Despega la reactivación económica bajo virtual parálisis y pronóstico adverso

Se apuesta a la Construcción y Exportación donde superó a OCDE y BRICS

Juan Manuel Rodríguez _________________

(25-VI-20).- Por sobre los convencidos de la pertinencia de la 4ª Transformación para aplicar un nuevo modelo político-económico en México, y más allá de los abajo firmantes de la BOA y de los que tragaron el anzuelo para deslindarse de tan pegajoso ritmo santanero, la pandemia nos arrolló como a todo el planeta dejándolo en la recesión global. Para México, que, sin aumentar ni crear nuevos impuestos, apenas despuntaba en positiva captación tributaria esencial para el nuevo régimen, la sorpresiva pandemia causó una mortal parálisis económica que se ha convertido en inédito desempleo que profundiza la pobreza y amenaza con hambruna y crisis social.

Mantener el confinamiento hogareño para salvar vidas ha sido obligado, pero también rescatar a más de 12 millones que quedaron abruptamente sin empleo. Lo más importante, reconoció el titular de Hacienda, fue elegir el momento en que la decisión debía adoptarse, y evitar agravar la crisis.

Se destinaron recursos para otorgar minicréditos de 25 mil pesos a micro, pequeñas y medianas empresas; se aplicaron cambios regulatorios para que las familias tuvieran créditos y la banca dio cuatro meses de gracia, que ahora serán seis para pago de capital e intereses; el Banco de México destinó 750 mil millones de pesos (mdp) para redoblar ese apoyo a la banca (en la primera quincena de junio llegó a 8.3 millones de créditos), de esa bolsa de Banxico 350 mil mdp fueron destinados a la Banca de Desarrollo,  que además recibió  el crédito otorgado por el FMI por mil millones de dólares. (Para aumentar el consumo, países de todo el mundo han acudido a la deuda, que ya rebasa tres veces el PIB total del planeta)

Arturo Herrera, titular de Hacienda, explicó que México navegaba en 2018 y 19 con la desaceleración por la guerra comercial entre potencias pero EU se recuperaba entonces, y todo parecía manejable, sin embargo llegó  la pandemia y México cerró su economía.

El consumo y la inversión (respectivamente caerán -9.0% y -20% este año) y otros indicadores arrastraban serios problemas e incluso la industria, que por ausencia de una política ad hoc durante varios sexenios ha flotado en el cero crecimiento, ahora en abril alarmó al extremo por un desplome inusual el pronóstico era que cayera 14.54% mensual, pero en abril el desplome fue de 25.1% mensual y de -29.3% a tasa anual comparado con abril de 2019, lo cual fue calificado de récord.  Esto llevó a JP Morgan a pronosticar un PIB de -10.5% para México en 2020 sobre el -8,6% previsto previamente.. Más moderado, Citibanamex en su encuesta a 26 grupos financieros pronósticó  caída de 8.4%, desde el 7.8% anterior, en el PIB de México para este año.

Por qué pasan a ser actividades esenciales la construcción, minería y las armadoras.

Para reactivar la colapsada economía, el gobierno federal buscó el camino más flexible y encontró en la Construcción, la Minería y en las Armadoras las tres estratégicas actividades que declaró esenciales, para que, de inmediato, con estrictos protocolos sanitarios iniciaran parcialmente actividades.

La industria de la Construcción es clave estratégica para la generación de empleo por el uso masivo de mano de obra y su efecto multiplicador en el resto de la economía (industrias del acero, vidrio, hule, madera, plástico, etc.) que ahora se encuentra en estado de coma.

Sólo en 30 días, en abril comparado con marzo, el valor de la producción de las empresas constructoras se desplomó en casi 20% (-19% en términos reales).  Lo peor está en la comparación anual, la construcción en abril pasado, respecto al mismo mes de 2019, el valor de la producción se redujo en (-)32.1%, las horas trabajadas menos (-)22.8%, el personal ocupado total fue menor en (-)19.4% y las remuneraciones medias reales bajaron (-)5.1%, todo comparado con un año antes.

La industria minera que también utiliza mucha mano de obra y es de las más castigadas, fue elegida  como actividad esencial, lo mismo que las armadoras del transporte que durante años ha venido en declive inclusive antes del arribo de la pandemia, requirió hacer paros técnicos y despidos de personal, pero fue considerada esencial no sólo por la aplicación del T.Mec que iniciará el 1 de julio y está íntimamente ligada a la producción norteamericana y al propio mercado del vecino país.

Son las exportaciones manufactureras, donde los vehículos ocupan un primer lugar, las que constituyen un ingrediente vital para la economía nacional como lo revela un estudio que publicó Eduardo Sojo Garza-Aldape.

La investigación abarca desde 1990, cuando México era la economía del mundo número 12 en dólares PPC (Paridad de Poder de Compra), hasta 2015. En ese lapso de 25 años México, entre los países considerados, cayó 14 lugares, de la posición 49 hasta la 63 (casualmente en el período neolibereal, recordamos).  El PIB per cápita de la OCDE pasó de 141% a 131% superior al de México en ese periodo, mismo en el que México, que lo tenía 29.7% superior a América Latina, bajó a sólo 14.6%, e inferior al 4.3% de los BRICS y al 4.8% de Chile.

El caso de Chile fue extremoso cuando México lo superaba en 39% y en 2015, al contrario, Chile superó a México en 35.2%. Todo por el crecimiento del PIB en el lapso 1990-2015, México creció promedio anual 2.8% y América Latina 3.1%.

El contraste del anterior desalentador panorama lo constituyó el éxito mexicano en el comercio exterior cuyo porcentaje de exportaciones pasó del 18.% del PIB en1990 al 35.1% en 2015, superando al promedio de la OCDE (28.5%) o de los BRICS (21%) en el mismo período, lo que habla del importante número de empresas establecidas en el país y son altamente competitivas en los grandes mercados internacionales (Sojo Garza-Aldape, Eduardo, “Una historia que no quisiéramos contar”, El Financiero 19-X-17)

iEsta posición de México como exportador explica la decisión de Hacienda para designar a las armadoras como actividades esenciales que ya empiezan a trabajar con precaución durante esta epidemia, precisamente con incipiente inicio del T-MEC que constituirá un pilar, no el único, para la recuperación económica de México.