Chevron contra las cuerdas

Néstor Marín *__________

 Quito (PL).-  La justicia canadiense acaba de propinar un duro golpe a las pretensiones de la transnacional Chevron, de eludir el pago de una indemnización a los afectados por las malas prácticas de su filial Texaco en la Amazonía ecuatoriana.

 El fallo emitido por la Corte Suprema el 3 de septiembre pasado permitirá a los damnificados por la petrolera estadounidense ejecutar en Canadá la sentencia dictada por un tribunal ecuatoriano en 2011, y ratificada dos años después por la máxima instancia judicial del país suramericano.

 Todavía eufórico por el veredicto, Pablo Fajardo, uno de los abogados de los 30 mil pobladores amazónicos que pusieron pleito a la poderosa empresa, aseguró a Prensa Latina que esa decisión sienta un precedente jurídico internacional.

aa

 El mayor precedente jurídico tiene que ver con el hecho de que un país pequeño, y sobre todo gente humilde, como es el caso de los pobladores amazónicos, pueden ganarle un juicio a una compañía tan grande como Chevron, aseveró Fajardo.

 En opinión del letrado, una de las principales lecturas del fallo es que la Corte Suprema de Canadá hizo caso omiso a las presiones económicas y políticas que ejerce la petrolera para desacreditar la sentencia del tribunal de Lago Agrio, que la condenó a pagar nueve mil 500 millones de dólares a los afectados.

 También derrumba las pretensiones de la defensa de Chevron, de querer convencer al mundo de que la sentencia ecuatoriana no podía ser ejecutada en otros países porque un juez de Nueva York determinó que ese veredicto se obtuvo de manera fraudulenta, añadió Fajardo.

 Como prueba del precedente jurídico establecido por la Corte Suprema canadiense, el abogado ecuatoriano mencionada las numerosas llamadas recibidas desde diferentes partes del mundo de parte de colegas que también tienen litigios similares con la petrolera estadounidense, o con otras transnacionales.

 Quieren conocer nuestra experiencia, y cómo la replican en casos análogos al nuestro, señaló Fajardo, quien considera que el fallo de la justicia canadiense «afecta también a todo el sistema de impunidad corporativa que rige en el mundo entero».

 EJECUCIÓN DE LA SENTENCIA CANADIENSE

 Pero la ejecución del fallo no será algo expedito, pues se viene ahora un proceso legal que al decir de Fajardo, requerirá tiempo y dinero.

 De acuerdo con el experto, para poder comenzar a embargar los activos que posee Chevron en suelo canadiense hasta recuperar los nueve mil 500 millones de dólares de marras, será necesario primero homologar la sentencia de Lago Agrio ante un juez de instancia de ese país.

 Los tres elementos fundamentales para obtener dicha validación son que la sentencia haya sido dictada por un juez competente, que las partes hayan tenido derecho a una legítima defensa, y que el veredicto no afecte el orden público en el país donde se va a aplicar, explicó.

 Fajardo, sin embargo, se mostró confiado en vencer ese nuevo proceso, pues no existe ningún riesgo potencial, aseguró, de que el juez canadiense pueda impedir el proceso de homologación.

 INDEMNIZACIÓN PARA REMEDIACIÓN AMBIENTAL

 Según el letrado, ni un solo centavo de la multimillonaria indemnización irá a parar a los bolsillos de los damnificados, pues por decisión del juez de Lago Agrio, los fondos irán a un fideicomiso que se ocupará de administrarlos.

 Todo el dinero, agregó, será destinado a financiar los planes y proyectos de reparación medioambiental, descontaminación de los suelos y las fuentes de agua, y proveer servicios de salud a las miles de personas que sufren de cáncer y otras enfermedades provocadas por la contaminación, aseveró.

 Según el gobierno ecuatoriano, el cual en 2013 inició una campaña de denuncia que lleva por título La Mano Sucia de Chevron, durante los 30 años que operó en la Amazonía (1964-1994), Texaco derramó 16,8 millones de galones de petróleo en el ecosistema, vertió otros 18,5 millones galones de aguas tóxicas en suelos y ríos, y quemó al aire 235 mil millones de pies cúbicos de gas acompañante.

 En la zona de Aguarico, por ejemplo, están todavía las piscinas llenas de lodo y residuos de crudo que dejó sin remediar la compañía antes de marcharse del país.

 El lugar, en plena selva amazónica, ha devenido sitio de peregrinación obligada para personalidades internacionales como los actores norteamericanos Danny Glover y Mia Farrow, o el político francés Jean-Luc Melenchon, que son invitados por el gobierno ecuatoriano a constatar in situ La Mano Sucia de Chevron.

 *Corresponsal Jefe de Prensa Latina en Ecuador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: