El fervor patrio y la pandemia

Teodoro Rentería Arróyave _______________

En estos tiempos de pandemia provocada por el maldito coronavirus, todo lo que hacemos o dejamos de hacer es inédito.

La desgracia nos es privativa de México, como algunos malintencionados quieren hacer creer, habría que decirles que la pandemia se configura cuando la calamidad de salud se vuelve mundial.

La endemia por el contrario, es cuando el flagelo sólo afecta a un país o a una  región del mundo.

Esos malintencionados deberían de revisar las noticias diarias, nos querían poner como ejemplo a Israel, y por desgracia está nación toma nuevamente medidas extremas porque se les presentó una rebrote del malévolo virus, y no se diga en la India y en España.

Dentro de toda esta calamidad, que sufrieron en otras circunstancias las  generaciones que nos antecedieron, debemos de estimar la sapiencia de los genios que con las benditas redes sociales nos han permitido comunicarnos, inclusive con imagen, con nuestros familiares, con nuestros amigos, con nuestros pares.

Sólo como un dato destacado, nuestra comunidad de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG, patrocinada por la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, con nuestra presidenta, maestra Elizabeth Rembis Rubio, lleva cerca de 40 sesiones de trabajo virtuales. Todo un record.

Ahora todas las ceremonias conmemorativas del 210 aniversario de la iniciación de la Independencia de nuestro amado México serán virtuales, incluyendo la de “El Grito”, única en el mundo.

Desde luego que la historia aclarará muchas interrogantes, como una que nos aflige el espíritu; lo hemos expuesto en estas entregas anteriores: ¿La calamidad es consecuencia de un fenómeno de la naturaleza o fue provocado por algún país en algún laboratorio monstruoso de acuerdo a las doctrinas “maltusianas”?

Recuérdese que el primer señalamiento en ese sentido, fue la de la oficina de Comunicación Social del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, cuando aseguró que Estados Unidos debía una explicación por la permanencia de miembros de su Ejército en Wuhan, poco antes de iniciarse el brote del coronavirus en esa pujante ciudad, ahora conocido como covid19.

En nuestro México, es de desearse, que no decaiga el ánimo y mucho menos la lucha conjunta, en unidad para enfrentar el flagelo. Lanzamos vivas a los héroes que nos dieron patria, obviamente todos ofrendaron sus vidas.

Todos moran en el éter eterno. Continuemos rindiéndoles tributo a nuestros muertos porque viven en nuestro pensamiento. Cuando estamos mandando esta entrega no sabemos si el presidente Andrés Manuel López Obrador se referirá a las víctimas mortales del covid19, entre ellos colegas periodistas que murieron en el cumplimiento de su deber, por ello decimos con vehemencia, con fervor patrio: ¡Qué vivan las víctimas mortales del coronavirus!

Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana, Doctor Honoris Causa por la Universidad Internacional y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. Agradeceré sus comentarios y críticas en teodoro@libertas.com.mx, teodororenteriaa@gmail.com Nos escuchamos en las frecuencias en toda la República de Libertas Radio. Le invitamos a visitar: www.felap.info, www.ciap-felap.org, www.fapermex.org, y www.clubprimeraplana.org, el portal www.libertas.mx e IRRADIA NOTICIAS.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: