Postigo

Mancera, el seudo candidato

José García Sánchez ________________

La guerra de Miguel Ángel Mancera no radica en intentar dividirlo sino que imponerle una derrota electoral de al que no vuelva a levantarse de la lona.

Y para logar esta derrota sin precedente en las urnas el mejor candidato es precisamente miguel Ángel mancera. A este extraño personaje híbrido ideológicamente y en el limbo de los partidos políticos nadie lo conoce fuera de la capital del país.

Es demasiado tarde para que inicie una campaña de reconocimiento en el resto del país. Ni siquiera en los estados colindantes con la Ciudad de México es conocido Mancera, menos aún su obra y su pensamiento político. En su momento se le sugirió que en cada una de las 31 entidades invitara a trvés de spots a visitar la capital del país, dando la cara e intentando cautivar con su sonrisa infantil y su voz aguda. Se negó.

Mancera es el gobernante de la ciudad de México menos conocido en el resto del país en los últimos 20 años. Es el más priista de los jefes de gobierno desde que el PRD adoptó la ciudad de México como bastión. Es el único gobernante que no es perredista desde 1997. Sólo aprovechó la inercia electoral de triunfos del PRD en la capital para montarse como caballo de Troya en el progresivo desgaste de ese partido en la Ciudad de México.

Mancera no quiere al frente Ciudadano dividido, lo quiere derrotado en las urnas. Ese es su objetivo.

Sabe  que no puede ganar las elecciones, es decir, que nunca será presidente de la República. Nadie puede imaginarse a los electores de Baja California o de Coahuila votando por un personaje como Mancera. Y así pueden mencionarse uno a uno los estados de la República.

Nunca hizo campaña ni siquiera disfrazado de vacacionista en ningún lugar de la República. Cuando repartió patrullas chatarra en Chihuahua, sólo simuló tener presencia en el norte del país, pero más bien como aparador de estados unidos que de posible candidato a la Presidencia de la República ante los juarenses.

Le dijo claramente al presidente municipal de Ciudad Juárez, Armando Cabada al entregarle las llaves de los vehículos: “ya no son útiles para el servicio en la CDMX”.

Mancera es el ariete del PRI para desarticular el frente y desgastar a Morena. Es la labor que ha realizado Mancera prácticamente desde los primeros días de su mandato cuando desató una ola de represión contra los capitalinos en las protestas por la toma de posesión de Peña nieto. En acciones que llevaron a la cárcel hasta a los aseadores de calzado del centro histórico dela Ciudad de México.

La relación con el gobierno federal fue no sólo armoniosa de parte de Mancera sino casi romántica. Fue una prolongada luna de miel, donde Mancera se reunía con mayor frecuencia con los colaboradores de Peña Nieto que con los legisladores del partido que lo llevó a la jefatura de gobierno. Hasta que el berrinche los separe.

Es por eso que mancera es un priísta no confeso. Tampoco se avergonzaría de serlo, pero eso dependerá de sus victorias en la batalla electoral del 1 de julio, porque el objetivo de Mancera es la ruptura del frente ante una contundente derrota electoral. Es decir, la derrota del frente en las urnas es su victoria personal.

www.entresemana.mx  

Short URL: http://misraicesdigital.com.mx/?p=62120

Posted by on Dic 7 2017. Filed under OPINION. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Leave a Reply

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes