ABCdario

Abecedario

Carlos del Castillo __________

EXPLICACIÓN. Hace una semana mencionaba, brevemente, lo relacionado con el turismo urbano en Aguascalientes. Esto se gestó porque en una reunión de amigos, comenzamos a platicar sobre el paseo de la Alameda –que por cierto el alcalde de la capital, Juan Antonio Martín del Campo nos aguarda con la sorpresa de la remodelación-, y continuar con el tópico del balneario antiguo de Ojocaliente. Como centro recreativo centenario, uno puede suponer que las generaciones de aguascalentenses han disfrutado los beneficios que brindan sus aguas termales, con instalaciones muy propias para el disfrute familiar, máxime con lo que representan sus aguas termales; sus habitaciones con fosas de regular tamaño, o su famosísimo baño San Ramón, al que se le atribuyen propiedades curativas en distintos padecimientos, en fin, sus dos albercas, la familiar, con la figura de una estrella en el fondo, y la “grande”, que hacía los deleites de Juan Pueblo. Lo relevante es que después de preguntar si todos conocían el viejo balneario, me llevé la sorpresa de que el 50 por ciento de los amigos, nunca habían disfrutado las aguas termales, que todavía en la década de los sesenta del siglo pasado, lucía su gran ojo de agua que derramaba el esplendoroso líquido, que luego bañaba las huertas de Aguascalientes; agua que circulaba por una acequia que se paseaba por toda la Alameda. Tiempos remotos en que esta bendita agua servía a muchas familias para lavar sus ropas, y corriendo el tiempo, hasta para lavar coches en aquella zona que colindaba por el Centro Deportivo Ferrocarrilero, que también durante una época era prácticamente la única instalación de lujo en materia de deportes, no se diga el futbol, con aquellos encuentros épicos entre los jóvenes del América o los ya maduritos del London Club. O aquellos partidos inolvidables que ahí brindaron las gloriosas Cebras de Aguascalientes. Qué decir de su campo de béisbol con los encuentros espectaculares de la Liga Ferrocarrilera. Sus canchas de tenis, o la cancha cerrada de básquetbol. Grandes deportistas aguascalentenses ahí surgieron y le dieron gloria a nuestro deporte… PASADO. Esta plática de amigos cotidianamente nos lleva por los recuerdos imborrables del Aguascalientes del ayer, que no se puede olvidar fácilmente por todo lo que representa en el progreso que indudablemente ha alcanzado nuestra bella ciudad. No necesitamos que los elogios los hagan los visitantes porque basta con respirar estos aires y caminar por estas calles de Dios, para caer en la cuenta de que debemos sentirnos orgullos de vivir en este terruño. Otro recorrido de encanto bien podría ser al visitar cada uno de los templos o por los barrios clásicos, adornados por sus hermosos jardines. Desde luego que mención aparte lo merecen el jardín de San Marcos o la Plaza del centro histórico. No tengo la menor duda de que existen lugares que nos falta por conocer y admirar, así ya carguemos muchos años de historia a nuestras espaldas… PASEOS. Aguascalientes, a pesar de sus modestas dimensiones por los cuatro puntos cardinales, bien vale la pena hacer una especie de turismo urbano y completarlo con el turismo por el resto de municipios, en donde existen lugares de encanto que nos marcarán de por vida. Si París bien vale una misa, México no se queda atrás con los miles de atractivos que ofrece a turistas y nativos. Aguascalientes también tiene su valor turístico por múltiples razones, baste abrir un poco los ojos para percatarnos de las bellezas que tenemos a nuestro alrededor. Como el tiempo apremia y el espacio se acaba, una última reflexión se relaciona con el turismo educativo que también nos ofrece Aguascalientes, con centros educativos de primer nivel que deben ser conocidos por los niños, adolescentes y jóvenes, sin dejar de lado a sus padres; se llevarán una grata sorpresa al enterarse de las opciones de estudio, servicios abiertos al pública, y la propia belleza de sus instalaciones. Afortunadamente el potencial educativo no sólo lo tenemos en la capital sino que también en otras partes interesantes de nuestro Estado… VOX POPULI: Cada villa su maravilla… (celcastillo@hotmail.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: