AMLO y Notimex

Singladura

Roberto Cienfuegos J. ________________

Nos llegan noticias a este espacio sobre la decisión del juzgado sexto de Distrito en materia de Trabajo en la Ciudad de México de desechar un amparo indirecto promovido por la Dirección General (DG) de Notimex contra la huelga que inició el 21 de febrero pasado el Sindicato Único de Trabajadores de Notimex y que llega hoy a los 190 días.

Según la fuente, los argumentos de la empresa para interponer el amparo contra el movimiento huelguístico resultaron improcedentes. Así se vinieron al piso los señalamientos sobre el número de trabajadores emergentes facultados para entrar en las instalaciones de la Agencia para labores de mantenimiento, la audiencia incidental de calificación de la huelga y el padrón que determinó para el recuento la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA). Otro palo sin duda para la DG de la Agencia que se resiste a dialogar y buscar un arreglo al conflicto laboral, el más prolongado en la historia de 52 años de Notimex.

Muchos nos preguntamos cuál es el verdadero propósito de la DG al resistir una huelga tan prolongada. Sea en contra de una institución pública o una empresa privada, una huelga siempre deja daños para las partes aun y cuando se proclame un ganador. Hay victorias demasiado costosas. En el caso de una institución púbica como Notimex, los daños podrían ser irreversibles para este momento. Desconozco si la eventual desaparición de Notimex del espectro de medios periodísticos del país pudiera constituirse en un triunfo para alguna de las partes en conflicto. Lo lógica indicaría lo contrario, pero en política nunca nada está escrito. Hay agendas triunfadoras y triunfantes que se ocultan a los ojos de los ciudadanos simples y mortales. Es probable, se intuye, que en un momento económico complejo para el país, los 220 millones de pesos que absorbe en promedio la operación anual de Notimex, constituya un ahorro importante para el erario público mexicano, hoy con tantos apremios. El tiempo nos dirá la verdad y quizá no haya mucho que esperar. Septiembre será un mes clave para el presupuesto público federal del 2021.

Pero también hay datos que pudieran brincar en el eventual libreto sobre el futuro de Notimex. En la víspera, por ejemplo, el presidente Andrés Manuel López Obrador ratificó su compromiso con los trabajadores del país en su visita a Nuevo León.

“No vamos a estar nunca en contra de los trabajadores”, aseveró el mandatario durante un acto en la refinería de Cadereyta, donde censuró los enjuagues entre líderes sindicales y patrones que resultaban en contra de los trabajadores en épocas pretéritas. López Obrador dijo que en su gobierno no habrá esquirolaje ni se violentarán los derechos de trabajadores.

“No vamos a ser esquiroles nunca, nunca vamos a estar en contra de los trabajadores de México”, ratificó el mandatario, en un pronunciamiento que coincide con los 190 días de huelga en Notimex y que reaviva las esperanzas de una solución a ese conflicto laboral que aqueja en particular a los periodistas que lo enfrentan y no así a los responsables de la actual administración, reacios hasta ahora a negociar una solución al problema de la Agencia noticiosa del Estado. Ojalá rectifiquen, dialoguen y desahoguen el problema que ya se está añejando demasiado y que ha impedido relanzar a este medio público. Sobra decir –pero hay que decirlo- que un eventual cierre definitivo de Notimex impactaría de manera grave a muchos periodistas que aún trabajan para la Agencia. No es la idea ni el compromiso presidencial, ratificados en Cadereyta apenas la víspera.

ro.cienfuegos@gmail.com

@RobertoCienfue1

www.entresemana.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: