Nueva etapa histórica nacionalista con sectores público-privado-social

México, con la mejor estabilidad macroeconómica para la inversión;

Infraestructura contra estancamiento económico; el reto es la violencia.

 Juan Manuel Rodríguez / Mercado Interno ________________

“Mis Raíces” reproduce este artículo de nuestro colaborador Juan Manuel Rodríguez que, a sus casi 83 años, 64 de ellos en el oficio de reportero, reproduce lo que en su larga trayectoria vivió  y fue testigo de los acontecimientos de lo que en este comentario escribe.

(1-XII-19).- Centrados en el balance del primer y difícil año de gobierno de Andrés Manuel  López Obrador, los analistas nacionales y extranjeros fijan el claroscuro panorama con el estancamiento económico con visos de recesión y la violencia desatada por el lado más dramático. Son los observadores extranjeros los que más ponen el énfasis en la estabilidad fiscal del país.

 Sin embargo, los primeros doce meses fueron destinados a instalar las bases de lo que, en los próximos 5 años será la transición hacia la tranformación y tender los lazos necesarios del nuevo régimen con los sectores claves coordinados, empresarios nacionalistas, sector social, academia, sindicatos y en general a toda la población comprometida con la nueva etapa histórica del país, en la 4ª.  Transformación.

 La confianza popular estriba en que votaron por un cambio y, desde el primer minuto de gobierno, lo están comprobando. Solo basta recapitular lo que ha sido la reciente historia de México desde la Revolución Mexicana hasta nuestros días,para entender el significado de la enorme sacudida que necesitaba urgentemente en todos los órdenes el país Los más vulnerables económicamente, lo saben y sí entienden los cambios  requeridos.

El concepto transformador lopezobradorista que busca disminuir la desigualdad entronizada desde la conquista y romper con la generalizada corrupción, se evalúa con solo observar la trayectoria en la tercera etapa transformadora de la Revolución Mexicana.

 Con la Constitución que rescató los derechos sociales, la incipiente industrialización alemanista (no ajena a actos corruptos) no se explica si Cárdenas no hubiera expropiado el petróleo, creado el Politénico, la Comisión Federal de Electrricidad, la nacionalización ferrocarrilera, y otros actos fundamentales para el surgimiento del México moderno.

 Cerrada la frontera a las importaciones, creció la industria favorecida por el campo gracias a los precios de garantía de los granos y, tras la devaluación del jueves de Corpús del 54, inició el “desarrollo estabilizador” que mantuvo durante 22 años a nuestra moneda, el peso, sin cambio. La rectoría del Estado desarrolló una economía mixta con inversión pública y privada que permitió crecimiento con promedios del 6.5%, incluso para evitar el desempleo, mediante el rescate, gubernamental de empresas que no prosperaron..

 Sin embargo la numerosa población rural cuya producción sostuvo a la industria, consideró insuficientes los precios fijos por sus cultivos,  emigró a las ciudades atraídas por los sueldos en las empresas fabriles formando las “ciudades perdidas” en las goteras de las urbes , y Díaz Ordaz fue el último gobernante que logró exportar trigo, pues ahí empezó el déficit alimentario que todavía sufrimos acrecentado..

 Las administraciones sucesivas, conocidas como la ”docena trágica”, con Echeverría terminó con una devaluación y la de López Portillo, que ofreció que administraría la abundancia, terminó con otra devaluación cuando los precios del petróleo cayeron y no haber escuchado las advertencias de ello. Si Díaz Ordaz dejó una deuda de apenas 5 mil millones de dólares Echeverría la cuadruplicó a 20 mil millones y López Portillo volvió a cuadruplicarla hasta llegar a 80 mil millones de dólares. El país crecía, no obstante, pero también la corrupción.

 Sobresale la administración de Miguel de la Madrid porque el terremoto permitió a la sociedad civil resurgir ante la inoperancia oficial en el rescate de víctimas y porque la inflación llegó a niveles de 150%, al grado que su sucesor,  Salinas de Gortari, que ya operaba su precandidatura desde la secretaria de Programación Y presupuesto, logrando con una elección nada clara a la presidencia y sólo llegó para implantar el neoliberalismo. y borrarle tres ceros al devaluado peso.

 Venta de empresas paraestatales, desaparición de refinerías, petroquímicas y otras plantas para llevar a Pemex a su quiebra y desaparición, con un programa neoliberal que multiplicó la pobreza de grandes sectores de la sociedad y terminó con una gran desigualdad social, dejando una economía sostenida con alfileres que se cayeron en los primeros días del gobierno Zedillista, cuyo primer año de ejercicio registró una caída económica de 6.5%.

 Llegó el opositor Partido Acción Nacional a Los Pinos en una alternancia que fuera aspiración nacional para sacar al PRI de Los Pinos, pero que frustró a todos los mexicanos, pues de cambio, no hubo nada y siguió el neoliberalismo.  La deuda pública creció desmesurada, no obstante que en ese sexenio y el siguiente de Calderón, se dice que los ingresos por excedentes petroleros llegaron a ser entre 500 mil y 700 mil millones de dólares ¿dónde están? La deuda pública en esos dos regímenes llegó al 37% del PIB y con el regreso del PRI con Peña Nieto alcanzó prácticamente el 50% de Producto Interno Bruto con 10 Billones de pesos.

 El segundo período panista abrió también la “guerra contra el crimen que desató un baño de sangre que no acaba. De la corrupción, ni hablemos porque todos sabemos cómo la  acrecentaron.

 Que el país ha crecido? Sin duda, con la participación de la inversión,  más de la privada que pública, pero a qué costo y con el resultado de la miseria de la mayoría de familias mexicanas, por el pésimo salario estancado y un precarismo brutal, mientras se mantenía un sistema de  privilegio de unos cuantos que mantienen la riqueza nacional como lo revela Coneval.

 Este sintético resumen es el que hay que analizar para entender por qué urge el cambio y la 4ª. Transformación. Lo que sí se logró en el primer año fue abatir la corrupción e iniciar el equilibrio volviendo los ojos a las clases más desprotegidas con aumentos al salario mínimo inusuales y que ahora, tienen un sustento que, más temprano que tarde, se reflejará, no digamos en el consumo, sino en nuevas generaciones que por fin son atendidas para que participen no sólo en el desarrollo, sino en la generación de riqueza.

www.mercadointerno.com.mx

Print Friendly, PDF & Email

You must be logged in to post a comment Login

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes