Centro histórico

Fracasa acuerdo para liberar vías en Michoacán; sólo duró unas horas

.-  Racismo, extorsión, socialismo, acoso: EEUU en una semana.

.- Alertan de colapso en el ISSSTE por falta de recursos.

.- Urge libere del presupuesto, para evitar riesgos a derechohabientes.

.- Sedena administrará y recibirá ganancias de aeropuerto Santa Lucía.

Crescencio Cárdenas Ayllón ___________________

Tal y como se especuló en un tiempo reciente el Ejército mexicano administrará y recibirá los beneficios del futuro aeropuerto civil de Santa Lucía, actualmente una base militar, informó este domingo el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Este nuevo aeropuerto va a estar administrado por la Secretaría de la Defensa (Sedena), con la normativa de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT)”, indicó el mandatario en la ceremonia del 104 Aniversario de la creación de la Fuerza Aérea Mexicana, celebrada en la base aérea de Santa Lucía.

El líder de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) señaló que los “beneficios” del nuevo aeropuerto civil de Santa Lucía se transferirán al Ejército para “fortalecer las finanzas de esta institución tan importante para el desarrollo del país”.

Ahora parece que no habrá ningún impedimento legal para evitar que ese aeropuerto altero será también un operador de aeronaves que se triangulará con el actual Benito Juárez y el de Toluca.Entonces ¡Santa Lucía! Lucirá después de  una polémica consulta ciudadana, López Obrador decidió transformar la base militar de Santa Lucía en un aeródromo civil y cancelar el aeropuerto de Texcoco, una obra de 13.300 millones de dólares impulsada por su antecesor, Enrique Peña Nieto, que llevaba más de un 30 % de avance.

“Entre otras cosas nos vamos a ahorrar unos 100.000 millones de pesos (unos 5.246 millones de dólares)” al no continuar la obra de Texcoco, remarcó este domingo López Obrador dijo que con su proyecto en Santa Lucía se logrará resolver el gran problema de saturación del actual aeropuerto capitalino, el Benito Juárez y aseguró que se respetarán las existentes instalaciones de la Sedena y se preservará una pista de aterrizaje para uso militar en Santa Lucía.

El Presidente López Obrador dijo “Tenemos el compromiso de tener funcionando este nuevo aeropuerto a más tardar en tres años. Y esta decisión por momentos se tornó polémica porque significa cancelar la construcción del aeropuerto del lago de Texcoco”, remachó López Obrador.

Por otra parte el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) insiste en que si en próximos días el Instituto no recibe los recursos financieros para su operatividad, corre el riego de colapsar y con ello poner en riesgo la vida de los derechohabientes, sostuvo la dirigencia sindical de este instituto, que al tiempo llamó de manera urgente al Gobierno federal a que libere el presupuesto destinado para este año.

En entrevista con El Sol de México, Luis Miguel Victoria Ranfla, secretario general del Sindicato de Trabajadores del ISSSTE (SNTISSSTE), detalló que como cualquier institución, “sin recurso financiero ponemos en riesgo a las áreas médicas que son vitales” para los derechohabientes. “Es vital porque se pone en riesgo la vida de los derechohabientes si no contamos con los recursos necesarios. Colapsar, sí. Si no nos apoyan para tener el presupuesto para empezar a operar adecuadamente, sí por supuesto nos podemos colapsar”, expresó.

El dirigente sindical comentó que al no ser entregado el presupuesto destinado al ISSSTE que fue aprobado por el Congreso de la Unión y que oscila en los 323 mil millones de pesos, ahora “estamos operando con las reservas”, por lo que explicó que el pasado 4 de febrero que fue un llamado puente por ser conmemorado el Día de la Constitución, “tuvimos muchos problemas para poder operar y dar una adecuada atención nuestras áreas médicas”.

 “Hubo hospitales en la Ciudad de México que en la guardia diurna del lunes 4, solamente teníamos 2 médicos en urgencias y en la jornada nocturna solo tuvimos un médico de urgencias y el servicio de urgencias hasta el tope. Tuvimos estas complicaciones y no podemos contratar más personal porque no tenemos presupuesto y en algunas partes del país se les adeuda a los compañeros de guardias y suplencias quincenas de las que laboraron el año anterior”, relató.

Ante esto, Victoria Ranfla pidió que se liberen los recursos y ya se disponga de manera urgente el presupuesto, al tiempo de continuar trabajando con el director Luis Antonio Ramírez Pineda y se pueda determinar las prioridades del Instituto y colaborar con el Presidente de la República.

Por lo que acontece en Michoacán  el grupo disidente de la disidencia de sector educativo con sigla de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la educación (CNTE) dio a conocer que las vías del tren en Pátzcuaro y a la altura de la comunidad purépecha de Caltzontzin, fueron liberadas de forma oficial; sin embargo, en esta última más de cien personas las volvieron a ocupar tras replegarse por pocas horas en un campamento al costado de las vías. Al parecer no están de acuerdo con el llamado que hizo la asamblea de delegados y representantes de las 22 regiones sindicales.

Los maestros renuentes exigen el pago de bonos por más de mil 200 millones de pesos y que se reconozcan compromisos en favor de la educación que dejaron de aplicarse desde hace años, como la entrega gratuita de uniformes y útiles escolares a los niños más desprotegidos, el apoyo a los centros de educación indígena, entre otros programas sociales que dejó de apoyar el actual gobierno estatal.

Mientras tanto el gobernador “sigue silbando en la loma”  el secretario de Educación en Michoacán, Alberto Frutis, anunció que ayer se instalaría la mesa de negociación tripartita, en la que participarían los gobiernos federal y del estado, así como representantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), pero al cierre de la edición eso no había sucedido. Para la instalación de la mesa de negociaciones el gobierno de Michoacán exige la liberación total de las vías; en tanto, la dirigencia estatal de la CNTE, tras un acuerdo de asamblea estatal, exige a los maestros inconformes liberar las vías, de lo contrario serán desconocidos.

¡Ah! Pero Aureoles Conejo –que dicen los vagos que el segundo apellido lleva la fama– declaró que cuenta con el apoyo del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien llamó al magisterio michoacano a la reconciliación y a dejar atrás los radicalismos. “Hay un llamado oportuno del Presidente y estamos en la misma sintonía para que esto se resuelva”, por lo que espera que todo quede finiquitado en los próximos días.

Este sábado, la dirigencia estatal de la CNTE permaneció en silencio y está a la espera de que se instale la mesa de negociaciones. Falta escuchar a los representantes del gobierno federal para saber cuál será la ruta para resolver este conflicto, que mantiene en paro laboral a parte de las 10 mil escuelas de educación básica y un plantón permanente en el centro histórico de Morelia desde el 14 de enero.

Para documentar el optimismo ahí tienen ustedes que respecto a la esa rara actitud que ofrece al público día a día el presidente de los estados unidos Donald Trump se publicó que quien quiera un vistazo detallado de inicios del siglo XXI en Estados Unidos, una muestra para meter bajo un microscopio y revelar cosas que se ocultan a plena vista, le bastará recordar la primera semana de febrero 2019.

Como siempre en estos días, hubo política, que se entrometió en casi todo y lo llevó por caminos inciertos. Pero también hubo raza y racismo, sexo y acoso sexual, polarización y tecnología sórdida y cambio climático, capitalismo y socialismo y, quizás lo más estadounidense que todo, sensacionalismo en los medios.

Estos últimos años abigarrados de la vida estadounidense ya parecían más extraños y agitados que lo habitual para la mayoría de la gente. Pero incluso en ese contexto, los últimos siete días han exhibido una descarga particularmente agresiva de noticias en donde cosas raras se cruzan con cosas todavía más raras.

Las noticias saltaron desde periódicos sensacionalistas hasta el arsenal nuclear de un dictador a 11.000 kilómetros de distancia, pasando por viejos anuarios de escuela secundaria y el tribunal supremo del país.

“¿Qué haremos con este momento? ¿Cómo seremos recordados?”, dijo el presidente Donald Trump en su discurso del Estado de la Unión la noche del martes en alusión al juicio de la historia. Considerando lo que sucedió en la semana, la pregunta es totalmente válida.

Todo comenzó con el escándalo de la cara pintada de negro de un gobernador demócrata, que pronto embarró a su secretario de justicia. Entre ellos, el vicegobernador que reemplazaría al gobernador se enfrentó a una acusación de conducta sexual inapropiada que al parecer lleva años cocinándose.

Luego llegó el martes. El discurso del Estado de la Unión pronunciado ante un Congreso tuvo de todo, desde sobrevivientes del holocausto hasta noticias de otra ronda de conversaciones con el líder norcoreano, pasando por una generación en ascenso de legisladoras demócratas vestidas de blanco sufragista cuando Trump declaró: “Esta noche reafirmamos nuestra resolución de que Estados Unidos nunca será un país socialista”.

Y el jueves, una Corte Suprema dividida (como de costumbre) en el tema del aborto emitió un fallo que hizo que algunos se preguntaran: ¿Es ésta la corte de Trump que debía girar a la derecha, o una más centrista con su jefe John Roberts justo en el centro?

Después, justo ese día a la hora de la cena, el hombre más rico del mundo, director de Amazon y dueño de The Washington Post, Jeff Bezos, denunció lo que dijo que fue un intento de extorsión del tabloide National Enquirer para publicar textos y fotografías íntimas de su relación extramarital.

Entre todo esto (y rápidamente olvidado por todos menos la gente de Nueva Inglaterra) llegó el Super Bowl: el evento cultural más grande del país. Como casi todo lo demás en la vida estadounidense, tanto el evento deportivo como su medio tiempo fueron categóricamente considerados decepcionantes y simplemente insatisfactorios.

Entonces, basado en la semana que pasó, aquí están las varias facetas de Estados Unidos:

—La tormentosa y despiadada historia del racismo que se niega a desaparecer.

—La potente y, con frecuencia, fea combinación de política y sexo que se derrama a la arena pública, gracias, ahora, a las intimidades más privadas que cargamos en los pequeños dispositivos en nuestros bolsillos y que son vulnerables a ser filtradas por los entrometidos y malvados.

—El estire y afloje de gobernar Estados Unidos que, en su mejor momento, nos eleva; pero en su peor, nos enfrenta de manera encarnizada.

—La reciente insistencia de que simplemente debemos resetear a la sociedad estadounidense para que otra vez sea genial.

—La capacidad de cualquiera, incluso un multimillonario, de eludir una infraestructura mediática nacional que él ayuda a supervisar e ir directamente a un medio llamado Medium y, como cualquier otro estadounidense con un dolor personal, simplemente publicar un blog.

“Ayer me pasó algo inusual”, escribió Bezos, evidentemente un maestro de la sutileza, en su publicación la noche del jueves. Sin embargo, en la vida estadounidense de hoy en día “algo inusual” se ha convertido en lo usual, y la tendencia es que el pueblo de la república lo haga público.

Es más fácil que nunca que los estadounidenses participen en la vorágine que los rodea. Pero también es más fácil que nunca sentirse golpeados en la tormenta, cacheteados por eventos como un reportero del clima que espera una toma ventosa en la playa mientras se acerca el huracán.

¿Pero qué sucede cuando esta lluvia de ortodoxias volteadas, de revelaciones noticiosas que liberan las mismas descargas de dopamina como los “likes” en Instagram, nunca amaina? ¿Cómo comenzamos a navegar hacia nuestro destino si no podemos tomar aire para evaluar en dónde estamos ahora?

Otro evento de esta semana: en Michigan murió un hombre llamado John Dingell, representante en el Congreso durante 50 años, más que cualquier otro estadounidense. Llegó al mundo cuando Clavin Coolidge era presidente, en una década en la que nació la radio comercial. Durante sus últimas horas, con ayuda de su esposa, seguía tuiteando.

Mientras el estadounidense pisaba el acelerador, mientras una narrativa estadounidense coherente cedía paso a una más dividida, Dingell navegaba tranquilamente su barca. Tras el revoltijo de eventos de la semana pasada no podemos dejar de preguntarnos: ¿podríamos nosotros hacerlo?

El líder izquierdista recordó que, además de construir esta instalación en Santa Lucía, también se rehabilitará el actual aeropuerto capitalino y se buscará potenciar el del municipio de Toluca, en el céntrico Estado de México, para que atienda a más pasajeros. Tampoco descartó a “mediano o largo plazo” adquirir un terreno de hasta 900 hectáreas en Tizayuca, en el céntrico estado de Hidalgo, para construir un nuevo aeropuerto en esta localidad.

“Agradezco mucho que (las Fuerzas Armadas) estén ayudando y cooperando a resolver y tener la posibilidad de transportar más pasajeros por la vía aérea”, remarcó. Finalmente, anunció que el aeropuerto civil de Santa Lucía, tras su conclusión, llevará el nombre del general Felipe Ángeles, un “humanista y militar” fusilado hace 100 años.

Por lo demás, creo que todos estamos bien.

www.entresemana.mx

Escrito por en Feb 11 2019. Archivado bajo OPINION. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes