Triduo Santo

La conmemoración del día más importante, de la fiesta más grande de la Fe católica es el triduo santo; sobre el tema abordó el profesor investigador de la Universidad Panamericana, Mtro. Pedro Juan Fernández Cueto quien comenzó recordando que el primer día, jueves, se recuerda la última cena, cuando Jesús instituye el sacramento de la Eucaristía que, como es Dios, puede irse al cielo y quedarse real, verdadera y sustancialmente en el pan y el vino que por las palabras de la consagración del sacerdote se opera la transustanciación y lo que era pan, pasa a ser todo el Cuerpo de Cristo; y lo que era vino, pasa a ser toda la Sangre del Señor, es un milagro que se opera cada vez que se consagran el pan y el vino. Agregó que la institución del sacramento del orden sacerdotal está ahí mismo en esa cena: hagan esto en conmemoración. mía.

Subrayó que hay un detalle en este pasaje de la Escritura que suele pasar inadvertido, pero solamente el amor de Dios, el amor de Jesús que nos amó primero es capaz de hacer: cuando le preguntan dónde quiere celebrar la fiesta de la Pascua, él les dice que vayan a la ciudad, entren a una casa y verán que ya todo está arreglado, listo para celebrar la fiesta y ha sido Jesús, Dios y hombre verdadero quien se adelanta a los suyos para que los suyos lo pasen bien-

Pedro Juan Fernández Cueto.

Sobre el viernes santo destacó que recordamos la caricatura de juicio que sufrió Jesús de Mano de los sacerdotes que no se atreven a ejecutar, pasan el Cuerpo del acusado, Jesús para que la autoridad romana lo castigue, cuando no había faltado en nada a la ley romana y por ello es una caricatura de juicio.

Judas por la noche, quizá más bien de madrugada, pasada la Última Cena, entrega al Mesías por un precio irrisorio de 30 monedas de plata.

Llega al sanedrín y por decir una verdad claves es condenado, él responde a la pregunta de si es Dios, tú lo has dicho y los sacerdotes ahí presentes dicen que ya no necesitan testigos ni más proceso, Él se ha hecho pasar por Dios.

Para no contaminarse, la mañana del viernes es entregado a la autoridad romana, pudiendo dejarlo en libertad, en palabras de la autoridad romana, temen a los judíos y lo entregan a los soldados para que lo azoten y luego sea crucificado.

Destacó que el tema del juicio y ejecución es raro: empieza con los judíos, lo pasan a los romanos quienes lo regresan a los judíos para que lo crucifiquen.

Reflexionó sobre El gran misterio de este día que es la forma como Jesús deja hacer a las autoridades romanas y judías ¿por qué no se libró de ellos? Porque la salvación no pudiera haberse consumado.

Jesús es tentado nuevamente y nuevamente sale triunfador sobre esa tentación, primero grita al Padre por qué lo ha abandonado y luego al Padre mismo le dice que encomienda su espíritu y muere.

No hay ni habrá un dolor experimentado por cualquier hombre como el que vivió Jesús en esos momentos, no se le ahorra nada y muere, es lo central, por cada uno de nosotros, para ser redimidos.

Concluyó recordando que el Domingo de Resurrección es el día más grande, más importante para los católicos, pues se celebra el triunfo de la vida sobre la muerte, tan importante es que San Pablo dice que, si Jesús no hubiera resucitado, vana sería nuestra fe.

Resucita de un modo glorioso, por eso los suyos no lo reconocen, sino hasta que les dice que es Él o por la forma como parte el pan.

El Mtro. Pedro Juan Fernández Cueto es abogado, cuenta con Maestría en Derecho por la UP.

Fue director de la Escuela de Derecho de la Universidad Bonaterra.

Fue director de la Escuela de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Panamericana campus Aguascalientes.

Es Bachiller en Filosofía y bachiller en teología.

Leave a Reply

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes