Outsourcing: huachicoleo sanguíneo del trabajador mexicano

 “Cultura, hábito y costumbre, eso es en lo que se ha convertido la corrupción para nosotros”,   amigo lector no se trata de unas líneas en un texto de un agudo periódico mexicano,  No…no se equivoque…estas líneas aparecen en la edición del Dia de Reyes, en el añejo y prestigiado periódico limeño “El Comercio”, Lima, Perú,  siendo el autor el texto Jaime Bedoya, cuyo artículo se titula:  “Corrupción cabeza del Monstruo”.

Adjunto liga electrónica:

https://elcomercio.pe/eldominical/cabeza-monstruo-noticia-594164

Con respecto al complejo tema del “huachicol” en México, en los medios de comunicación digital así como en los periódicos locales mexicanos, han dedicado muchas líneas, artículos y reflexiones, aquí no ahondaremos en ello, simplemente,  enumeraremos las distintas variables en juego:

*  Corrupción;  Huachicol de “mezclilla” y Huachi Cuello Blanco

*  Delincuencia Organizada

*  Estado de Derecho

*  Gran reto y desafío  para el Gobierno de Andrés López Obrador

*  Ineficiencia, Ineficacia, Incapacidad de las administraciones

   gubernamentales, anteriores. Omisiones y complicidades. Impunidad

¨ Posturas y consecuencias políticas de enfrentar el “huachicoleo”

* Diversificación del  Crimen Organizado.

* Desabasto

* Irritación y disgusto Social.

¨ Percepcin y Actitudes ciudadanas, no todas muy comprometidas con la lucha contra la Corrupción

* Desinformación y distorsiones del problema, en los medios de comunicación tradicionales.

*Ética Ciudadana  y Social ante la Corrupción.

Pasemos al tema que nos interesa:

“Outsourcing: Huachicoleo sanguíneo del trabajador mexicano”

¿ Que es el outsourcing ?

El ourtsourcing es el proceso por el cual una empresa delega o externaliza a otra alguna función en particular.

Las empresas que prestan los servicios de  outsourcing  son los proveedores de terceros o como se les denomina comúnmente, los proveedores de servicios.

La externalización tiene muchas formas, y hoy en día abarca también el área de recursos humanos. Es decir, contratar a una organización profesional de empleadores para gestionar el  “Outsourcing o tercerización del capital humano”, con el fin de que administren y manejen toda la nomina y beneficios sociales y fiscales de su personal.  Esto, les permite centrarse en las actividades netamente de su negocio y contratar el mejor personal capacitado para el mismo.

No siempre se cumple ni los fines ni los objetivos.  No siempre se contrata al personal idóneo, y a la vez, no siempre se cumple con todas las responsabilidades laborales, sociales ni eticas, con los trabajadores.

El margen de “utilidad”, es decir la “ganancia” de la empresa sub-contratada, en muchos casos, es demasiada alta, sin mayor esfuerzo laboral, sin garantizar ni cumplir  con los derechos de los trabajadores, siendo estas actividades en la práctica:  “el huachicoleo sanguíneo de la fuerza laboral”

El conocimiento del “derecho laboral” que no respeta ni cumple con la justicia laboral, se convierte en un medio de opresión de grupos privilegiados, en desmedro de la calidad de vida  laboral, social y personal de los trabajadores “sub-contratados”

El ingreso menguado del “trabajador sub contratado”  forma parte del pingue negocio de las empresas que operan la “tercerización de la fuerza laboral”.  Quienes operan las empresas de outsourcing, se convierten en los “capataces administrativos”  que ganan dinero, con la ley del menor esfuerzo, maximixando la rentabilidad del sudor del trabajo ajeno.

Dato:

“El 80% de los empleos formales en el país que se crea bajo el esquema de sub-contratación”

En anterior legislatura, se aprobó una reforma a la Ley Federal de Trabajo para hacer corresponsables a las empresas contratantes de las irregularidades de las empresas subcontratadas, hasta el día de hoy, es letra muerta.

Esta tendencia se ha incrementado en forma significativa, durante la gestión neoliberal de la economía capitalista. Este incremento viene motivado por los múltiples beneficios que conlleva esta alternativa laboral, que se relacionan con la optimización y mejora de la productividad empresarial de la organización que contrata outsourcing.

La mano laxa no solo se da en el ámbito privado, empresas gigantes,  grandes y medianas, sino también en el sector público, sobre todo en el área de mantenimiento, jardinería y limpieza.

Reproduzco textualmente, fragmento del articulo: “El outsourcing en la reforma laboral” de Arturo Alcalde Justiniani, en el periódico La Jornada:

“Bajo las figuras de subcontratación, outsourcing, sustitución patronal o contratación por honorarios, se realiza uno de los fraudes sociales y laborales más crueles contra millones de mujeres y hombres que en nuestro país viven de su trabajo. Por estas vías, se les despoja de sus derechos más elementales: el salario que merecen, una jornada de trabajo digna, la seguridad social y estabilidad laboral. En fin, su presente y futuro personal y familiar”

Referencias:

Lic.  Luis Pasco Chávez.

Académico . Investigador

Escrito por en Ene 12 2019. Archivado bajo NOTA SOBRESALIENTE. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes