Cambio Climático es culpable de ataque de langostas en India

Alfredo Boada Mola* _________________

Nueva Delhi (Prensa Latina).-  Enormes nubes de langostas del desierto penetraron en la India en los mayores números desde 1993, causando daños a las cosechas agrícolas en los estados de Rajastán, Gujarat, Madhya Pradesh, Uttar Pradesh y Maharashtra.

La plaga migratoria realizó varias incursiones en Rajastán en los dos últimos decenios, incluida una importante el año pasado, pero en esta ocasión los enjambres se extendieron a partes de Madhya Pradesh, Uttar Pradesh e incluso Maharashtra.

La última vez que los devastadores insectos pulularon en Madhya Pradesh y Uttar Pradesh fue en 1993 y no se veían desde 1974 en Maharashtra.

Un gran daño se va a producir en las zonas rurales de la India, donde los agricultores sufren las consecuencias del cierre por la Covid-19 y los bajos precios en los últimos años.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), una nube de langostas distribuida en una superficie de un kilómetro cuadrado puede ingerir los alimentos de 35 mil personas en un día.

Con su apetito es voraz, una langosta puede consumir alimentos equivalentes a su propio peso de unos dos gramos diariamente, y un enjambre de un kilómetro cuadrado contendría alrededor de 40 millones de langostas.

La Organización de Alerta contra la Langosta del Gobierno de la India dijo al diario The Wire que el ataque de este año llegó antes de lo habitual y más lejos.

“Esta vez las langostas han llegado en mayo. Eso casi nunca sucede. Tal vez tengan un caldo de cultivo más fértil esta temporada”, dijo K.L. Gurjar, subdirector de la Dirección de Protección Vegetal, Cuarentena y Almacenamiento.

Las condiciones favorables para que las langostas del desierto se reproduzcan consisten en arena húmeda y vegetación verde en las zonas áridas.

Estas condiciones favorables se pusieron a disposición de las langostas de la región desértica de África y de la Península Arábiga debido a las fuertes precipitaciones que se registraron en la región en 2019. Luego migraron a la India a través de Irán y Pakistán.

Según Roxy Mathew Koll, climatólogo del Instituto Indio de Meteorología Tropical, las fuertes precipitaciones fueron causadas por aguas inusualmente cálidas en el Océano Índico occidental a fines de 2019, las que fueron  a su vez originadas por el actual calentamiento global.

Las aguas cálidas fueron causadas por el fenómeno llamado el Dipolo del Océano Índico -con aguas más cálidas de lo habitual al oeste y más frías al este.

El aumento de las temperaturas debido al calentamiento global amplificó el dipolo e hizo que el Océano Índico occidental fuera particularmente cálido, explicó Koll.

Además de la creación de un fértil caldo de cultivo en partes de África y la península Arábiga, las nubes de langostas también pueden haber sido alentadas a entrar en la India debido a las fuertes lluvias previas al monzón de esta temporada.

Normalmente, se esperaría que las nubes de langostas entraran en la zona árida de Rajastán en la India desde Pakistán alrededor del comienzo del monzón. Pero este año, se reportaron langostas en abril en partes de Rajastán y Punjab.

La temprana migración de langostas podría ser una consecuencia de las excesivas lluvias previas al monzón en alrededor del 70 por ciento de la India, según Koll.

Las fuertes lluvias desencadenan el crecimiento de la vegetación en las zonas áridas donde las langostas del desierto pueden entonces crecer y reproducirse.

Estas langostas que migraron a la India a principios de este año podrían haber encontrado pastos más verdes, pues las lluvias anteriores al monzón de marzo-mayo fueron excesivas en el norte de la India este año, dijo.

El aumento de las lluvias previas al monzón fue causado a su vez por otro patrón climático inusual.

El exceso de lluvias premonzónicas se debe en gran parte al aumento de la frecuencia de las perturbaciones occidentales, que son sistemas de baja presión que se originan en el Mar Mediterráneo o en el Océano Atlántico medio-oeste, se desplazan hacia el este y son la causa de la mayor parte de las lluvias premonzónicas del noroeste de la India.

Todos los años, de diciembre a marzo-abril, un promedio de cuatro a seis perturbaciones occidentales por mes llegan a la India. Este año hubo un número mayor que el habitual.

Los científicos también afirman que el aumento de la actividad de las perturbaciones occidentales esta temporada podría estar vinculada al vórtice polar, un sistema de baja presión de aire arremolinado extremadamente frío en los polos norte y sur.

La actividad ciclónica a gran escala asociada al vórtice polar puede desencadenar diferentes patrones de circulación hacia las latitudes más bajas. Las tormentas que se produjeron en el Reino Unido este invierno también se vinculan al vórtice polar, dijo R.K. Jenamani, científico principal del Centro Nacional de Previsión Meteorológica.

Keith Cressman, Oficial Superior de Previsión de Langostas de la FAO, también ve una tendencia a largo plazo de aumento de la actividad de los ciclones en el Océano Índico, lo que provoca fuertes lluvias en la península Arábiga y en partes de África, y eso, a su vez, provoca más brotes de langostas del desierto.

Hubo ocho ciclones en 2019, cuando en la mayoría de los años sólo hay uno o dos. Tres ciclones en 2018 y dos en 2019 han contribuido al actual brote de langostas del desierto en el Cuerno de África, donde hay grandes y numerosas nubes de langostas en Etiopía, Somalia y Kenya, dijo Cressman.

Para Axel Hochkirch, un científico especializado en biodiversidad de la Universidad de Trier, Alemania, el cambio climático bien podría desempeñar un papel aquí, pues según las previsiones de los investigadores del clima, las precipitaciones aumentarán en el sur de la Península Arábiga y en el norte de África Oriental.

El brote actual, es evidente, tiene sus raíces en las fuertes lluvias fuera de temporada -causadas por el cambio climático en el caso de las lluvias en partes de África y la Península Arábiga, que han desempeñado el papel más crucial en el peor ataque de langostas que la India presenció en décadas.

*Corresponsal de Prensa Latina en La India.