El basurero político de López Obrador

Guerra de papel.

.- Ni tiranía ni autogobierno pejista desde la ALDF.

.- Habrá maridaje político entre PRD-PRI-PAN, y la chiquillada.

.- Cañonazos de a 50 mil dólares en la VII ALDF.

Blas A. Buendía _______

blasalejo@gmail.com

El Americano de Macuspana ya no sabe como divertirse en la farándula de la política mexicana.

Eso de creer que hacerse llegar de adeptos inconformes con el sistema del gobierno mexicano y de partidos, es puro cuento.

Lo que él persigue es mantenerse en la palestra para explotar a través de sus amenazas “¿infantiles?”, ganancias ya no tan solo ilícitas, sino ¡lícitas!, cosas que él ya tenía planeado para lograrlo y corregir su rumbo de deshonestidad

Su talento de destrucción para crispar a todos los mexicanos es tan sorprendente, pero reprochable porque se ha convertido en un activista chantajista.

Lanza la piedra y esconde la mano. Bien lo sabe la sociedad en general, pero que de algún modo le sirve al sistema de partidos y del gobierno federal, para presentar a un “caudillo” que “lucha por la democratización del país”, cosa que es falaz, pero al muy estilo Hitler.

Su afán de restarle fuerza al Partido de la Revolución Democrática fue porque sus redes internas, o mejor dicho, sus tribus, las desbarató desde su raíz. Se desgarraron las vestiduras amarillas, y pasó lo que tuvo que pasar.

El más contento de toda esa crispación fue el Mesías de Macuspana, ese hombrecillo que ha enloquecido al llamarse Presidente Legítimo, que le permitió ser más arrogante, prepotente y con marcada despótica actitud contra la prensa nacional que no comulga con su tesis de tiranía; los satanizó desde entonces y ordenó a sus huestes que tienen que vencer a esos ilustres patricios para alcanzar su sueño dorado de llegar a la Presidencia de la República.

Si bien en su juventud de rebeldía y fumando mariguana, le apodaban “El Americano”, por su muy parecido físico de un ciudadano norteamericano, Andrés Manuel López Obrador sabe y conoce a la perfección que él es todo un maestro de la discordia.

Actúa con sigilo y en el preciso momento, salta la hiena que lleva dentro para destruir lo construido. La democracia de López Obrador no es abierta y transparente. Es una mentira contumaz, que la repite una y mil veces para hacerla “verdad”.

untitled

El hecho de coquetearle a esos núcleos sociales y laborales para que se sumen a su causa, como es el caso de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, la CNTE, no solo es que conduzca su “camión de cascajo”, por lo que hay que precisar que cuando Cuauhtémoc Cárdenas le dio vida al PRD, éste instituto político se convirtió en el basurero de la política mexicana, sobre todo el Revolucionario Institucional.

Y sin más remedio y esperando alcanzar sus ambiciones coyunturales y enfermizas de poder, construyó el famoso Movimiento de Regeneración Nacional, para llevarse del basurero del PRD, al otro basurero que lleva las siglas de MORENA.

Muchos de sus adeptos no lo aceptan, incluso este reportero que escribió polémico libro denominado CRÍMENES OCULTOS DE LÓPEZ OBRADOR, tampoco admiten que un periodista crítico se haya dedicado especialmente a investigar cómo fueron los hechos cuando mató de un balazo a su hermano menor José Ramón, Monchito; y que durante su juventud, golpeó criminalmente a un amigo en un partido de béisbol.

Aglutinar a la basura humana en otro contenedor que está saturado de disconformes merenistas, conllevará a los sectores ortodoxos de la transparencia aplicada en materia del Derecho, de iniciar una guerra intestina en contra de militantes de otros partidos, particularmente del PRI y del PAN.

De los partidos “satélites” del sistema de partidos, ni qué hablar. No cuentan con la seriedad necesaria por carecer de plataformas afines para el desarrollo de millones de mexicanos; sobresalen en la arena política de México, solamente para exprimir el erario público a través de las prerrogativas que tienen derecho a ellas, y que de forma sorprendente, ahí están… mamando del presupuesto.

Están como aquel anuncio histriónico de Johnnie Walker: “Continúa andando, siempre tan campante”, que aplicado metafóricamente entre los partidos, es una manera de llamar la atención para engañar al espectador electoral, toda vez que forma parte de esa nomenklatura del poder hecha una dictadura perfecta como lo describiera el escritor peruano Mario Llosa.

Pero lo que sí es cierto que con la mayoría relativa que MORENA tendrá como fracción parlamentaria en la VII Asamblea Legislativa del Distrito Federal, el Instituto Nacional Electoral a pesar de contrarrestarle fuerza de mayoría, el jefe de gobierno de la ciudad de México, el “apartidista” Miguel Ángel Mancera Espinosa, se las verá negras porque no contará con sus amigos legisladores morenistas, mas sin embargo con los perredistas y si acaso, con priistas y panistas.

Una guerra de fuertes intereses se avecina en el recinto de Donceles y Allende, y desde ahí, la oposición mayoritaria contraria a MORENA, tendrá que cabildear para frenar las tareas de gobierno mancerista que detonará en el desarrollo social y democratizador de la gran ciudad.

Y como bien lo dicen, el humor se le agria al de Macuspana porque parece que no podrá someter al gobierno capitalino, desde la Asamblea Legislativa. No fácilmente, al menos.

El triunfo de Morena en la capital -en cinco de las 16 delegaciones y la fracción más numerosa en la ALDF, con 22 bancas-, parece que no le alcanzará para someter a las otras fracciones e imponer su “ley”, es decir, López Obrador se verá impedido imponer su autogobierno desde la Asamblea para aplastar al gobierno de Mancera. Ciertamente la fracción negro-amarilla (PRD) pasó de tener 34 bancas que tenía a solo 19.

A cada uno le quitaron dos pluris en el Tribunal Electoral capitalino. De todos modos el resultado es de 20-17, entre las dos fuerzas más importantes, MORENA y PRD, en ese orden.

Y si bien ninguna de las dos fracciones parlamentarias, tendrán más de la mitad de votos, es decir, 50 más uno, estarán impedidos en aplicar cambios a reglamentos o programas de la macrourbe. Pero esa mayoría se traduciría bajo los convenios oscuros, por no llamarlo corrupción. El fantasma de los cañonazos de a 50 mil que se dieron en la época de Álvaro Obregón, recorrerá los pasillos y las oficinas de Gobierno de la ALDF.

Sin embargo, al parecer el PRD tendrá éxito en breve, ya que negocia alianzas con el PRI-PVEM, que forman una coalición inseparable y que representan 11 diputaciones locales. La del PAN, representa otras 10.

Así, AMLO ve zafársele a MORENA la posibilidad de operar como un segundo gobierno, ahora desde el palacio de Donceles. Se ve difícil que PAN o PRI secunden a AMLO para convertir en una “tiranía” a Morena.

De consumarse la posibilidad que Mancera sume a  través de acuerdos en lo oscuro con priistas y panistas, podrá formar un contrapeso a las ambiciones del tabasqueño, y así, cortarle las manos y las mañas que tanto conoce de sobra.

De tal forma que habrá maridaje político entre PRD-PRI-PAN, y la chiquillada, y cañonazos de a 50 mil dólares en la VII ALDF.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: