Postigo

Postigo.

Poder absoluto

José García Sánchez ________

Cuando un régimen autoritario no tiene conciencia de que sólo es una parte de la práctica política de su país y considera que es el todo, lanza señalas inequívocas de desesperación y para ello los medios que sí están bajo su dominio sirven para desacreditar al enemigo que le hace contrapeso.

Los medios de información se habían atribuido el papel de juez en muchos casos. Ahora, pueden diagnosticar enfermedades cuando se trata de incrementar la mala reputación de algún enemigo del gobierno.

Cuando la falta de información se suma al desconocimiento de la historia y a la estulticia, pueden achacarse a los enemigos los peores males, se les puede considerar jinetes del apocalipsis, todo para que la gente deje de creer en ellos.

La necesidad de un régimen autoritario por descalificar a sus enemigos es tan grande que compromete a los medios a cambio de millones en publicidad. En México esta compra venta de espacios condicionan la crítica y alteran la realidad.

Así, dentro de ese contexto que nadie puede negar, ahora se le adjudica al líder de la CNTE, Rubén Núñez, la enfermedad chikungunya, cuando en realidad sólo es un problema de presión arterial, y todos lo saben, lo cual es lógico luego de la presión que el gobierno ha ejercido sobre su persona.

Al rato el gobierno autoritario del PRI, que tiene la misma línea represiva de otros anteriores aunque sean de diferentes siglas, van a difundir a través de sus medios que Elba Esther Gordillo tiene sida o bien que a El Chapo la diabetes se le convirtió en tuberculosis, a Napito Gómez Urrutia le contagiaron el ébola. Así de absurdo resulta el poder cuando trata de descalificar a sus enemigos. Lo más raro es que es el propio gobierno el que selecciona a sus contrapesos a través de estas señales de descrédito y descalificación de quienes, en un momento dado, pueden tomar un liderazgo que pueda restarles a los políticos el absoluto poder.

Desconocer que el gobierno es sólo una parte de la práctica política de un país es una actitud muy grave. Esa manera unilateral de intentar transformar la realidad de un país con pretextos de modernización no sólo lleva al descrédito al gobierno federal y sus hombres sino que disminuye su popularidad, como se ha visto reflejado en las recientes encuestas al arrojar que sólo el 34 por ciento considera que el gobierno federal actúa adecuadamente.

A pesar de los esfuerzos y el dinero destinado a alterar la visión del gobierno ante la población, los líderes de opinión aprueban en sólo 15 por ciento, mientras que el 84 por ciento la reprueba. Además, 75 por ciento de los encuestados reprueba la forma en que el gobierno actual combate al narcotráfico y el 79 por ciento está en desacuerdo con el gobierno por la fuga del capo Joaquín “El Chapo” Guzmán.

La propaganda forzada acusa no sólo autoritarismo sino desesperación por poseer el poder absoluto de una realidad que es evidente desconocen. No puede haber autoridad legítima si no hay conciencia y práctica de una toma de decisiones combinada por lo menos, entre gobernados y gobernantes.

URL: https://misraicesdigital.com.mx/?p=446

Escrito por en Ago 4 2015. Archivado bajo OPINION. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Designed by Gabfire themes