Que padre…Ser padre ¡!!!!

Luis Pasco Chávez ______

«Se les presentó el Ángel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de temor. El ángel les dijo:

—No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo:

—Vayamos, pues, hasta Belén y veamos lo que ha sucedido y el Señor nos ha manifestado.

Y fueron a toda prisa, y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.

Al verlo, dieron a conocer lo que les habían dicho acerca de aquel niño».

El nacimiento de Jesús, el niño de Belén evidencia que SER PADRE….es  MANDATO  DIVINO ¡!!!

Muchos padres, la inmensa  mayoría, podemos confirmar en el cumplimiento de nuestra responsabilidad:

“ASI AME A TU MADRE, POR ESO QUISE SER PADRE.  ¡! SOY UN PADRE, A TODA MADRE ¡!!!!

La mujer es la “ayuda idónea”. Ellas  asumen sus roles en la  familia generosidad y sacrificios, aceptan su protagonismo en la economía familiar, y  saben ser  fieles a su  juramento cristiano, cumpliendo la promesa de amor ofrecida en el altar, brindando al padre de sus hijos las caricias emocionales, cuando su compañero de vida está siendo “vapuleado por la economía y las leyes del mercado”.

Bíblico es el mandato que se le concede al hombre ser “cabeza del hogar”,  lo negativo a veces el  cuello – léase la mujer – nos trae “de cabeza”. Lo afirmo risueñamente, sin ánimo de agraviar a ninguna esposa,  porque, aceptando como validos las reivindicaciones de un sano feminismo, muchas veces, todo ello ha desembocado en un divisorio y castigador “hembrismo”. El tono emocional en el hogar es responsabilidad de la mujer. Es inherente a su gracia y belleza divina, parte  de su privilegio de  ser MADRE, sin dejar  de ser mujer.

Es curioso, estas líneas están dirigidas para celebrar al padre, no obstante, he escrito mucho sobre ellas. A fin de cuentas, la madre es la que educa  al futuro padre. Además, no podríamos haber sido padres, sin el gratificante  concurso de ellas. Ellas nos ayudan a disfrutar una sana  y responsable paternidad. Claro hay excepciones.

La mayoría de padres, con  anhelos y  expectativas, pero también con temores, desconfianzas y frustraciones,  sufren  la inestabilidad, flexibilidad y marginalidad del “desregulado  mercado laboral”,  esto hace que cada vez sea mas duro…ser un padre, a toda madre ¡!!!!

Que significa ser padre  ?  La paternidad es una construcción social, y  su definición  ha variado con el tiempo desde una rígida e indolente  postura autoritaria  hasta “nuestros tiempos modernos, en donde muchos  padres que disfrutan y  gozan preparando la mamila, acompañan o esperan a sus esposas  en los “desayunos con sus amigas” y hasta los mas abnegados  se ocupan de las tareas domesticas, cuando ella es la principal proveedora, gracias al desempleo  que el “padre”  padece en esta  economía  neoliberal. Ellos, con escaso empleo, y  ellas con empleos mal pagados, ganando el 30% y hasta 40%  menos que lo que el solía ganar. Es una constante mundial la disparidad entre el ingreso de ellos y ellas, siendo esta diferencia aun mayor en la realidad mexicana. Pero en fin….el debate sobre que es y quien es un padre, es conflictivo.

La sociedad industrial imprimió nuevas características a la familia. Los hombres fueron forzados a trabajar todo el día y el contacto entre los padres y los hijos se redujo.  Se impuso una profundización entre lo publico y lo privado, quedando las mujeres “soberanas del hogar”  El modelo hegemónico de masculinidad, incluyo la creación del modelo “padre proveedor”

La concepción y praxis de la paternidad, asumen distintos estereotipos en los diversos grupos etarios, como también en la diversidad humana y social. Entre los grupos de menor ingreso económico, sus hijos: niños y jóvenes, suelen ser apoyo y hasta sustento para la economía familiar. Trabajan para contribuir al ingreso familiar, con la consecuente deserción escolar.

En los “sectores pudientes”, con un ostentoso  historial de consumo, y con el cariño mal entendido de uno de los progenitores  o de ambos, los hijos  suelen ser mas exigentes de sus “derechos” llegando incluso a ser irreflexivos críticos de sus padres, cuando no se les ­satisface – ya  no sus necesidades vitales – , sino sus deseos y caprichos en el consumo, tales como la ropa de marca y/o el coche del año.

Lejanos están los tiempos de aquella famosa “Carta al Padre”  de Frank Kafka, en donde se imponía  la dureza paterna, en la  formación del carácter del joven, hasta llegar a los tiempos de la modernidad, en donde el permisivismo, el hedonismo y  el nihilismo matizan  la concepción de la vida.

Los hombres, no hemos sabido “expresar nuestras emociones paternas”, quizá  por estar inmersos en la competitividad laboral. Gracias a nuestro esfuerzo laboral y aporte económico, les facilitamos  a las madres de nuestros hijos, disfrutar del tiempo de criarlos, compartir  sus dudas, intimidades e inseguridades propias del crecimiento y las contradicciones del desarrollo socio-emocional de los hijos.

En esta  ocasión  del DIA DEL PADRE y para cumplir cabalmente con su justa y merecida celebración, me permito dejar las “líneas duras descritas anteriormente”, dejando atrás la economía y la sociología familiar, la mercadotecnia frívola, los “inestables  mercados laborales” e incluso hasta la genética humana para dar paso al  silencioso  amor paterno –  normalmente condicional – a diferencia del amor materno, como bien lo explica Erich Fromm en su libro:”El Arte de Amar”

Educarlos a los hijos en la Fe, en el Amor, en la tolerancia a la frustración y a la diversidad humana, hacerlos hombres y mujeres de bien, es tarea de ambos padres. En muchos casos,  la esclavitud del tiempo laboral, no permitió a muchos hombres, conciliar  ambas tareas, privilegiando el trabajo en desmerito del tiempo dedicado a la familia   sobre  el fin   noble de  ser el proveedor natural de las necesidades materiales de la familia.. Dimos buen ejemplo de  afecto y responsabilidad, pero quizá no lo suficiente.

Llego el fin del “Hombre Proveedor” baja el ingreso familiar, se “reestructura”  la familia, pero  sigue en aumento el consumo superfluo que carece de ética económica. La ética en el consumo, es una tarea pendiente en las familias mexicanas, especialmente entre las familias con ingresos privilegiados. Se da  paso a la contribución económica de ambos: padre y madre,  con las consiguientes   consecuencias: niños de guardería,  adolescentes carentes  de atención de  sus padres, alimentación a base de  comida chatarra, sin  valor nutricional, ausencia de  la calidez de una comida y/o cena   familiar.

Esta celebración merece un final feliz, no un  circunstancial  regalo material, que nunca llena por completo nuestra necesidad espiritual. Este obsequio lo  lego el poeta libanés, Gibran Khalil Gibran, en su libro: “EL PROFETA”

“Tus hijos no son tus hijos, son hijos e hijas de la vida misma, deseosa de si misma,

no vienen de ti sino a través de ti, y aunque estén contigo no te pertenecen

Puedes darles tu amor, pero no tus pensamientos, porque ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos, pero no sus almas, porque ellos viven en la casa del mañana,

Que tu no podrás visitar ni siquiera en sueños”

Cedemos la palabra  al hombre silente, y que sea la rima, la poesía, quien sepa rendir justo tributo y homenaje a todos aquellos hombres, que aun en sus imperfecciones, equivocaciones  y temores, hacen su mejor esfuerzo cotidiano, para cumplir a cabalidad con su “Mandato Divino” ¡!!!! y  poder alzar la voz gritarle  a su prole:

“ASI AME A TU MADRE, POR ESO QUISE SER PADRE.   SOY UN PADRE, A TODA MADRE”

 Luis Pasco Chávez

Escrito publicado Junio 2011

Short URL: http://misraicesdigital.com.mx/?p=50040

Posted by on Jun 17 2017. Filed under DE OCHO. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Leave a Reply

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes