una sesión de la mal llamada “mañanera” el “experto en seguridad nacional” el muy adelantado candidato al gobierno del estado de Sonora, Alfonso Durazo, presumió que el periodo de la 4T no hay ni habrá un García Luna

Aserto que fue avalado por el peje presidente Andrés Manuel López Obrador, quien, con su lesa ignorancia, sonrió ante las palabras del Poncho.

Pero…

De acuerdo con el estrecho criterio del Peje, todos los miembros de su gabinete son muy honestos, tienen 90 por ciento de honestidad, un solo un escaso 10 por ciento de capacidad. Es decir, un grupo mediocre y de la tercera edad.

Y en el renglón de los corruptos, la lista es larga y de quienes están en la primera línea, es decir, secretarios de estado, en su gabinete.

Inicia la lista el consentido del Peje, el mil usos, con cartera de canciller Marcelo Ebrard Casaubon, tiene en su haber el desvío de poco más de 45 millones de pesos, que se denunció, gastó en la construcción de la línea 12, más conocida como la “línea dorada”, además de la mala construcción del puente “la Concordia”, que inicia la autopista México-Puebla.

Las ballenas se están despegando, tiene baches y muchos “chipotes” y el costo no ha sido revelado.

Además, es incondicional del AMLO desde que le entregó en un portafolios 50 millones de nuevos pesos, con indemnización por “desgaste físico”

Fue dinero que López exigió al gobierno de la ciudad por “despejar” la plancha del Zócalo, donde tenía un campamento; también “Chelito” declinó a la candidatura presidencial por el Partido Verde, ganó la encuesta, pero le cedió el lugar al zafio tabasqueño.

Se tiene la percepción de que es el “delfín” del Peje para que en caso de que no logre la reelección, Marcelo sea el candidato y si gana, le cuide la espalda, sobre todo en los dineros de la llamada cuenta secreta.

También existen indicios de fue concesionario de decenas de grúas que trasladaban coches “mal estacionados” a los corralones. En el renglón personal, uno de sus hermanos, de nombre Fernando murió de VIH. ¡Aguas Peje!

Otro corrupto, ya purificado por el Peje, es Napoleón Gómez Urrutia, designado Senador de la República, denunciado por el gremio de minero, (el legislador moreno nunca fue minero) huyo a Canadá, nación que le otorgó la nacionalidad.

Con ese fraude, ocupa un escaño, la prueba de que aún es canadiense: presento pasaporte canadiense, para salir de México, eso significa que no ha renunciado a la ciudadanía; para ser Senador de la República, es requisito ineludible ser mexicano,

Se descubrió que uno de sus hijos (Napoleón Gómez Casso) tiene por lo menos 30 coches de lujo. Es la austeridad en la era del Peje.

Manuel Bartlett Díaz, es tal vez el más corrupto de la nueva mafia del poder, falseó en su Declaración Patrimonial, no reveló que tiene una fortuna de 800 millones de pesos, 43 residencias en las zonas más exclusivas de la ciudad.

Mañoso como es, las escrituró a nombre de su “marinovia” Es decir a nombre de Julia Elena Abdala.

Que no es su pareja, ni su amante ni su concubina, ni su esposa ni su novia, pero tienen relación marital desde poco más de veinte años y de uno de sus hijos del mismo nombre.

Su biografía es muy larga, se le menciona como en el autor intelectual del asesinato del columnista Manuel Buendía; de la “caída del sistema de cómputo”, que le dio el triunfo presidencial a Carlos Salinas de Gortari, sobre Cuauhtémoc Cárdenas, en contra la voluntad del pueblo bueno y sabio en aquel lejano 1986.

El embajador de carrera Ricardo Valero, que antes de su “debilidad” de cleptómano, en su condición de representante del gobierno de México en Argentina, sustrajo un libro de una famosa librería. Se supo que no ha sido la única ocasión que robó algo. La información reveló que fueron varios juegos de lencería.

La familia Sheinbaum Pardo, tiene un súper negocio en la fabricación de bolsas de plástico “biodegradable”, que surtirá de ese producto necesario a las tiendas de consumo.

Por eso la prohibición de no entregar las tradicionales bolsas a la clientela. La idea es ridícula, también son de plástico las botellas con leche, de aceite, de sodas.

También de plástico son las bolsas que contienen papitas, charritos, etc.

Carlos y Claudia Sheinbaum de Imaz, y alcaldesa de la ciudad de México, son los principales socios de la fabricación de las bolsas “biodegradables” y seguramente se convertirán en millonarios en esta era de la “honestidad valiente”.

Y la cereza del pastel, el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Andrés Manuel López Obrador, en su época de agitador instó a los habitantes de varios municipios de Tabasco a declarase en huelga de pagos por el consumo de energía eléctrica.

El (mal) ejemplo ha cundido a los estados de Hidalgo y Puebla, el daño económico podría ascender a 30 mil millones de pesos, y contando.  Ahora la Comisión Federal de Electricidad, es “dirigida” por el honesto Bartlett,

AMLO solicitó la colaboración del pueblo bueno y sabio para canalizarla a los damnificados por los sismos del 19 de septiembre de 2017.  Fueron poco más de 40 millones de pesos, fueron los recursos donados. El destino de esos recursos. Nadie sabe, nadie supo.

Epilogo: el Peje, presume de honestidad, de austeridad, de no mentir, no traicionar y no robar exhibe lo contrario. Viaja en aviones privados, se traslada en una caravana de camionetas de lujo, blindadas, (son fantochadas, dijo en alguna ocasión) se atiende en el hospital Médica Sur, su nieto nació en el INSABI sucursal Houston, Texas.

Los padres José Ramón López Beltrán (lleva el nombre del hermano asesinado de un tiro en la cara por el joven Peje, allá por los años 1966) y de la brasileña Carolyn Adams. El pejecito llevará el nombre de Salomón Andrés.

Tiene más acciones de corrupción, pero punto final.

La hipocresía es al signo de la “cuarta trasformación”

www.entresemana.mx

Print Friendly, PDF & Email

You must be logged in to post a comment Login

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes