El COVID no vencerá al CCA

Reducir horario es por el bien de todos

.- Advirtió el dirigente de esa central de abastos que nadie va a correr a nadie, pero tenemos que hacer consciente a la gente, estamos apretando otra vez desde hace 15 días,  aunque hay gente que se pone cubrebocas en la puerta, y se lo quita adentro.

Heriberto Bonilla Barrón _______________

Gerardo Palomino Macías, presidente de la administración del Centro Comercial Agropecuario, afirmó que en los poco más de 30 años de dicho lugar han enfrentado crisis de todos colores y sabores, por lo que el COVID no los va a doblegar, señalando que la decisión de cerrar a las 14 horas, si bien no es obligatoria, es por el bien de los clientes, los trabajadores y los transportistas.

Reconoció que por el hecho de haber bajado la guardia y sufrir contagios de COVID entre dueños, empleados y clientes, es que la administración que encabeza optó por reforzar medidas contra la pandemia, como el cierre de negocios a las 2 de la tarde durante 15 días y vigilar que trabajadores y clientes usen correctamente su cubrebocas.

Palomino Macías admitió que malamente se permitió que mucha gente que acudía a hacer sus compras, inclusive los mismos trabajadores, eran vistos sin el cubrebocas e inclusive no guardaban la sana distancia, con todo y que por todo el Agropecuario había avisos que recomendaban hacer caso de las medidas sanitarias, por lo que entonces se estaban viviendo días de mucho peligro.

Respecto a la decisión de cerrar más temprano de lo normal, destacó que la medida no se aplicará por la fuerza y considera que al recortar horario no provocarán aglomeraciones, pues por la misma pandemia la afluencia de clientes es muy baja como para generar problemas.

Hay que destacar que el Agropecuario, como es popularmente conocido, tiene más de 30 años funcionando en el Estado, cuenta con 800 locales y 800 “piedras”, en una superficie de 18 hectáreas y se estima que ahí laboran alrededor de 10,000 personas, mientras que otra cantidad similar acude a realizar sus compras en el transcurso del día, principalmente por la mañana.

De acuerdo a Palomino Macías, el 80 por ciento de los productos que se comercializan en este centro tienen su último destino en varias entidades del norte, noroeste y centro del país, principalmente, (Zacatecas, Durango, Chihuahua, Sonora, Baja California, Guanajuato, San Luis Potosí, Michoacán) e incluso traspasan la frontera con Estados Unidos (McAllen, Texas).

En esta central de abastos, se calcula que el 70 por ciento de la oferta total son frutas y legumbres y el 30 por ciento restante se divide en cárnicos y abarrotes; mientras que la venta también guarda las mismas proporciones, es decir, 70 por ciento es al mayoreo y 30 por ciento al menudeo. Los clientes pueden encontrar precios hasta un 30 o 40 por ciento más baratos que en las tiendas de autoservicio.

En este lugar, que no conoce de descansos y que bien podría ser considerada como una miniciudad por los servicios que tienen que prestarse a los condóminos (agua potable, recolección de basura, seguridad, estacionamiento, entre otros), se ha venido implementando un programa de mejoras, como la repavimentación, tendientes a facilitar las compras de los clientes.

Es un mercado público, abierto, que tenemos que cuidar, dijo Palomino Macías, quien ya vislumbra la necesidad de construir otro Agropecuario, pero uno que tenga una extensión de cuando menos 30 hectáreas y que responda a las necesidades de todos los involucrados,  un mercado con más visión, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: