A c e n t o

acento-2

Agoniza el PRD

Salvador  Flores  Llamas _____________

A 26 años de fundado, el PRD se desintegra no sólo por la sangría que le provocó Morena; sino por la voracidad de sus líderes, encabezados por Jesús Ortega Martínez, jefe de la tribu de Los Chuchos, que lo mangonea y empujó al tercer sitio nacional en la elección del 7 de junio, cuando perdió su bastión, el DF, y hundió al jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera, quien terminó por darle la espalda.

Su jefe nacional Carlos Navarrete se tambalea por sus yerros, desde haberse empecinado en apoyar a José Luis Abarca, alcalde de Iguala, responsable del asesinato de los 42 normalistas de Ayotzinapa, y al exgobernador Ángel Aguirre Rivero, cómplice de Abarca, y por empujar para gobernador sustituto a Rogelio Ortega Martínez, inútil y cómplice de las mafias y del crimen organizado.

A Navarrete le disputa ya la presidencia nacional Héctor Bautista, líder de la segunda tribu importante, Alianza Democrática Nacional, y se le han ido más tribus, como Izquierda Democrática Nacional de René Bejarano, que se carga mucho a Morena; el PRD sufre también abandono hormiga de miembros.

Por otro lado han fracasado los gobiernos que encabeza en el DF, Morelos, Guerrero y Tabasco; aparte de que Leonel Godoy perdió Michoacán hace 4 años por sus raterías y su alianza con el crimen organizado, y acaba de recuperarlo Silvano Aureoles, con apoyo del presidente priista Peña Nieto.

Los gobiernos de Cuauhtémoc Cárdenas, Rosario Robles, López Obrador y Marcelo Ebrard dejaron en el DF corrupción creciente, desaparecieron la división de poderes y se convirtieron en copias malas del PRI.

Hoy crecen denuncias de homicidios, feminicidios y secuestrados asesinados. Mancera no acepta la acción del crimen organizado ni que crece el consumo de drogas, y elude combatirlos para dar la imagen de un gobierno impoluto.

Pasadas sus vacaciones, el jefe de gobierno deberá presionar al procurador capitalino, Rodolfo Félix para que resuelva pronto el quíntuple homicidio del fotoperiodista Rubén Espinoza y 4 mujeres, en la Colonia Narvarte, y no se le acumulen más pendientes ni se le venga el mundo encima.

A eso añade que no acepta que la economía se estancó, que los trabajadores ya no pueden comprar la canasta básica, la mitad operan como informales, y delegados y funcionarios les cobran moches, como a los giros negros y por cambiar el uso del suelo y permitir construir unidades habitacionales sin ampliar las redes de agua y drenaje, que no están lejos de tronar.

Además el PRD convirtió las delegaciones políticas del DF en cotos de poder y corrupción; los delegados electos encontrarán cajas vacías, amplias redes de exacción al pueblo, nóminas llenas de parientes e incondicionales. René Bejarano controló 8 delegaciones, donde ponía a sus esbirros, cobraba por puestos y candidaturas, además se crearon auténticos cacicazgos en que los delegados salientes pasan el gobierno al hermano, la esposa o la amante.

Basta con asomarse a Tlalpan, Venustiano Carranza y Gustavo A. Madero.

En Morelos, la gestión de Graco Ramírez ronda en el desastre, y no tuvo empacho en sabotear a la candidata del PRD a la alcaldía de Cuernavaca para apoyar al futbolista Cuauhtémoc Blanco, candidato de Encuentro Social, a quien espera  mangonear.

Las cifras de asesinatos, secuestros, robos y actos del crimen organizado son de escándalo, y Graco (quien llegó a gobernador por la argucia de pactar con el PRI quitar de la Constitución local la taxativa de que sólo podían gobernar al estado nativos, pues él es tabasqueño) abandonó su propósito de limpiar de sangre a la entidad para disfrutar el poder y, por supuesto, también su ilusión presidencial.

Y en Tabasco Arturo Núñez tampoco mejoró la situación. La alharaca para enjuiciar a su compadre y antecesor Andrés Granier sirvió para tapar su alianza con López Obrador, ayudarlo bajo cuerda y soportar las numerosas huelgas de bomberos, policías, maestros, tecnológicos y sector salud, que promovió por el placer de agitar.

La economía va para atrás; el 60% de los empleos son informales; este año ya se perdieron más de 300 mil, y Tabasco ocupa el décimo sitio en denuncias de delitos por cada 100 mil habitantes en el país.

El secuestro creció 60% y es 50% mayor al promedio de todo el país.

En Guerrero, con una cadena imparable de plagios y homicidios, “El Pino”, Salvador Martínez Della Rocca, confirmó su fama de vividor de la política, pues como secretario estatal de Educación, donde la CETEG hace lo que quiere, cobró 922 mil 087.44 pesos durante el segundo trimestre: 307 mil 062.48 pesos al mes, según datos de la SEP, cuando el Presidente de la República gana 248 mil pesos.

De remate, Navarrete cree que la debilidad a que empujó al sol azteca se remediará a si se alía con el PAN para renovar 12 gubernaturas en 2016; pero es difícil que lo acepte la nueva directiva panista que surja el 16 de agosto, por la pésima experiencia de hace 6 años con los gobiernos de Sinaloa y Oaxaca, donde Malova y Gabino Cué ni caso les hicieron y sí les cargaron el desprestigio que se ganaron a pulso.

Triste pinta la calavera del PRD de los Chuchos, al que le hacen el feo sus fundadores y líderes iniciales, por el desprestigio que cosechó tras 26 años de corrupción y desgobierno.

@chavafloresll

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: