China aventaja a la Covid-19

Yolaidy Martínez * ____________________

Beijing (Prensa Latina).-  Dos meses de ofensiva y decisiones extraordinarias permiten a China mantener gradual control sobre la Covid-19, con ventaja para reanimar su vida socioeconómica y apoyar a la comunidad internacional, sin subestimar a un enemigo peligroso y aun enigmático.

Ahora el panorama es distinto: crecen menos las cifras diarias de muertos y enfermos de la neumonía, prácticamente el país completo degradó la emergencia sanitaria, se echó a andar el aparato productivo y gran parte de la población salió a las calles.

Datos oficiales precisan que más del 90 por ciento de las labores se reanudaron en sectores como construcción, gastronomía, transporte, banca, mercado bursátil y agricultura de casi todas las regiones.

La provincia de Hubei -al ser la más afectada- reactiva a menor velocidad sus negocios, pero ya abrió sus fronteras y el próximo 8 de abril levantará las restricciones al movimiento de personas y transporte en su capital Wuhan.

Otra señal relevante es el anuncio de fechas en 15 de las 34 demarcaciones chinas para reiniciar las clases en instituciones de la enseñanza media, pues alumnos de ese nivel necesitan prepararse con vistas a exámenes importantes programados en junio.

También el retiro de muchos puestos de salud establecidos en público para tomar la temperatura corporal, una mayor presencia de trabajadores en las oficinas y la vuelta de los hospitales a sus funciones originales.

Además, ahora que la enfermedad es pandemia mundial China devuelve los innumerables gestos de apoyo que recibió con donaciones de insumos médicos, envío de expertos a distintos puntos del planeta, e intercambio de experiencias a fin de derrotar entre todos a un enemigo común para la humanidad.

Pero se trató de un proceso duro y el presidente Xi Jinping definió al brote de Covid-19 como la emergencia grave de salud pública más difícil de contener desde la fundación de la República Popular China en 1949.

A su juicio, la epidemia constituyó una gran prueba para el sistema y la capacidad de gobernación del gigante asiático, y por ello pidió aprender las lecciones, enfocarse en los eslabones débiles y en las fallas expuestas para mejorar la respuesta nacional a contingencias.

Y en efecto, el combate a la afección respiratoria implicó eliminar prácticas incompatibles, atacar y corregir fisuras en varios frentes, hacer pleno uso de la alta tecnología y reforzar el sistema legal con normativas que le garanticen superar la adversidad y evitar otras similares en el futuro.

Resaltó, en ese contexto, la prohibición total al milenario comercio y consumo de animales salvajes por el potencial vínculo con el origen del coronavirus SARS-Cov-2 que provoca la mortífera neumonía.

También el fortalecimiento de la bioseguridad de los laboratorios con medidas inmediatas que prevengan las fallas detectadas en el manejo de riesgos y ayuden a lidiar adecuadamente con cualquier eventualidad surgida, especialmente en sitios especializados en patógenos.

Frente a las vulnerabilidades en la salud, se trabaja por optimizar el manejo del material sanitario y equipamiento médico de reserva, resolver problemas como la lentitud en el flujo de información y la interacción necesaria entre hospitales, centros de control epidémico y departamentos gubernamentales.

Entre otras cuestiones, se instruyó a las facultades de medicina rediseñar los planes de estudio relativos a las principales patologías infecciosas para preparar a futuros médicos y enfermeras en la forma correcta de autoprotegerse, mientras trabajan en situaciones como la actual.

Lamentablemente, más de dos mil profesionales del ramo contrajeron la neumonía y varios perdieron la vida, incluido el oftalmólogo Li Wenliang, quien reveló el brote en diciembre pasado.

También se supo de algunos fallecidos por agotamiento físico, pues según la batalla ganó intensidad, más de ellos ocuparon la primera línea de pie, durante extensas jornadas de trabajo y con atuendos que los protegían de la enfermedad, pero impedía la debida alimentación.

La lucha interna contra la Covid-19 sigue y atraviesa por una etapa clave donde se requiere atender la estabilidad emocional de sobrevivientes y trabajadores de la salud, mantener los resultados obtenidos y evitar una vuelta atrás por el incremento de casos importados, los cuales rondan el medio millar.

China tiene tolerancia cero contra el contagio transfronterizo y esa postura lo demuestra con un mecanismo más estricto de control en las aduanas, cuarentenas obligatorias para pasajeros de vuelos internacionales, sanciones y hasta cárcel a quienes oculten información sobre la salud e historial de viajes.

Expertos insisten en extremar la detección de esos pacientes y también de los asintomáticos porque si no se frenan pronto pudiera estallar una segunda oleada de la afección respiratoria, máxime cuando ya algunos la trasmitieron a más personas.

*Corresponsal jefa de Prensa Latina en China.

You must be logged in to post a comment Login

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes