Centro histórico

Centgro Histórico.

Centro histórico.

Siguen siendo pobres y marginados

Crescencio Cárdenas Ayllón _____________

En los últimos Días se ha dado rienda suelta a las dádivas que otorga el gobierno federal a habitantes de las zonas muy muy pobres del país y otras simplemente pobres, con la finalidad de que la situación sea más aceptable por las calificadoras internacionales y cesen las críticas por esa desproporcionada e injusta situación de pobreza.

Las presunciones están a la orden del día y se dice que se acaba paulatinamente con la pobreza extrema, pero que los salientes ocupan un lugar en la pobreza a secas, pero siguen siendo pobres y marginados, vamos quede ninguna forma con  los miles de comedores familiares ni nada de eso coadyuvan a solucionar ese ancestral problema y menos con discursos y entrevistas por los medios oficiales de radio y televisión, inclusive algunos impresos, de que todo va viento en popa.

Ahora bien, la responsable de esos programas es nada menos que la conocidísima Rosario Robles, quien saltó a fama y a las páginas sociales y policíacas por una aventura con conocido personaje argentino, llamado Carlos Ahumada, también famoso porque daba dinero a partidos políticos y a funcionarios de gobierno a cambio de contratos de obras que no construía, pero que le redituaron muchos millones de pesos.

Eso tal vez sería lo de menos porque ahora goza de toda la confianza del presidente Enrique Peña Nieto a quien reitera “no te preocupes Rosario”, cuando le enderezan alguna campaña por la ineficiencia de actuación, y ahí está entrevistada por los canales de televisión y de radio, además de los anuncios pagados en medios escritos, de que se le gana la lucha a la pobreza.

Pero la inmovilidad social e esos sectores persiste y no hay poder humano que aporte ideas nuevas para sacarlos del marasmo de la falta de trabajo, vivienda, alimento y posibilidades de ascender en la escala social de México.

Al respecto hace un par de días se publicó que México debe transitar hacia un modelo de seguridad social universal para que el país mejore su productividad, se creen más empleos y, a su vez, se reduzca la pobreza y la desigualdad, consideró el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

En entrevista con Excélsior, Gonzalo Hernández Licona instó a las autoridades hacendarias y legislativas a que en el Presupuesto de 2016 se empiecen a dar los primeros pasos para transitar hacia un modelo en el que el acceso a ese tipo de protección no dependa del estatus laboral de las personas.

Explicó que, así como está la seguridad social, el crecimiento de las microempresas se dificulta, porque para dar el paso a ser grandes “tienen que pasar por un conjunto de pagos de la formalidad muy caros.

Nadie avanza de cuatro o cinco empleados a 20 o 50, porque es fácilmente detectado por el IMSS, y  porque esa detección implica mayor pago”, expuso como ejemplo.

Entonces las cosas no están tan bien como se ofrece en los discursos y la propaganda oficial y la oficiosa que atosigan a los ciudadanos con mentiras a medias o pacas verdades, porque sigue ahondándose la brecha hacia los pobres y ésta situación se lleva consigo a la clase media que tiende a ir desapareciendo paulatinamente.

Llamado al Bien Común en Michoacán

Por cierto, queridos lectores, un grupo de michoacanos interesado en cambiar el rumbo de México y que las cosas mejoren en su estado, lanzaron una propuesta con el nombre de Llamado al Bien Común, que es una exposición de la Sociedad Civil Emergente y de participación Ciudadana, autogestionándose a un nuevo Orden Social.

Por sugerencia de otros grupos sociales y el interés que despierta este llamado presento a ustedes los motivos que llevaron a la conjunción de ideas y deseos de este grupo de michoacanos, con el aval de las personas que integran el Órgano Interno Supremo de Gobierno.

Siendo un grupo de ciudadanos  libres, convencidos  del compromiso de la participación   para lograr una transformación en la vida  política y  social actual,  que incida en   el desarrollo sostenible,  cultura de la paz, la dignidad del ser humano y respeto al medio ambiente que contribuyan a una sociedad  en equilibrio con la justicia económica,   con el objetivo primordial del bien común.

Nos pronunciamos  al  trabajo solidario,  al fomento de la  convivencia  armónica entre iguales,  reconociendo en el bien común  la  fuerza   que  nos une  y  nos  hace  participes  a  este nuevo llamado de la reivindicación  del  valor  humano  en su propia  dignidad,  que debe ser fomentado y  vivido desde la cotidianidad de nuestros hogares,  aproximándonos  cada vez más  al reconocimiento de un nuevo orden  social que anhelamos .

El bien común se hace presente en nuestras vidas  con el  desarrollo de valores de cooperación, solidaridad, no competencia,  cuidado del medio ambiente, desarrollo sostenible, no acumulación en detrimento de la colectividad y el valor del ser humano con  sus derechos universales.

De tal sentido queremos  comprometernos a un ejercicio de participación ciudadano que pueda trastocar la vida individual de  decenas  a miles y millones de personas, que podamos reconocernos  al mirarnos entre cada individuo y expresemos tu eres valioso porque  eres mi otro yo; al ser parte de un nosotros y así  apartar las falsas murallas de la separación, el ego y de la lucha generacional.

El  bien común se  empieza a dibujar   como una conciencia  social,   reclamo  de nuestra  casa común, la tierra,   que demanda su reconocimiento  como un ser vivo  que nos acoge y  brinda  sustento equilibrado,  nos pide no canibalizar más  sus bosques,  océanos, lagos y los demás seres vivos no humanos que la habitan y comparten con nosotros.

Al  interpretar  esta conciencia  social del bien común, pide que hagamos un alto  a las demandas que nos impone el  mercado de consumo, con bienes y servicios que tienen un alto costo social y ambiental, en detrimento de la dignidad humana y daño al planeta;  para decirnos que no fuimos creados para ser atrapados  en las redes del marketing de consumo  que vician  y embotan nuestros sentidos, haciéndonos esclavos y  cómplices del sistema.

El bien común no es ningún desafío, es la conciencia natural del ahora, que marcha por los senderos de paz, no se impone, se comparte  en el regocijo  de saber  que cada  integrante  de este nuevo orden social es valioso por sí mismo.

Ahora  estamos en  tránsito  como colectivo  a una nueva gran convención  social,  un  pacto entre ciudadanos,  que quieren vislumbrar  un nuevo presente y futuro para generaciones, lleno de gozo y alegría en el servicio y ayuda al otro, así como cuidado del planeta.

Sobre  José María Morelos  y  su pensamiento en el contexto contemporáneo del bien común: José María Morelos y Pavón, con el documento primigenio del constitucionalismo mexicano, los Sentimientos de la Nación, (14 de septiembre de 1813)  proclamado en el primer Congreso Independiente instalado en Chilpancingo, con el que aportó preceptos legislativos que deben regir en la patria y estableció principios de independencia, libertad, igualdad, buen gobierno en síntesis  bien común.

Morelos piensa que un pueblo no se expresa sólo en sus luchas bélicas, en sus leyes o en sus periódicos. Sino que también lo hace desde el corazón, es decir, desde la conciencia más profunda que es signo de identidad y de vocación. Los Sentimientos de la Nación son una meditación sobre las posibles rutas de futuro que surgen de una mirada atenta a los acontecimientos de aquel presente que hoy es nuestro pasado.

Ni en la época de Morelos ni en la actual este tipo de reflexiones prospectivas pretenden agotar toda la riqueza del ethos nacional y ni toda la riqueza del sueño social que se alberga en los corazones de las personas que integran el pueblo real.

Actualmente  podemos ser testigos de esta aspiración a un nuevo orden social que está en ebullición globalmente, proponiendo nuevas rutas desde el orden económico, social, espiritual y el arte.

A Christian Felber, con su propuesta de la Economía del Bien Común, (años 2009) reconociendo la dignidad humana como fin primero de toda la economía, Arte Ambiental como uno de sus exponentes, Nils Udo (1937) que se inspira en la naturaleza e interviene con pequeñas instalaciones efímeras, que no impactan al medio;   la Encíclica Laudato Si, del cuidado de la casa común del Papa Francisco (mayo del 2015), con la que llama a los fieles hacer una conversión ecológica,  Arte Relacionar  de Nicolás Bourriaud, (1965) nos explica este nuevo movimiento artístico,  el arte sin objetos, que nace de la interrelación humana con expresiones también efímeras como preparar un platillo en una galería de arte y compartirlo.  El doctor de historia del arte Dr. Pedro Celedón Bañados, del Centro de Estudios Internacionales de la Pontificia Universidad Católica de Chile,  trabaja el reconocimiento de los habitantes de las ciudades, identificar al habitante que teorizo Heidegger y que nace en la reconstrucción de la Alemania después de la segunda guerra,  para establecer un nuevo modelo de creación artística en la belleza efímera en el encuentro y reconocimiento del otro,  con las dimensiones de la vida cotidiana que se construye . Así  como institucionalmente  está   la Carta de la Tierra por la ONU, (año 2000), que ha llevado un proceso largo  consensado,  para establecerse como uno de los documentos más avanzado que ha escrito el hombre en la historia de la tierra.

Nosotros  como  agrupación ciudadana emergente, reconocemos este devenir social, y podemos  identificarlo como preámbulo hacia la conciencia social real del bien común, que nos inspira para atrevernos a proponer nuestra propia agenda hacia el  Bien Común y hacer este llamado y emplazamiento a la sociedad contemporánea, como ciudadanos emergentes  del  mundo.

Unámonos a escribir en este contexto las primeras líneas de las metas compartidas del Bien Común, que deseamos alcanzar, nos oponemos hacer ciudadanos de la estadística, no somos números a contentillo del sistema ,  en nuestro pecho palpita un corazón  que  anuncia el ahora como nuestro tiempo, y el llamado al bien común legítimo de  todas las generaciones presentes y futuras, que quieren vivir y ser protagonista de  nuevos  cambios;  el  bien común  no es una promesa de campaña,  es  un modelo de vida   que  está  en marcha  y  cada día se hará más presente, te invitamos a aceptar este llamado y formes parte de él.

Para que nuestra nación pueda autocomprenderse adecuadamente requerimos de mirar en la estructura interna de la realidad, la presencia misteriosa pero igualmente real de Aquel que nos sostiene y nos invita a continuar luchando por un mundo más justo y más humano

Porque yo soy parte del bien común, la manifestación eterna  de la  vida; ¡ bien común para todos! Junta  Constituyente, órgano interno supremo de gobierno. (fundadores)

Presidente Arturo Ismael Ibarra Dávalos, Secretario de Gobernabilidad Jesús Miguel González  Barrera, Delegado Finanzas Luis Armando Torres Bolaños, Delegado de Divulgación Ideológica    Rubén Sánchez Ferreyra, Delegado de Relaciones Exteriores. Cuauhtémoc García Villegas, Delegado de Comunicación Alejandro Cerón Jaramillo. Delegado de Bienestar Dr. Andrés Corona Sánchez y, Coordinadora de Trabajo Rebeca Hernández Rodríguez.

Por lo demás, todos estamos bien.

ctacamba@yahoo.com.mx

URL: https://misraicesdigital.com.mx/?p=449

Escrito por en Ago 4 2015. Archivado bajo OPINION. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Designed by Gabfire themes