Ande, usted ayúdelos… y los fideicomisos

Pulso
Eduardo Meraz _________________

Si lo medimos en función de sus resultados, primero la austeridad republicana y después la pobreza franciscana, han tenido poco efecto en las finanzas públicas; tan es así, que el gobierno recurrió a todos los guardaditos que tenía a la mano y, ante la inminencia del ahogo, va por los recursos de fideicomisos, los remanentes del Banco de México y, en un descuido, por los ahorros de los trabajadores.

En otras palabras, los actos de fe y el carácter profundamente dogmático del ejecutivo federal son herramientas que en vez de contribuir a la solución de las crisis sanitaria y económica –que resultaron no ser temporales como pronosticaba Andrés Manuel López Obrador- las agudizan y prolongan más de la cuenta.

Ante la inminencia de una segunda ola de contagios de Covid-19 y la lentitud que se vislumbra en la recuperación, el primer mandatario y sus súbditos en el Congreso de la Unión se aprestan a agandallarse 120 mil millones de pesos –cifra proporcionada por Hacienda- de más de un centenar de fideicomisos, dejando en la voluntad suprema presidencial que los apoyos y becas se entreguen a los beneficiarios.

Sustentándose en su caballito de batalla: la corrupción, López Obrador pretende justificar su expropiación y señala que en unos días más presentará casos de esta práctica, sobre todo en el fondo destinado a desastres naturales –el Fonden. Sin negar la existencia de ilícitos en el manejo de recursos, por qué darlos a conocer después de su extinción. Seguramente si lo hubiese hecho al revés, contaría con un respaldo popular mayor a sus medidas.

Este proceder de López Obrador sirvió para mostrar la ignominia a la que pueden llegar los legisladores de Morena y aliados con tal de darle gusto al primer mandatario. Y también para hacer público el rechazo de diversos organismos de los sectores afectados, como en el caso de los derechos humanos, cuyos argumentos podrán replicarse en muchas áreas perjudicadas por esta decisión.

Sobresale lo expuesto por la Federación Mexicana de Organismos Públicos de Derechos Humanos (FMOPDH), la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y la Oficina en México del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ONU-DH), que externaron su preocupación ante la eliminación del Fideicomiso del Fondo para la Protección de las Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Relatan que durante los años 2019 y 2020, México concentra 18 de los 96 casos de asesinatos de periodistas registrados por la UNESCO en dicho periodo. En 2019, la ONU-DH documentó un total de 20 asesinatos de personas defensoras de derechos humanos y la desaparición de dos defensores; mientras que en lo que va del año la ONU-DH ha documentado el asesinato de 7 personas defensoras de derechos humanos.

Si bien en el caso de artistas, deportistas y científicos sus vidas no corren peligro de violencia, la ausencia o falta de recursos seguramente frenarán el desarrollo y avance en estos campos. En los casos de desastres naturales y de atención a la salud, los riesgos de decesos podrán incrementarse de manera notable.

Es obvio que el manejo discrecional y muy probablemente poco claro que se haga de los recursos de los fideicomisos conlleve a que se minimicen las obligaciones del sector público de garantizar la seguridad en personas, bienes y salud de muchos compatriotas.

De concretarse la desaparición de los fideicomisos al gusto del presidente López Obrador, no será suficiente afirmar que los fallecidos, son fallecidos y nos duele (Hugo López Gatell, dixit) ni tampoco que ante protestas por la falta de atención por la incapacidad e indiferencia gubernamentales, se responda; “ande, usted ayúdelos”, como señalara, en su momento, Beatriz Gutiérrez Müller, cuando le solicitaron su apoyo para un niño con cáncer.

He dicho.

EFECTO DOMINÓ

Hecho en los usos y costumbres del PRI, López Obrador no dará pistas, tan temprano, de quién podría ser el candidato presidencial de Morena en 2024, por lo que las señales de los días recientes indican que la nueva dirigencia de ese movimiento estaría conformada por la dupla “Delga-Citla”: un técnico y un rudo, para mantener el control.

eduzarem@gamial.com

www.entresemana.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: