Bendita primavera

Carlos Ravelo Galindo, afirma: _________________

Gritemos como la escritora Rosa María Campos, “Bendita Primavera”.  Desde Coatepec, Veracruz.

Ella, bella como una rosa que tiene sed, nos ofrece una prosa, de Gabriela Mistral.

Y su colega y poeta doña Rusia MacGregor, desde Colima, Colima nos hace recordar aquel verso de Graciela Olmos, que aún canta Marco Antonio Muñiz, que en los cincuenta escuchamos.

“Ya la enramada se secó. El agua el cielo le negó.”

Pues si mi querido Carlos, las cosas en el planeta están que arden.

 Lo peor creo que es el que nuestros congéneres no lo entienden o no lo quieren entender.

 Aquí en Colima ya empieza el tiempo de calor, pero curiosamente lo sentimos desde mediados de enero.

Ahorita, está el sol en todo su apogeo, sientes el calor, pero si sales a la calle, el aire está fresco.

Te comento que en lo personal me encanta el calor porque soy extremadamente friolenta, por lo que un primo hermano dice que lo que pasa es que nací con el termostato descompuesto.

 Cuando todo mundo se muere de calor, yo estoy en mi elemento y cuando empieza a estar fresco, yo me muero de frío.

Pero ya en serio, si cambia todo, para acabarla de amolar, este bello Estado al que quiero tanto, es cálido al máximo.

 El clima es húmedo y subhúmedo en todo el Estado.

Por el lado de Manzanillo, en nuestro bello Océano Pacífico, están las placas de Cocos y América; la Falla de San Andrés atraviesa Colima y como pilón, tenemos los volcanes de Nieve y de Fuego.

Este último siempre activo, lo cual, según los conocedores, es bueno porque suelta la energía constantemente.

Lo único que nos queda es ver la forma de sentir menos el calor, evitar más daños a la naturaleza que bastante la hemos lastimado y pedirle al Creador que nos guarde del peligro.

Porque irnos a otra galaxia va a estar en arameo. Besos”.

Que aceptamos de las dos colegas.

Nos platica doña Rosa María: Primavera llegas tú y Gea reverdece; como los viejos y nuevos amores.

La fertilidad esta radiante, manifiesta y la devoción se desborda en rituales, danzas, coros, música, quema de incienso.

¡Bienvenida bendita primavera!

Queridos amigos mayorcitos llegó la primavera y con ella el rejuvenecimiento, la renovación, la resurrección, el nuevo crecimiento.

Recibamos el amanecer del año con baños de flores en el mar, ríos, manantiales

 Les cuento que el calendario maya incluía el equinoccio de primavera durante el mes de las flores, tozoztontli, que estaba dedicado a la diosa madre, Coatlicue.

 En cuyo honor, entre el 14 de marzo y el 5 de abril se realizaban numerosos rituales que consistían en: danzas, coros, música, quema de incienso, baños purificadores y ayuno, para ser bendecidos durante todo el año.

En Europa, los antiguos imperios del Mediterráneo heredaron de egipcios, asirios y sumerios la costumbre de honrar, durante el mes de marzo, a sus dioses muertos y resucitados.

Eran diferentes tipos de rituales y festividades, para que a su vez ellos estuvieran pendientes de su salud y buena fortuna.

En Grecia al finalizar un año y al inicio de otro, se organizaban bacanales, en honor de Dionisos dios del vino y de Baco, dios de la alegría.

Sus sacerdotes y sacerdotisas se entregaban a bailes desenfrenados, a una música enloquecedora y a la ingestión de vino hasta alcanzar el éxtasis.

Pero a partir del 15 al 25 de marzo ayunaban, para purificar el cuerpo y el espíritu   y congraciarse con sus dioses

La gran limpieza anual o la Acción de Limpieza de Primavera, es tradición oriental   para terminar un año y abrir otro con  energía fresca y renovada.

Esta limpieza o Li Chun, deshace la mala suerte y acerca buenas oportunidades, el resto del año.

Quienes no cumplan con este ritual primaveral se sentirán apáticos y emocionalmente desordenados, durante el resto del año.

 Sigan las dos, Rosa María y Rusia con sabiduría. Que su poesía, siempre, siempre, sea como flores de primavera. Como ellas. Bellas.

craveloygalindo@gmail.com