Controversial si México vive un Estado fallido

.- José Woldenberg aclara, sin embargo, que el país está sumergido en una violencia estatal excesiva.

.- El politólogo y académico presentó en la FUL2015 su libro “La voz de los otros. Libros para leer el siglo”; asegura que pese a no ser aún un Estado fallido, la desigualdad social es un asunto pendiente de la agenda nacional.

Blas A. Buendía / Enviado _________

blasalejo@gmail.com

untitled

Pachuca, Hidalgo.- De repente, los asistentes del foro abrieron más sus ojos o asentaban afirmativamente con la cabeza -como rindiendo un duelo monumental-, lo que escuchaban de un académico que ha hecho historia en lo que se refiere a la inseguridad que vive todo México.

José Woldenberg, escritor mexicano de origen judío polaco y lituano, detalló que la situación de desestabilidad económica, política y social que enfrenta el país se debe a la desigualdad social que permea a la sociedad y a un gobierno cuyos intereses primordiales no son sus gobernados.

“Somos un país profundamente desigual en donde es muy difícil construir un sentimiento inclusivo de todos porque somos más que un tejido social, somos una especie de archipiélago donde clases, grupos, pandillas, viven en condiciones muy distintas. No existen las condiciones para tener cohesión social, es decir, un país medianamente armónico donde todos nos sintamos incluidos”, dijo el investigador.

A lo anterior, de alguna forma daba crédito a esa tesis que el ex juez mexicano Justino Montes de Oca, advierte desde su exilio en Estados Unidos, sobre el Estado fallido que padece México desde hace muchos años. Claro está que la controversial declaración contrasta como lo que desmitificaba José Woldenberg que este país vive en la ingobernabilidad, más no en un Estado fallido.

Sin embargo, el libro “La voz de los otros. Libros para leer el siglo”, fue presentado en el pabellón internacional Margarita Michelena, del polideportivo Carlos Martínez Balmori de la UAEH, dentro de las actividades de la Feria Universitaria del Libro, FUL 2015, que organiza la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, su patronato y el Conaculta.

“El nuestro es un estado con problemas mucho muy graves y que urge atender. Somos un país donde la economía no crece con suficiencia, con enormes desigualdades, con franjas de pobreza, con fenómenos de corrupción que quedan impunes. Aun no es un Estado fallido pero si sumergido en una violencia estatal extrema”.

El doctor en ciencias políticas por la UNAM, afirma que el ambiente de violencia que ha dado lugar a hechos tan lamentables en últimas fechas, no sólo afecta a los ofendidos sino a la sociedad en general que la lleva implícita en su vida cotidiana.

“La violencia que se ha instalado entre nosotros es una violencia mucho más disruptiva y que ha modificado incluso, la convivencia social. La respuesta gubernamental a esta situación no ha afectado solamente a decenas de miles de personas y a sus familias, sino que incluso quienes no hemos sido tocados por esa violencia, vivimos con ella como si fuera una sombra”.

Casos como la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa o los recientes ataques a la libertad de expresión dan cuenta del nivel de corrupción e impunidad entre los que deberían garantizar la seguridad de los ciudadanos, resaltó el académico de la Universidad Nacional Autónoma de México.

“Existe una violencia delincuencial que yo diría está en el código genético de las bandas delincuenciales que hace muchísimo daño, pero está también la violencia estatal que cuando no cumple con las normas, no se ciñe, acaba siendo igualmente disruptiva”.

Para José Woldenberg Karakowsky “el caso de Ayotzinapa es extremo y conmocionó al país, porque al enterarnos que eran las propias policías los que entregaban, a bandas de delincuentes, a estudiantes de una normal, pues estábamos ante un asunto de enorme y extrema gravedad. Al detectar esa convivencia entre las fuerzas del orden, que supuestamente están para garantizar la integridad y demás, con el crimen organizado, la sociedad nos sentimos agredidos, engañados y con justa razón nos enojamos”.

En el marco de la FUL 2015, cuyo tema central es la Justicia, quien también fuera Consejero Presidente del antiguo IFE, hoy Instituto Nacional Electoral (INE), destacó que hoy la sociedad, pese a tener grandes avances democráticos, no confía plenamente en los aparatos encargados de brindar estabilidad política.

“México en los últimos años del siglo XX -añadió Woldenberg-, vivió una transición democrática que cualquiera lo puede ver y evaluar, sin embargo y a pesar de ese cambio, es fácil constatar que hay un malestar, un estado de ánimo desencantado, una tensión hacia los instrumentos que hacen posible la democracia y me refiero a los políticos, a los partidos, al gobierno y uno tiene que preguntarse: ¿cuál es el caldo de cultivo de este malestar y yo creo que el caldo de cultivo tiene que ver con que no somos un país integrado”.

Si bien el ex juez Montes de Oca comentó a este reportero sobre la urgente necesidad de reformar todo el aparato de Justicia en México, a fin de combatir en lo profundo los fenómenos de la corrupción y la impunidad, En este sentido, el autor de “La mecánica del cambio político en México” y “El desencanto”, entre otros, coincidió en la imperiosa necesidad de un cambio de timón en la agenda nacional.

“Para erradicar la desigualdad social que apremia al país es necesario meter el tema a la agenda nacional, prácticamente el nivel de pobres es el mismo de hace veinte años lo que quiere decir que no avanzamos en ello. Es necesario que el Estado de un giro a la agenda e incluya los temas que realmente busquen el beneficio y desarrollo de sus habitantes”, puntualizó.

Respecto a su obra, el maestro en estudios latinoamericanos indicó que el suyo es un libro que genera conocimiento y sensibilidad: “Es un concierto de voces distintas que nos ayuda a pensar en mural de nuestra situación. Es una canasta de reseñas que invitan a la lectura”.

Editado por la Editorial Cal y Arena, el libro “La voz de los otros. Libros para leer el siglo”, reúne 50 reseñas de diversos libros sobre la vida política del país de ayer y hoy, con un toque de literatura. En el desfilan autores como Soledad Loaeza, Martha Lamas, Tatiana Rincón y Jesús Rodríguez, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: