Recuperar credibilidad, ¿habrá interés?

Comparto Viborianus…JUEVES 26 ABRIL 2018. Basta de muerte y saqueo. Sigamos alzando la voz, exigiendo Justicia y Paz. !ALTO AL TERRORISMO!

Victoriano Robles Cruz _________________

Desde el mismo poder político, quizá por sus placeres avaros, ha concurrido en el desdén, la indiferencia y hasta el desprecio con los ciudadanos.  Esta idea o desplante no es algo novedoso, pero sí muy marcado en el estilo del “gobierno del cambio”. ¿Por qué no compartir el gobierno, la gobernanza, con la sociedad civil? ¿Por qué no integrarlos en las acciones de gobierno? El hecho de empoderar a esa apartada sociedad civil tiene sus propios beneficios para el grupo de poder en el gobierno, escucharlos y convertirlos en socios de la gobernanza. Nos parece que no es la simple apatía, ni el desgano, simplemente son los intereses asociados al gobierno los que impiden una gobernanza real. ¡El desorden existe, es real!

La sociedad estila como un indicador de medición con los resultados. Muy sencillito… si no visualiza resultados no puede haber impactos positivos de la sociedad hacia el gobierno. Viéndolo con objetividad y sentido común, no se trata solamente de un tema de transparencia, ni tampoco de ver en qué se gasta los enormes recursos públicos, para poder regañar a los gobiernos, se trata de establecer líneas precisas para mejorar las condiciones de los ciudadanos. Los ciudadanos organizados no perciben el bienestar, ni observan cambios positivos en su entorno, ni constatan opciones laborales, ya no sólo de mejoría, sino que permitan un ingreso para la familia quintanarroense.

Pero sí ha observado, con la poca información pública, ofrecida desde sus servidores o funcionarios públicos, cómo la deuda de los quintanarroenses ha alcanzado más del doble en los pocos meses de la “administración del cambio”, al pasar de los casi 22 mil millones en la pésima época borgista a los 57 mil de ahora, con un cociente mayor a 2.5 veces el incremento. Pero la población no visualiza alguna obra social significativa, en algunos lugares simples parches, remiendos y pegotes. ¿Cómo estimular a la población, cómo incitarlos, sino ven resultados? ¿Cómo ganar o recuperar credibilidad?, si el entorno no ha cambiado, y los ciudadanos no se sienten involucrados en las acciones de la gobernanza.

Ante ese abandono social, los ciudadanos se han vuelto más perceptibles, mejores observadores; quizá con el mismo sentido crítico, emiten sus juicios de valoración, y sin originar bullicios o griterías comentan, en confianza, la desaprobación. También para ellos resulta triste el desempeño, algunos más atrevidos nos confiesan no solamente la decepción sino el sabor de la traición. Entendida esa perfidia como la proveniente de una persona que confía en otra y ésta actúa de una manera contraria a la esperada. Gríma, de la novela “El Señor de los Anillos” de Tolkien, o Lando Calrissian, de “Star Wars”, son otros de los personajes ficticios que se han identificado en todo momento como auténticos traidores. Sin descartar al clásico: Judas Iscariote.

La capital del estado es la de mayor resentimiento, por las diferentes acciones contra la población, desde los despidos masivos en la burocracia (mayor a los tres mil trabajadores), contra los comercios (recaudatorias y restrictivas), contra la empresa y empresarios locales (los casos de los uniformes escolares y de la construcción). Recordemos, los candidatos no cambian si alcanzan el poder, pero si nos revela, con su desempeño, su verdadera naturaleza. La manera real de su interior.

Recién leemos de la imposición irracional en la XV legislatura para continuar atosigando y destruyendo fuentes de empleo y comercios, en la capital chetumaleña, con una ley restrictiva para centros comerciales con venta de bebidas alcohólicas, la cual pretende restringir el horario de las vinaterías hasta las 21:00 horas de lunes a sábado y hasta las 17:00 horas los domingos. También funcionará como cacería recaudatoria, pues las sanciones serán severas como prometen a quienes ofrezcan irreverencia al mandato. ¿Cuándo acreditan la comprobación de los cien millones?

Parecieran actos caprichosos catalogados dentro de la insensatez legislativa, antes que hechos legales para reducir los delitos. Pues estos antojadizos legales tienen otras causales contraproducentes, quizá ni revisadas en la flojedad de cumplir con el ordenamiento del ejecutivo. veamos: alterará la plantilla laboral de los comercios, obviamente se reducirá, habrá despido de trabajadores. Favorecerá la ilegalidad: ¿será esa la complicidad del gobierno? Pues los consumidores acudirán a la clandestinidad para satisfacer sus placeres. Será redituable la venta clandestina. Cual fiel matador asestara la puntilla contra los negocios y dependientes laborales de estos centros comerciales.

Valdría una revisión a los resultados médicos, de quienes cometen los delitos, para confirmar que no es el consumo de bebidas alcohólicas, la causante de la idiotez o deficiencia de las facultades mentales, entre quienes cometen las transgresiones. ¿Por qué no cerrar o controlar las famosas “tienditas”, con venta de todo tipo de sustancias psicoactivas? ¿Por qué allí, con ese mercado, no tientan la ilegalidad?, ¿Por qué nadie se atreve a tocarlos?

Importaría acudir a la sensatez, a la reflexión, al sentido común al menos, para no continuar afectando la escuálida economía de la capital chetumaleña. ¿Por qué la ciudad de Cancún, con más alto índice delictivo de Quintana Roo, no intentan someterlo a semejante legalidad? ¡Imperdonable, los sucesos de Cancún! Un lugar manchado a diario por la sangre de las ejecuciones y el silencio oficial con hedor de complicidad. ¡El muestrario de la incompetencia! ¿Por qué no revisar la coherencia entre el pensar, el decir y los hechos? ¿Cuesta mucho? ¡Conste que solamente son preguntas! ¡La capital merece otro trato de los legisladores! Revélense, sean irreverentes al poder, sean solidarios con los chetumaleños. La credibilidad de la sociedad en el gobierno pueden recuperarla, pero no de esa manera.

Viborita: El discordante caprichito de la consulta para la imposición del servicio de plataformas digitales de transporte público para Cancún, tendrá un costo para los quintanarroenses de $12,746,649.62 (doce millones, setecientos cuarenta y seis mil seiscientos cuarenta y nueve pesos 62/100 M.N.); necesarios para atender la consulta presentada por el ejecutivo del estado, el día de la jornada electoral, el próximo 1 de julio. ¿Quiénes son los beneficiarios de ese gasto con dinero del pueblo? No importa si no hay agua para la capital de estado, si no hay escuelas sin servicio de sanitarios, si no hay medicamentos en hospitales, etc., etc. ¡Primero el placer de la arbitrariedad del poder!

PD.- “Toda credibilidad, toda buena conciencia, toda la evidencia de la verdad proviene sólo de los sentidos”. Friedrich Nietzsche (1844-1900) filósofo, poeta, músico y filólogo alemán.

PD.- Si un hombre rectifica su propia conducta, el gobierno es asunto fácil; y si no rectifica su propia conducta, ¿cómo puede rectificar a los demás? Confucio (551-479 a.d.c.) Pensador chino.

www.facebook.com/viborianuscolumna

viborianus@gmail.com 

@viborianus   

www.viborianus.com

Leave a Reply

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes