Dejar el estigma de “ninis”

.- En la CDMX, 2 cada 10 personas tienen entre 15 y 29 años.

.- Pensar que la juventud que no estudia ni trabaja es por decisión propia, impide visibilizar y atender la problemática.

.- Las jóvenes son doblemente discriminadas cuando se embarazan.

.- Se calcula que existen 20 millones de “ninis” latinos; muchos chavos se suicidan porque consideran que son «inservibles».

Blas A. Buendía ____________

blasalejo@gmail.com

untitled

 Desde 1999, la Asamblea General de Naciones Unidas constituyó el 12 de agosto como Día Internacional de la Juventud. Esta fecha nos permite valorar los avances y los obstáculos a los que se enfrentan las personas jóvenes para lograr su óptimo desarrollo.

Al 2014, el INEGI reporta que en la Ciudad de México había 8 millones 874 mil personas, de las cuales un millón 10 mil eran hombres entre 15 y 29 años de edad; y un millón 70 mil mujeres en el mismo rango de edad, constituyendo ambos géneros el 23.4% del total de personas del DF.

En la entidad, el grupo de personas jóvenes es el segundo más elevado después del de personas adultas –aquellas entre 30 y 59 años- (41.0%), siguiéndole las niñas y niños con 20.5% y al final se encuentra el de personas adultas mayores con 15.0%.

Por ello, uno de los mayores retos del Gobierno de la Ciudad de México es abrir oportunidades de empleo para la población en general, pero especialmente para la población joven, a quienes se les dificulta la posibilidad de conseguir un trabajo porque las fuentes empleadoras exigen experiencia.

Esto genera que las y los jóvenes se vean obligadas a aceptar trabajos temporales, sin seguridad social y con bajos salarios, como comprueban datos de la ENOE que indican que al primer trimestre de 2015, menos de la mitad (45.9%) de las personas jóvenes que se encontraban laborando tenían acceso a instituciones de salud otorgadas por su trabajo.

Las personas jóvenes que no estudian ni trabajar es un problema social que se distorsiona a través del estigma de que no realizan estas actividades por decisión propia.

Como ejemplo de ello, la Encuesta Nacional sobre Adicciones en México (ENADIS 2010) identifica que en la Ciudad de México 42.3% de la ciudadanía considera que en el país hay jóvenes que no estudian ni trabajan porque no quieren hacerlo y 14.4% considera que no quieren ni pueden hacerlo.

A este respecto, datos del INEGI aclaran que las personas jóvenes comprendidas en la población no económicamente activa (PNEA) y que no se encuentran disponibles para laborar, están mayormente sin interés para trabajar (66.4%) por atender otras obligaciones que pueden ser, además de ir a la escuela, el cuidar a otras personas o participar de actividades familiares de apoyo. Un porcentaje importante (25%) no busca trabajo porque consideran que no tienen posibilidades de encontrarlo.

De las quejas y reclamaciones por discriminación registradas por COPRED durante 2014, el 21% corresponde a personas jóvenes. El embarazo, el género y su expresión, y la apariencia física son las principales causales, y por ello el 95% de las personas involucradas en el proceso son mujeres. A lo largo de 2015 el panorama es similar: 30% de los casos son de personas jóvenes y sigue siendo el embarazo la principal causa de discriminación.

La condición de salud, orientación o preferencia sexual, género, forma de actuar y la discapacidad son las demás causales de la discriminación hacia jóvenes registrada a lo largo de 2015.

Por ello, COPRED y el INJUVE trabajan en la estrategia “Por la Igualdad y la No Discriminación en Personas Jóvenes CDMX”, con la finalidad de fortalecer el ejercicio pleno de los derechos humanos de las personas jóvenes que viven y transitan en la capital del país. Esta estrategia pretende concientizar a la población de la CDMX a través del reconocimiento de las diferentes tendencias e identidades juveniles que existen en nuestra Capital Social.

En la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, se precisó que el impacto del suicidio en los adolescentes es diferencial, debido a que hay entidades que son más afectadas, como el Distrito Federal, Tabasco, Yucatán y Guanajuato que presentan tasas mayores a 11 defunciones por cada 100 mil jóvenes, quienes muchos de ellos al no encontrar un horizonte de desarrollo, prefieren quitarse la vida por “inservibles”.

20 millones de “ninis” latinos

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), advierte que de una aproximación o superior a los 20 millones de jóvenes latinoamericanos y caribeños de entre 15 y 24 años de edad, están sin trabajo y estudio.

Guillermo Dema, experto de la OIT, dijo en diálogo con periodistas que esa cifra equivale a un 20 por ciento del total de jóvenes que viven en la región, los que sumaban en 2012 cerca de 108 millones de personas.

La mayor tasa de jóvenes que no estudian ni trabajan se encuentra en Honduras, con un 28.7 por ciento del total nacional de jóvenes, seguido de El Salvador (23.9 por ciento), Colombia (22.7), Guatemala (22.6), México (20.8) y República Dominicana (20.6).

Dice que uno de cada 20 jóvenes que vive en la región no estudia, no trabaja, no desempeña quehaceres en el hogar ni tampoco busca trabajo, grupo que se encuentra en una condición de “alto riesgo social”.

De los 108 millones de jóvenes de entre 15 y 24 años de edad que viven en la región, el 55 por ciento se encuentra trabajando, pero la mayoría (57 por ciento) sin un contrato laboral formal y, por ende, sin cobertura social.

De acuerdo con las estadísticas exhibidas por la OIT, del total de jóvenes que no estudian ni trabajan, el 70 por ciento son mujeres que se dedican a realizar quehaceres domésticos. Ç

Según cifras de la OIT divulgadas en el marco de su 18 Reunión Regional Americana, el desempleo de los jóvenes de entre 14 y 24 años se redujo en la región desde un 16.4 por ciento en 2005 a un 13.3 por ciento en 2012.

El término “nini”

Según Wikipedia, el término “nini” equivale al acrónimo inglés NEET, acrónimo en inglés de la expresión not in employment, education or training (ni trabaja, ni estudia ni recibe formación).

El acrónimo inglés se introdujo formalmente por primera vez en el Reino Unido en 1999 con la publicación del Informe “Bridging the gap: new opportunities for 16-18 year olds not in education, employment or training”, elaborado por la Unidad de Exclusión Social de ese país.

El uso del término se ha extendido en otros países, entre los que se incluyen Japón, China, y Corea del Sur, mientras en los países de habla hispana se utiliza la denominación “nini” (ni estudia, ni trabaja).

En el Reino Unido, la clasificación abarca a personas de entre 16 y 18 años (a los 16 años algunos todavía están en la edad de educación obligatoria). En Japón, la clasificación abarca a las personas de entre 15 y 34 años que están desempleados, solteros, no alistados en la escuela o encargándose de tareas domésticas, y que no están buscando trabajo o recibiendo la formación necesaria para el mismo.

El grupo de NEET no es un conjunto uniforme de individuos sino que está compuesto por personas que pueden ser NEET transitoriamente, mientras prueban diferentes opciones; y por otro lado, por personas que permanecen fuera del mercado laboral, de manera duradera, por diferentes razones (entre otras, discapacidad laboral o dedicación a actividades no mercantiles, como las tareas domésticas).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: