A c e n t o

acento-2

Muñoz Ledo, Autopublicista

Salvador  Flores  Llamas __________

Si no hubiera trivializado él mismo su trayectoria, se le tendría por uno de los mejores políticos mexicanos; su oportunismo lo llevó a interactuar con 10 presidentes de la República, de dos de los cuales fue cercano: Echeverría (LEA) y Fox, polos políticos opuestos, que indican las veleidades del personaje.

Porfirio Alejandro Muñoz Ledo (ML) Lazo de la Vega, secretario de Estado dos veces (Trabajo y Educación), jefe nacional del PRI y PRD, fundador de éste, candidato presidencial del PARM, embajador, senador, diputado varias veces, la última lo fue por el PT; hoy está con el jefe de gobierno del DF sin partido, Miguel Ángel Mancera, de presidente de la Comisión de la Reforma Política del DF, y quizá se le contagie su apartidismo.

Ingresó al sector público con López Mateos (ALM). El secretario particular de éste, Humberto Romero Pérez platicó que al preparar la visita de ALM a Francia, invitó al embajador galo a dictar una conferencia en el recién fundado entonces Club de Periodistas de México, sobre perspectivas de ese viaje.

Como no llegó el traductor, preguntó si alguien podría sustituirlo y un joven desconocido se ofreció, fue Porfirio, quien ahí se enganchó al carro oficial.

Ocupó varios cargos con ALM: agregado cultural de la Embajada de México en Francia, con Morones Prieto de embajador, y cuando a éste lo nombró Díaz Ordaz director del IMSS, Porfirio quedó de secretario general.

Con LEA fue su época dorada: le propuso y elaboró la Carta de los Derechos y Deberes Económicos de los Estados, que LEA presentó a la ONU en su afán de ser su secretaría general, y fue nombrado secretario del Trabajo, como parte de la llamada efebocracia echeverrista, integrada por Moya Palencia, Ojeda Paullada, Pedro Zorrilla, sus coetáneos en la Facultad de Derecho de la UNAM, Fausto Zapata, Sergio García Ramírez e Ignacio Ovalle.

LEA lo impuso a su sucesor López Portillo (JLP) como presidente del PRI, para que dirigiera su campaña electoral y, sobre todo, quedara en el gabinete con Carlos Sansores Pérez, líder del Senado; Augusto Gómez Villanueva, de la Cámara de Diputados, y Hugo Cervantes del Río, director de la CFE, que serían las pinzas del llamado mini-maximato echeverrista sobre “Jolopo”.

Porfirio duró un año al frente de la SEP y pasó a la banca; por su movilidad política logró ser el representante de México en la ONU, avanzado el sexenio. Desde ahí trató de colársele al futuro presidente De la Madrid, su contemporáneo en la Facultad de Derecho, quien lo conocía demasiado y buscó oportunidad para cesarlo, que no tardó por un borrachazo de  Porfis en el estacionamiento de su embajada.

Autopublicista redomado, cuando  JLP fue a Nueva York a exponer su Plan Energético Mundial en la ONU, Porfis visitó la sala de prensa de la fuente presidencial a ver si lo entrevistaban, y encontró a un diarista que lo había entrevistado como secretario de Trabajo, pero cuyo texto nunca  apareció en el rotativo.

ML se le abalanzó y con gritos estentóreos lo acusó de no haber publicado la entrevista porque no pudo chantajearlo. El interfecto ni caso le hizo; al subir el tono Porfirio para llamar la atención, el reportero lo tomó de la corbata e iba a darle un trompón, cuando le detuvieron el brazo y expulsaron al intruso y grandilocuente embajador de aquel salón del hotel Waldorf Astoria.

Al terminar de gobernador priista de Michoacán Cuauhtémoc Cárdenas y ver frustrada su aspiración de ser director general de Pemex, Porfis se le unió, formaron la corriente democrática del PRI, que exigía el candidato presidencial fuera elegido por las bases, y ambos deseaban esa posición.

No lo lograron, causaron la salida de fuerte grupo priista, que Cuauhtémoc alineó con la izquierda, dado su ascendiente hereditario.

Al Hijo del Tata, candidato presidencial, se le unieron las izquierdas, y le prometió a Porfirio que sería el siguiente; el incumplimiento provocó que ellos rompieran y la salida de Porfis del PRD, partido que ambos fundaron al no llegar aquél a Los Pinos en una elección muy controvertida, en la que Salinas de Gortari (CSG) se alzó con el triunfo, tras varios compromisos con Cuauhtémoc.

Esa ocasión Muñoz Ledo llegó al Senado y armó la rebambaramba en la toma de posesión de CSG y tantas polémicas durante el sexenio, que marcó récord de intervenciones en la tribuna.

Allí, tras increpar a “la Tigresa” Irma Serrano, su compañera de partido (PRD), ésta respondió: No me queda más que interrumpir mi intervención o ir a partirle la madre a Porfirio”.

Éste heredó de Cuauhtémoc la presidencia del PRD. Al no lograr ser su candidato presidencial, ML se separó, y en 1999 lo fue  del PARM; mas tiró el arpa y se acercó bajo cuerda a Vicente Fox, y fue uno de los primeros en izarle la mano victoriosa aquel 2 de julio de 2000 en el Ángel de la Independencia, ante los esperanzados mexicanos.

Porfirio se sentía secretario de Gobernación; fue relegado, pero consiguió lo enviaran a Bruselas con doble embajada ante el gobierno de ese país y ante la Unión Europea, pero con doble sueldo y viáticos.

Para la campaña de 2006 se acercó al Peje, y de ahí siguieron sus piruetas en la izquierda al lado de AMLO, de quien, al parecer, está alejado.

Muñoz ledo proviene de Apaseo el Grande, Guanajuato; por eso, aunque él no nació allí, en el sexenio de Zedillo porfió ser candidato a gobernador por el PRD e invocó en el jus sanguinis, que no existe en esa entidad.

Sólo alcanzó 5 % de la votación, mas amplió su baraja política y es el mexicano con experiencia partidista más variada, pues ha militado en 4 partidos (PRI, PRD, PARM, PT). De ahí que sus parientes de Apaseo lo llamen “ajonjolí de todos los moles”.

Cuenta él que su padre emigró de joven a Toluca, donde fue maestro de educación física y ubicó a su familia en el DF, allí nació Porfirio Alejandro, quien en medio de sus avatares políticos ha sido muy hábil para ocultar que proviene de una familia levítica con muchos sacerdotes y monjas, y cuando algún comunicador lo descubre, le implora que no lo publique, “porque me perjudica políticamente”, pues hace gala de un liberalismo, quizá ya trasnochado.

Tres primos hermanos suyos fueron sacerdotes: Luis Muños Ledo Cabrera, Antonio Rebolledo Muñoz Ledo y Jerónimo Cabrera Muñoz Ledo, además de varias parientes religiosas.

Porfirio, que el pasado 23 de julio cumplió 82 años, ha sido casi todo en política: candidato a gobernador y a la Presidencia, diputado, senador, fundador del PRD, presidente de dos partidos: PRI y PRD, representante de México ante la ONU, titular de dos embajadas, con doble sueldo, por supuesto, y candidato a Presidente de la República (PARM, en 2,000).

Sólo le fallló su sueño dorado: gobernar a México.

Tiene  algunas frases célebres, como “Echeverría es más fuerte que el PRI” y “Si el PRI quiere hacer presidente hasta a una vaca, la hace”.

@Chavafloresll

URL: https://misraicesdigital.com.mx/?p=708

Escrito por en Ago 7 2015. Archivado bajo OPINION. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Designed by Gabfire themes