Capitales sin tregua

Aunque pese

Salvador Martínez G. __________________

Los capitales golondrinos que se manejan en el mercado de dinero no dejaron pasar la oportunidad para presionar al peso y al Gobierno Federal con una cuantiosa salida de 321 mil millones de pesos en bonos gubernamentales.

En unos cuantos días se registró esta importante fuga de capitales, de un total 2 billones 84 mil 928 millones de pesos, que representa la deuda nacional tomada por inversionista foráneos.

Esto incrementa la debilidad económica nacional agravada por el desplome de los precios internacionales del petróleo, que han llegado a ubicar la cotización del barril a solo10.37 dólares, cuando los costos de extracción rondan los 14 dólares.

El caso de la cotización del peso frente al dólar no es mejor con una depreciación de nuestra moneda superior al 25 por ciento, durante el pasado mes de marzo y con una perspectiva poco halagüeña para este abril.

La principal causa de esta debacle es, sin duda, la pandemia mundial del coronavirus que ha paralizado la economía global, anulado al turismo y colapsado a los sistemas hospitalarios de las principales naciones más desarrolladas del orbe.

Con todo, el gobierno de la República mantiene con firmeza acciones para aminorar el embate del Covid-19, prevenir a su propagación y dar aliento social.

Para este domingo se espera un importante anuncio de estímulo económico para las grandes mayorías, pero no así a la gran empresa industrial, comercial, de servicios o financiera. No se caerá en otro Fobaproa, que aún cuesta a los mexicanos más de 40 mil millones de pesos al año.

La intención es atender a los que menos tienen y más lo necesitan.

SUSURROS

Ante la crisis del Covid-19, el Gobierno ya dejó en claro que su prioridad es contener la pandemia y por ello las medidas contempladas en el plan de emergencia anunciado el lunes anterior que contempla la semiparalización de la vida económica y social de la nación, en aras de salvar vidas.

Hasta de una tregua en el conflicto entre el Gobierno y los llamados conservadores se habla, a fin de atender lo prioritario y no perderse en lo superfluo ante el avance de casos comprobados de Covid-19 en muy diversas zonas del país.

La salud es primero, pero la economía y la tensión social incrementan los niveles de riesgo. Aquí apenas estamos en el inicio de un conflicto de salud, pero lo acontecido en otras latitudes debe servirnos de ejemplo.

salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz

www.entresemana.mx