Al rescate del Pantanal, tesoro natural en peligro

Osvaldo Cardosa * ________________

Brasilia (Prensa Latina).-  Pareciera que la lluvia está llamada a convertirse en la salvadora del Pantanal, el mayor humedal del mundo, el cual enfrenta en Brasil la temporada de incendios más intensa y devastadora de las últimas décadas.

Los hechos y cifras asustan en el paraíso universal de la biodiversidad (centro-oeste) que se extiende por los estados brasileños de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul.

Datos recogidos por el Centro Nacional de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales muestran que una superficie de cerca de tres millones de hectáreas quedó consumida por las llamas, lo cual significa que un 19 por ciento del bioma resultó de alguna manera afectado por el fuego.

El Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) reveló asimismo que el número de deflagraciones en la región ya es 210 por ciento mayor que el año pasado y, aún en agosto, se hizo mayor que el volumen de los últimos seis años combinados.

Desde inicios de 2020, hubo al menos 15 mil 600 brotes de incendios, en comparación con cuatro mil 660 en 2019.

Solo en septiembre, el INPE notificó más de cinco mil 603 focos de calor en el Pantanal. Es el peor mes en los registros desde el comienzo de la serie histórica en 1998.

Pese a la sequía, que redujo drásticamente el volumen de los ríos y aumentó las temperaturas, expertos aseguran que una buena parte de los alarmantes dígitos proviene de quemas ilegales, realizadas por propietarios en la región, con el fin de preparar el suelo para la siembra o el pastoreo.

En este caso se menciona el incendio que afectó a la Reserva Particular del Patrimonio Natural del Servicio Social de Comercio (SESC) Pantanal, en el municipio Barão de Melgaço (Mato Grosso), la mayor del país.

Una investigación de las autoridades de la división territorial puso al desnudo que la ignición, que asoló un tercio del área, fue intencional, motivada por la apertura de pastos para la cría de ganado.

La Policía Federal también está convencida que un incendio que destruyó 25 mil hectáreas en la región de Serra Amolar, en Mato Grosso do Sul, fue causado por la misma práctica.

No obstante estas evidencias, se registró una disminución del 48 por ciento en el número de multas ambientales relacionadas con la deforestación o la quema en la región en 2020, en comparación con el pasado calendario.

Al respecto, el investigador jubilado Carlos Afonso Nobre, del INPE, declaró a la televisora CNN Brasil que los incendios que devoran actualmente el Pantanal y la Amazonia son «prácticamente todos ilegales».

Explicó que esto se debe a la no existencia de tormentas que causen descargas eléctricas o relámpagos, los cuales puedan provocar el incendio en la vegetación seca.

«Todos ellos (los fuegos) son de origen humano. Casi todos son de granjeros, ganaderos y agricultores, y van y se quedan. No es una chispa accidental que apareció en un tractor que está operando allí, es muy raro», precisó Nobre.

OTRAS CAUSAS

Diversos especialistas alertan además que la demora de las autoridades públicas en intervenir en el bioma en llamas ocasiona que los incendios se esparzan rápidamente en toda la región.

Además, algunas características geografías del Pantanal dificultan la transportación y hasta el caminar para llegar a los lugares en los cuales resulta necesario una lucha frontal contra el fuego.

El biólogo Gustavo Figueirôa, que coordina un grupo de trabajo de voluntarios para combatir las llamas, aseguró asimismo que la región carece de estructura.

Consintió en que «la logística en la zona es muy complicada. No hay suficiente espacio para que las personas se queden, no hay suficientes vehículos para entrar en el fuego, el cual pasó por la región de Porto Jofre y se dirige de nuevo al norte».

Para el especialista Rodrigo Marques, lo que ocurre en el Pantanal es un desastre para la naturaleza.

«Lo visto se salió completamente de control… Y ahora es algo sin precedentes y vamos a pagar un precio muy alto, porque no vamos a recuperar todo lo perdido y llevará mucho tiempo recuperarlo», vaticinó.

Todavía se desconoce el impacto de la desproporcionada quemadura, ni cuántos años tardará el bioma en recuperarse.

VOLUNTARIOS AL RESCATE

Por el momento, voluntarios marchan al Pantanal para ayudar a rescatar y alimentar a los animales.

Un equipo de veterinarios, biólogos y guías locales llegó a finales de agosto para recorrer el accidentado camino de tierra conocido como la ruta Transpantaneira, en un intento por salvar a los animales heridos.

Comunicaron que los jaguares deambulan por el terreno carbonizado, hambrientos y sedientos, con las patas quemadas y los pulmones ennegrecidos por el humo.

El Pantanal es más pequeño y menos conocido que la selva tropical del Amazonas, pero las aguas normalmente abundantes y la ubicación estratégica de la región, entre los vastos campos de Brasil y los bosques secos de Paraguay, lo convierten en una atracción para los animales.

De acuerdo con los biólogos, el Pantanal es el hogar de alrededor de mil 200 especies de animales vertebrados, incluyendo 36 en peligro de extinción.

A lo largo de este exuberante paisaje de 150 mil kilómetros cuadrados, vuelan aves raras y zanganea la población de jaguares más grande del mundo.

Moradores admitieron que este año, las inundaciones nunca llegaron.

Ahora, con la evaporación de agua en la estación seca, el río Paraguay, que atraviesa el Pantanal, alcanzó su punto más bajo desde 1973, según Julia Arieira, investigadora climática de la Universidad Federal de Espíritu Santo.

Entendidos atribuyen la sequía al calentamiento del océano Atlántico, justo encima del Ecuador, que elimina la humedad de América del Sur y la envía al norte, probablemente en forma de huracanes más fuertes.

Los incendios amenazan ahora uno de los ecosistemas más biodiversos del planeta, donde la naturaleza cohabita como arte desconocido del hombre y episodios contra ella engendran disturbios contra la vida.

*Corresponsal de Prensa Latina en Brasil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: