Jardines del Rey, por un desarrollo turístico sostenible

Neisa Mesa del Toro* ________________

Ciego de Ávila, Cuba (Prensa Latina).- El archipiélago Jardines del Rey, con una franja de 465 kilómetros, está considerado el más extenso de los cuatro que rodean la isla de Cuba.

Ubicado en el litoral norte de la región central del país, tiene un grupo de importantes cayos sobre la provincia de Ciego de Ávila, donde se hallan los cayos Coco, Guillermo, Paredón Grande, Antón Chico y Media Luna.

Una rica biodiversidad compuesta por una abundante flora y su fauna correspondiente rodean los islotes: más de 200 especies de aves y 340 variedades botánicas, en gran parte endémicas de la zona.

También posee formaciones de original belleza como ensenotes, arrecifes, playas vírgenes, lagunas, fondos marinos, barrera coralina y paisajes costeros, entre estos, las dunas.

La historia recoge que el nombre de Jardines del Rey se lo dio Diego Velázquez, entre 1513 y 1514, en honor al entonces Rey de España, Fernando el católico.

Parajes que también encantaron a corsarios y piratas siglos atrás, y un poco más reciente al célebre escritor norteamericano Ernest Hemingway, quien  los inmortalizó en su libro Islas en el Golfo, luego de recorrer en su yate El Pilar las estas costas, buscando submarinos nazis.

Hoy,  estos cayos son parte de uno de los principales destinos turísticos de Cuba, Jardines del Rey, que cuenta con más de nueve mil habitaciones en 20 hoteles, cuatro y cinco estrellas, y una amplia red de unidades extrahoteleras.

Por ser una zona vulnerable a los impactos el cambio climático,  actualmente se desarrolla un grupo de acciones  encaminadas a proteger su medio ambiente y garantizar la sostenibilidad de los recursos naturales.

Especialistas del Centro de Investigaciones de Ecosistemas Costeros de Cayo Coco, en conjunto con otros organismos, acometen allí varios programas, cuyo propósito es contribuir al desarrollo sostenible y a la conservación de las zonas costeras.

El experto medioambiental Rolando Barroso enumeró entre las principales tareas el vertimiento de arena a un grupo de playas con cierto grado de erosión, debido a fenómenos atmosféricos ocurrido en los últimos años y a la actividad constructiva en la región.

Contenida en el plan del Estado cubano Tarea Vida, para contrarrestar los efectos del cambio climático, en 2018 se beneficiaron más de 10 kilómetros de litoral en las playas Larga, Flamenco y Las Coloradas, en Cayo Coco; y El Paso, en Cayo Guillermo.

En todos los casos se amplió la franja de arena para ofrecer un producto de mayor calidad, según las exigencias de los mercados, y teniendo en cuenta que Jardines del Rey es un producto de sol y playa, donde existen unos 36 kilómetros disponibles para los baños de mar.

Asimismo, en aras de salvaguardar las dunas y la vegetación nativa de las costas, toda la red hotelera de la zona dispone de pasarelas para el traslado de los turistas hacia las áreas de baño.

La recuperación de esos montículos es vital, no sólo por lo beneficiosos que resultan  para el resguardo de las playas, sino porque allí se ubican las dunas más altas del Caribe: Las Lomas del Puerto, en Cayo Coco; y las de Playa Pilar, en Cayo Guillermo, con 15 metros de altura.

Actualmente, se reforestan las riberas con vegetación propia de las costas, como mangle, cocotrinas, uvas caletas, almacigo, guano de costa y otras variedades, abundantes en la cayería y que forman parte de su biodiversidad.

Entretanto, está en fase de terminación el amplificador de oleaje en Laguna Larga, novedoso método que permitirá la circulación natural del agua desde el mar hasta el acuatorio,  el más extenso dotado por la naturaleza a la cayería norte avileña.

Pertenecientes al sitio Ramsar Gran Humedal del Norte de Ciego de Ávila y a la Reserva de la Biosfera Buenavista, el denominado Archipiélago Sabana-Camagüey resulta un lugar importante para el hábitat del flamenco rosado, ave insignia de la región turística.

Para mejorar el medio donde habitan esa y otras especies de plumíferos acuáticos, se fortalece la siembra y reposición de mangle por todo el entorno de la Bahía de los Perros, a la entrada de la cayería.

Asimismo, se trabaja en la eliminación de especies exóticas invasoras y en la recogida de desechos sólidos en áreas de playa, donde se colocan contenedores con señalización para cada tipo de desperdicio.

Lograr un desarrollo razonable en todas las actividades que se acometen en la región turística, debe ser una premisa constante de trabajadores y directivos de los diferentes organismos y entidades que incursionan en la región.

Según los últimos pronósticos, la elevación del mar en el 2050 será de 27 cm, por lo cual minimizar el impacto negativo que ello provocará a la naturaleza será tarea de todos.

* Corresponsal de Prensa Latina en Ciego de Ávila.

URL: https://misraicesdigital.com.mx/?p=13151

Escrito por en Jun 18 2019. Archivado bajo INTERNACIONAL. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Designed by Gabfire themes