Poder inundado de soberbia e inexperiencia

Comparto Viborianus…LUNES 14 MAYO 2018. Basta de muerte y saqueo. Sigamos alzando la voz, exigiendo Justicia y Paz. !ALTO AL TERRORISMO!

Victoriano Robles Cruz ___________________

Si vos nos preguntáis: ¿De qué somos víctimas quienes tenemos como placer el periodismo?, obviamente del éxito de nuestra palabra escrita. Porque dices la verdad, porque incomoda el status de los poderes, porque argumentas las ilegalidades, porque testimonias las imprudencias, los abusos; porque explicas las falsedades, porque recuerdas las promesas incumplidas, y por muchos otros porque… el aluvión de la deshonestidad de allí procede: del poder. La población, los lectores, son quienes otorgan el éxito.

Desde luego… ese éxito produce vanidad y arrogancia, sin llegar a los niveles de los titulares de los poderes; pero por supuesto, allí suele dimensionarse en la estratosfera. Pero entre los periodistas es innegable las muestras de inmodestia y de jactancia, no con facilidad puede hacerse a un lado esa conducta, ese comportamiento. Esa sobresaliente actitud, de sobrevalorar las propias habilidades, atributos y conocimientos y, en consecuencia, desarrollar un concepto de sí mismo tan exagerado que permite creerse superior a los demás y varios con jactancia y vanagloria se comportan frente a otros. Los periodistas son seres humanos, aquella ilusión o fantasía suele ser pasajera, así debiera ser.

Anecdótico resulta cuando desde el poder se privilegian estas conductas, cuando ellos las reproducen, cuando los ciudadanos distinguimos con nuestras observaciones el común denominador de la soberbia, entre la burocracia de elite. Muchos son los ciudadanos quienes aún se cuestionan sobre el fenómeno de la trasmutación o metamorfosis de estos individuos cuando llegan al poder. Hemos escuchado estas expresiones: “¡Cómo han cambiado estos personajes!” nos afirmaba un parroquiano en la colonia Forjadores… “como si estos días nunca fueran a cambiar, ya se sienten insoportables”. ¡El poder es temporal pero la vanidad les impide visualizar esa realidad!

¿Cómo querer cambiar? Así no se puede, si no se aterriza, si no se asientan los pies en la realidad, si no se parte de un objetivo diagnóstico. Para querer cambiar algo se debe conocer muy bien sus cualidades, sus características, las causas que provocaron su deterioro, el desvío de los propósitos originales. Pero esa cualidad no la permite la misma arrogancia, vanidad y/o soberbia de los personajes del poder. Cuando usted amable lector escucha decir, lee en los medios impresos y electrónicos, que “todo está bien”, palabras más o menos, de estos personajes del poder; es porque algo les impide visualizar la realidad. Aunque, pudiera ser la simpleza de no querer ver la realidad, la ocultan o bien la disfrazan, en esa pérfida simulación del ejercicio del servidor público.

Ahora los quintanarroenses estamos sufriendo las consecuencias de una gobernanza inundada de estas cualidades, de los rasgos propios de los hinchados de poder: vanidad y soberbia. Son muchos los casos, de seres humanos comunes y silvestres, que por accidentes devienen en líderes, se instauran en el poder con un discurso de humildad y de servicio, para terminar, erigiéndose en sátrapas devoradores de sus propios pueblos.

Ahora hemos escuchado expresiones, consideradas en otros momentos de 2016, como increíbles y hediondas, sorprende que personajes de presencia social en Chetumal pronuncien: ¡“la verdad que cuando estábamos mal, estábamos mejor”! ¡Sí, sorprendente y contradictorio, pero real! Los ciudadanos muy pocas veces se equivocan en sus expresiones populares. Los ciudadanos marcan la pauta de lo político y social, y los gobiernos en su vanidoso desempeño nunca los alcanzan. Mucho mejor ahora con el servicio de las redes sociales, pocas cosas pueden permanecer ocultas por mucho tiempo, de esa burocracia de elite.

Los quintanarroenses, ahora con esta administración, eufemísticamente autodenominada del cambio, observamos los peores índices delincuenciales, las estadísticas son abrumadoras. Estos hechos delictivos a diario, no los teníamos cuando nos dijeron que estábamos peor. Pero, así como suceden las ejecuciones, las extorsiones a comercios, secuestros exprés, los robos a casa habitación, de vehículos, la quema de vehículos, violaciones, feminicidio, y la inocultable violencia familiar. De igual dimensión es el silencio informativo oficial, nadie asume sus responsabilidades, nadie da la cara.

Según el último reporte de semáforo delictivo (sólo mes de marzo) de los 11 indicadores delictivos en siete aparece Quintana Roo con señalamiento en rojo. Felipe Carrillo Puerto, Othón P. Blanco, Solidaridad y Benito Juárez son las regiones municipales con mayor cantidad de indicadores en luces rojas. 44 es la cantidad de homicidios dolosos. El robo a casa habitación reporta 234 los denunciados. El robo a negocio alcanza los 393 incidentes. El indicador de violencia familiar fue de 278 veces.

Muchos paisanos se cuestionan: ¿Por qué si ya se dieron cuenta que lo habitual no funciona, porque no cambiar los procesos? La delincuencia sigue creciendo, aumenta día a día; sin embargo, no observamos exista alguna intencionalidad para acomodar los procedimientos y se busque otra que sustituya y ofrezca mejores resultados. ¿Por qué no intentar la búsqueda de la asistencia internacional? Muchos otros países mantienen los niveles de la delincuencia muy controlados, acaso no existe preocupación por como la delincuencia se ha apoderado de Quintana Roo. Quizá les place estar como rehén de la delincuencia. Una posición muy cómoda pero grave para la ciudadanía. También la soberbia los trae de rehenes.

Viboritas : mientras los golpes bajo la mesa prosiguen con todo rigor. En reciente toma de protesta de la directiva de CMIC, un empresario de la construcción anidado en el Sector Salud, organizó bonito desfile de mantas contra su colega de gabinete. La avaricia también siembra mantas. ¿Y quién pone orden? ¡El Chapulín Colorado ya murió!

Circula en redes sociales la nueva tarifa impositiva para el cobro de las multas de tránsito. Para aquellos conductores irreverentes contra la nombra de tránsito. Desconocemos quién la autorizó, pero los montos son insultantes para los quintanarroenses. Pero, además, es otra forma de promover la corrupción con los agentes de tránsito, pues es preferible un arreglo, que aceptar tremenda multa impositiva, por un desliz. ¿Será otra manera de apoyar la economía familiar?

PD.- “La naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos y humildes en la adversidad”. Nicolás Maquiavelo (1469-1527) Historiador, político y teórico italiano.

PD.- El educador democrático no puede negarse el deber de reforzar, en su práctica docente, la capacidad crítica del educando, su curiosidad, su insumisión. Paulo Freire (1921-1997) educador y experto en temas de educación, brasileño. ¡Felicitaciones para todos los profesores!

www.facebook.com/viborianuscolumna

viborianus@gmail.com 

@viborianus   

www.viborianus.com

Leave a Reply

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes