Covid-19, otro mal que golpea a los indígenas en Colombia

Masiel Fernández Bolaños* ________________

Bogotá (Prensa Latina).- Los indígenas, víctimas frecuentes de la violencia en Colombia, viven hoy también incertidumbre y carencias a causa de la emergencia provocada por la pandemia Covid-19.

A las amenazas por el accionar de grupos armados, se suma el impacto de esa pandemia, una coyuntura en la que los nativos están entre los más vulnerables.

Por ello, exigieron que el gobierno adopte medidas por la falta de agua y alimentos.

El pueblo wayuu (que habita en el departamento La Guajira) solicitó al presidente Iván Duque garantías para la cuarentena obligatoria.

No tienen agua ni alimentos para poder estar en sus casas. Están en riesgo de contagio y de morir de hambre, expresó la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC).

El pueblo indígena más grande en población en Colombia necesita de la solidaridad de todos los colombianos: Agua ya para el pueblo wayuu, apuntó el líder nativo Oscar Montero, cuando en el país rige un aislamiento obligatorio preventivo hasta el 13 de abril próximo.

Es momento de ponerle freno a la falta de atención estatal para con La Guajira, departamento cuya riqueza mineral ha nutrido presupuestos de toda la nación colombiana, manifestó el Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS).

La Guajira ha vivido por 40 años los impactos de la minería extractiva de carbón. Es apenas justo que reciba ayuda prioritaria en tiempos de pandemia. Que se brinden todas las condiciones para una cuarentena sin hambre, con agua y renta básica ya, puntualizó por su parte el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo.

El senador Feliciano Valencia, del MAIS, denunció recientemente el desalojo de decenas de nativos en la capital, en un contexto marcado por la crisis sanitaria ocasionada por la Covid-19.

Me informan del desalojo de 48 indígenas de la comunidad Embera Katio sacados a la calle del lugar donde hasta hoy vivían en Bogotá. Estaban atrasados en quince días de pago. Son 26 niños y 22 adultos, escribió en su cuenta en Twitter.

En dicho entorno, la ONIC informó que puso en marcha en plan de contingencia para los pueblos nativos frente a la emergencia de salud.

En tal sentido, sobresalen acciones como difundir y darles alcance nacional a las resoluciones de derecho propio emitidas por las organizaciones zonales y regionales frente a la pandemia, precisó la ONIC horas después de confirmar casos de Covid-19 en los pueblos nativos.

También se trabaja en fortalecer los sistemas de medicina tradicional de los pueblos a través de sus plantas propias, usos y costumbres, así como en gestionar con el gobierno nacional la ayuda humanitaria en materia de alimentación, prevención y condiciones mínimas requeridas como el agua potable.

En el centro de las acciones está, además, articular y monitorear con los equipos para desarrollar los ejes del plan de contención, coordinar con las guardias indígenas los ejercicios de control territorial y la entrega de cualquier tipo de ayuda humanitaria, atendiendo todas las normas de bioseguridad y teniendo en cuenta usos y costumbres.

LA PREVENCIÓN

Desde el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), una de las mayores organizaciones nativas del país, potencian la prevención para enfrentar la crisis.

Frente a la emergencia ambiental y sanitaria en la que se encuentran, y en aras de acatar los mandatos de sus autoridades, estableció varios niveles de organización.

En tal sentido, promueve acciones para ilustrar a la comunidad sobre cómo prevenir el contagio.

Mediante el control territorial, trabajan a fin de evitar que personas infectadas con el virus (sintomáticas y asintomáticas) contagien a otros comuneros.

Las autoridades indígenas establecieron medidas de protección, entre ellas el del aislamiento de las comunidades.

Yanet Cerón, coordinadora del programa de salud del CRIC, mencionó que “el confinamiento no es una experiencia a la que estemos acostumbrados, pero es una estrategia fundamental para evitar que el virus llegue a nuestras comunidades”.    Asimismo, detalló que de acuerdo a la cosmovisión de los 10 pueblos miembros del CRIC se fortalecieron las medidas de protección espirituales para evitar la propagación de la Covid-19.

Es necesario que los comuneros no usen guantes y tapabocas a no ser que se encuentren con alguna enfermedad respiratoria, se queden en casa y realicen un frecuente y adecuado lavado de manos, ya que esta es la medida de protección más efectiva, precisó.

Hasta el próximo 13 de abril, Colombia está en un aislamiento preventivo obligatorio como parte de las medidas implementadas en medio de la crisis sanitaria.

En ese sentido, con el fin de que el aislamiento se haga efectivo, se limitó totalmente la libre circulación de personas y vehículos en el territorio nacional, con excepciones que buscan garantizar el derecho a la vida, a la salud y la supervivencia de los habitantes del país.

*Corresponsal de Prensa Latina en Colombia.