Nuevo gobierno cubano garantiza continuidad de la Revolución

Cosset Lazo Pérez* __________________

La Habana (PL).- Garantizar la continuidad de la Revolución y salvaguardar el legado de su generación histórica constituyen líneas de trabajo fundamentales para el nuevo gobierno de Cuba.

Así lo anunció el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, en su primer discurso como jefe de Estado durante la sesión constitutiva de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el 19 de abril en el Palacio de Convenciones de La Habana.

Asumo esta responsabilidad con la convicción de que cada cubano, desde la posición que ocupe, será fiel el ejemplo del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro (1926-2016), y de Raúl Castro, expresó el gobernante.

Miguel Díaz-Canel.

El nuevo presidente además dedicó unas palabras a resaltar el legado de la generación histórica que ha conducido la Revolución cubana por casi 60 años.

También en su primer discurso, Díaz-Canel -ingeniero electrónico de profesión y Máster en Dirección- hizo un llamado a fortalecer la unidad para continuar en la construcción de un socialismo próspero y sustentable.

“Y a los que por ignorancia o mala fe dudan del compromiso de las generaciones que hoy asumimos nuevas responsabilidades en el Estado cubano, tenemos el deber de decirles con claridad que la Revolución sigue y seguirá viva”, aseveró al asumir sus nuevas funciones ante los 605 diputados.    La Asamblea Nacional – órgano supremo del poder del Estado que representa y expresa la voluntad soberana de todo el pueblo- instaló el 18 y el 19 de abril su IX Legislatura y eligió un nuevo Consejo de Estado.

Encabezado por Díaz-Canel como presidente de ese órgano de 31 miembros y del Consejo de Ministros, la nueva estructura la integra además Salvador Valdés como primer vicepresidente.

En tanto, Ramiro Valdés, Roberto Morales, Gladys Bejerano, Inés María Chapman y Beatriz Johnson resultaron vicepresidentes, y Homero Acosta recibió el respaldo de los parlamentarios para continuar como secretario.

Díaz-Canel -quien se desempeñó en las funciones de primer vicepresidente durante cinco años- sustituyó en el cargo al líder Raúl Castro.

El exmandatario continuará hasta 2021 como primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, a partir del mandato del VII Congreso de esa organización, celebrado en 2016.

Al ofrecer las palabras finales en la constitución de la IX Legislatura del Parlamento, Raúl Castro manifestó su confianza en el nuevo presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, al destacar su fidelidad a la Revolución y la solidez política.

La elección de Díaz-Canel no es casualidad. No dudamos que por sus virtudes, experiencia y dedicación al trabajo tendrá éxito absoluto en la tarea que le ha encomendado nuestro órgano supremo del poder del Estado, aseguró.

En su alocución, el General de Ejército habló sobre el desempeño de este en el cargo de primer secretario del Partido en las provincias de Villa Clara y Holguín, y después como Ministro de Educación Superior y de primer vicepresidente del Consejo de Estado.

LA UNIDAD COMO PRINCIPAL ARMA

Al hablar del proyecto social iniciado el 1 de enero de 1959, Raúl Castro consideró la unidad del pueblo como la principal arma de defensa de la Revolución cubana.

En este punto coincidió además Díaz-Canel, quien afirmó: “la unidad, tan necesaria mientras se forjaba la nación, es desde 1959 su más valiosa y sagrada fuerza; que se ha hecho extraordinaria e invulnerable en el seno de nuestro único Partido, que no nació de la fractura o atomización de otros, sino de la integración de todos los que se proponían hacer un mejor país”.

La instalación de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular finalizó el proceso de elecciones generales iniciado en la isla caribeña el pasado año.

El anuncio del nuevo Consejo de Estado -órgano de la Asamblea que la representa entre uno y otro período de sesiones- tuvo lugar en el aniversario 57 de la victoria alcanzada en Playa Girón bajo el mando de Fidel Castro sobre la invasión mercenaria organizada y financiada por el gobierno de Estados Unidos.

Los mercenarios arribaron a la isla caribeña por la Ciénaga de Zapata -provincia occidental de Matanzas- la madrugada del 17 de abril de 1961.

Dirigidos por Fidel Castro, el ejército y una representación del pueblo de la nación antillana derrotaron a los invasores que se rindieron en Playa Girón al atardecer del día 19.

Esta victoria de Cuba representó la primera gran derrota del imperialismo estadounidense en América Latina.

* Periodista de la Redacción Nacional de Prensa Latina.

Leave a Reply

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes