“¡La que no brinque, es macho!”

Blas A. Buendía / Reportero Free Lance _________________

filtrodedatospoliticos@gmail.com

“¡La que no brinque, es macho!”, fue el cántico al unísono de cientos de mujeres jóvenes que volvieron a salir para conquistar calles y avenidas en contra del feminicidio que en los últimos días se ha agravado en diversos puntos de la Ciudad de México. Muchas de ellas portaban cruces de color rosa en papel negro, como símbolo de duelo por las mujeres asesinadas en todo el país.

En la tarde del viernes 29 de noviembre, las féminas marcharon por las avenidas Paseo de la Reforma, Juárez, 5 de mayo hasta terminar su travesía en la Plaza de la Constitución donde arengaron consignas a fin de que las autoridades judiciales velen por su seguridad, “y no por ser mujeres deben estar viviendo bajo en régimen de terror”.

Así como en diversos sitios de la República Mexicana, en el corazón de la Ciudad de México, se escuchó la apremiante demanda gutural de las chicas cuyas edades fluctúan entre 10,15, 20, 25, 30, 35 y 40 años de edad. A su llegada al Zócalo, se ubicaron frente a Palacio Nacional donde esperaban una respuesta de la Presidencia de la República, “¡pero su demanda jamás fue escuchada!”

A lo largo de su marchan que fue pacífica en comparación a otras concentraciones que han registrado el vandalismo femenino, si bien en esta ocasión también alteraron la tranquilidad de la ciudad, y en consecuencia los cortes viales por parte de la Policía local, en sus consignas permanentes llevaban el sello sobre la de exigir “¡justicia!”

Esta nueva movilización corresponde como parte de las movilizaciones a nivel nacional del movimiento #NoMeCuidanMeViolan y #JuntasBrillamosMás, que para entenderlo mejor, marcharon contra la violencia de género

Las consignas “De camino a casa quiero ser libre no valiente”; “¿Y quién nos cuida de la policía?”; “Mi cuerpo mi primer territorio de defensa”; “Ni una más”, poco a poco eran descritas en pequeñas cartulinas por mujeres que, hartas de la violencia que atraviesan día con día, decidieron por enésima ocasión tomar las calles del primer cuadro de la capital para hacerse escuchar.

La rabia de las mujeres no es para menos en un país donde, en promedio, una mujer es asesinada al día. En ese sentido, hasta el mes de julio se registraron 42 feminicidios y 180 homicidios dolosos de mujeres cuando menos en el Estado de México; además, según datos del Informe de Incidencia Delictiva del Secretariado Ejecutivo, en ese mismo lapso se denunciaron dos mil 902 crímenes que atentan contra la libertad y seguridad sexual.

En el camino hacia Palacio Nacional, también se escucharon insistentemente otras consignas, como: “¡Señor, señora no sea indiferente, se mata a las mujeres en la cara de la gente!”; “¡La que no brinque, es macho”; “No que no, sí que sí, ¡ya volvimos a salir!”

En fechas recientes, la agrupación #JuntasBrillamosMás ha convocado movilizaciones en más de 10 ciudades del país, esto como muestra de solidaridad ante los hechos ocurridos el pasado 3 de agosto, en los que una chica de 17 años volvía sola a su casa en la madrugada con dirección a la delegación Azcapotzalco, en Ciudad de México y fue violada por cuatro policías que ofrecieron llevarla.

O el crimen en contra de Abril Pérez Sagaón que atrajo la presión de la opinión pública para que el Poder Judicial de la Ciudad de México suspendiera a los jueces de control del Sistema Penal Acusatorio Federico Mosco González y Luis Alejandro Díaz Antonio, quienes llevaban la causa penal y haber dejado en libertad a un sospechoso que resultó ser ex cónyuge de la hoy occisa.

Por este y muchos más casos, las mujeres organizadas se han congregaron  ante las autoridades judiciales y del Ejecutivo local y federal, para hacer manifiesta su indignación frente a los casos de violaciones, feminicidios y violencia de género a las que están expuestas a diario, sin que exista un mecanismo hasta ahora eficaz para contrarrestar esta grave problemática que azota la seguridad de México.

La violencia no sucede solo en una entidad mexicana, las movilizaciones de ese viernes representaron una muestra de sororidad entre mujeres de diversas zonas del país como en la Ciudad de México, Toluca, Saltillo, Xalapa, Oaxaca, San Cristóbal, Puebla, Tuxtla Gutiérrez, Mazatlán, Querétaro, entre otras, donde ha habido movilizaciones a lo largo de los últimos días.

“¡La que no brinque, es macho!”, arengaron en el marco de que diariamente son nueve mujeres son víctimas de asesinatos cuyos delitos prácticamente quedan en la impunidad, que no obstante de su sentencia, y si bien las mujeres “demandan respeto”, se manifestaron igualmente en un plan andrógino: “¡Fuera hombres!”, cuando decenas de ellas se les identifica como las Tom Boy millenium’s.

Es decir, son chicas que se visten masculinas pero que en realidad son femeninas, y que dentro de este “mundo raro”, es otra manera de decir “TB”, quizás acentuando más su lado masculino. En pocas palabras, chavas que se ven femeninas pero que actúa de manera masculina.

Pese a ello, exigieron también que no se re-victimice a las mujeres que acuden a denunciar, que los Ministerios Públicos tengan capacitación en materia de género y atención ciudadana; que trimestralmente se haga una asamblea con las colectivas para que les rindan cuentas acerca de los procesos para una auditoría y fiscalización ciudadana, que los medios de comunicación dejen de estigmatizar y re-victimizar a quien denuncia, que se le dé seguimiento puntual a cada una de las Carpetas de Investigación y que el Observatorio de Género rinda cuentas semestralmente.

Print Friendly, PDF & Email

You must be logged in to post a comment Login

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes