India continuó en 2019 su carrera espacial

Alfredo Boada Mola* _______________

Nueva Delhi (Prensa Latina).-  El puerto espacial de Sriharikota, una isla barrera frente a la costa del estado de Andhra Pradesh, aguarda por los primeros vyomanautas (astronautas) que India enviará por si sola al espacio en 2022, como parte de la Misión Gaganyaan.

El presidente de la Organización India de Investigación Espacial (ISRO), doctor Kailasavadivoo Sivan, dijo que el fallo en los últimos instantes de la hazaña que India perseguía alcanzar con la Misión Chandrayaan-2, de posar suavemente un módulo de aterrizaje en el Polo Sur de la Luna, no puso fin al sueño cosmonáutico del populoso país surasiático.

Todavía la agencia espacial india busca salvar el módulo Vikram de su segunda misión lunar, con el cual se perdió todo contacto cuando los científicos indios intentaban hacerlo alunizar en esa inexplorada región de la Luna.

Vikram no pudo completar la madrugada del pasado 7 de septiembre el tan esperado descenso autónomo y perdió comunicación con las estaciones en la Tierra, a solo 2.1 kilómetros de distancia de su objetivo, en una planicie elevada entre los cráteres Manzinus C y Simpelius N, en el Polo Sur de la Luna.

Los expertos sugieren que una anomalía en el propulsor causó que la sonda se saliera de la trayectoria designada y cayera a una corta distancia del lugar esperado. ISRO informó que Vikram tuvo un arribo duro y confirmó su localización por las cámaras a bordo del orbitador Chandrayaan-2.

La sonda estaba preparada para liberar un vehículo de exploración de 27 kilogramos de peso una vez que se asentara el polvo levantado durante el alunizaje.

El pequeño rover, cuyo nombre Pragyan significa sabiduría en sánscrito, saldría por medio de una rampa del interior de Vikram para llevar a cabo experimentos durante un día lunar, equivalentes a dos semanas terrestres.

No obstante el infortunio técnico, se espera que el orbitador Chandrayaan-2 esté operativo durante siete años y ayude a comprender más sobre el proceso de evolución de la Luna, además de realizar el mapeo de sus minerales y moléculas de agua en las regiones polares, así como recopilar otros datos sobre la topografía y la exosfera del satélite natural de la Tierra.

La misión es monitoreada desde el Complejo de Operaciones en la Red de Telemetría, Rastreo y Comando de ISRO, con el apoyo de las antenas de la Red India de Espacio Profundo en Bylalu, cerca de la ciudad de Bangalore.    Por otro lado, de tener éxito Gaganyaan, el programa de vuelo espacial tripulado que lleva más de 15 años siendo preparado por ISRO, India se uniría a la lista que inició en 1961 la Unión Soviética, representada hoy por Rusia, y que luego continuaron Estados Unidos y la República Popular China, como los únicos países en enviar por sí solos misiones tripuladas al espacio.

En 1984, el primer astronauta de la India, el cosmonauta investigador Rakesh Sharma, orbitó la Tierra durante ocho días en la nave Soyuz T-11, en compañía de los soviéticos Yuri Malyshev y Gennady Strekalov, como parte del trabajo conjunto de la Organización India de Investigación Espacial y el programa espacial soviético Intercosmos.

Para Gaganyaan (nave espacial en hindi), ISRO desarrolló un cohete capaz de transportar pesadas cargas al espacio, el Vehículo de Lanzamiento de Satélites Geosincrónicos Mark III o GSLV-MkIII, que puede elevar cuatro toneladas de carga útil a la órbita de transferencia geoestacionaria y hasta 10 toneladas a la órbita terrestre inferior.    Con 640 toneladas de peso y algo más de 43 metros de altura este vehículo espacial, que también se conoce como “Baahubali”, será más que suficiente para enviar una tripulación al espacio, afirman los expertos de ISRO.

Hasta tres cosmonautas indios podrían viajar en la cápsula o módulo de la tripulación, de siete mil 800 kilogramos, que sería transportada hasta una órbita situada entre 300 y 400 kilómetros de distancia de la Tierra durante siete días, según el programa espacial de la India.

La nación surasiática fabrica y lanza sus propios cohetes y satélites, y en el área de aplicación la agencia espacial india es considerada una de las mejores.

Antes de que finalice noviembre de 2019, la Organización India de Investigación Espacial lanzará el satélite avanzado de imágenes y cartografía de la Tierra Cartosat-3, mediante el vehículo PSLV-C47.

De mil 560 kg, Cartosat-3 viajará junto con 13 pequeños satélites comerciales de clientes estadounidenses que deberán ser colocados en una órbita polar a 509 kilómetros de la Tierra.

Será el primero de una serie de satélites de alta resolución de tercera generación destinados a la observación de la Tierra, que podrá divisar desde su órbita a objetos de 25 centímetros, una cualidad que lo convierte en una de las cámaras de imágenes más nítidas del mundo.

A principios de este año, la agencia espacial de la India colocó en órbita los satélites Microsat-R y Kalamsat, este último una carga útil creada por estudiantes.

Mientras el satélite de imágenes Microsat R es un artefacto que pesa 700 kg destinado a propósitos de investigación de defensa y organización para el desarrollo, Kalamsat es un nanosatélite de cerca de un kilogramo diseñado por estudiantes indios de la ciudad de Chennai, a través de un programa para promover la ciencia, el arte y la cultura en los jóvenes.

También India colocó en órbita en 2019 al satélite de observación Emisat, para la medición del espectro electromagnético, junto a otros 28 satélites de cuatro países. Fue la primera vez que un mismo lanzamiento tuvo múltiples órbitas involucradas. La carga útil incluyó a 24 satélites de Estados Unidos, dos de Lituania y uno per cápita de Suiza y España.

India lanzó igualmente su satélite de observación de la Tierra Risat-2B (Radar Imaging Satellite-2B), de 615 kg y vida útil de cinco años, diseñado para aplicaciones en los campos de vigilancia, agricultura, silvicultura y apoyo a la gestión de desastres.

Sobre las características de Risat-2B, el doctor Kailasavadivoo Sivan explicó el Radar de Apertura Sintética, que puede tomar imágenes de la Tierra tanto de día como de noche, así como en condiciones de nubosidad, lo que lo convierte en un satélite de observación terrestre muy avanzado.

Igualmente, India llevó a cabo en marzo pasado un espectacular experimento cuando derribó un satélite propio de órbita baja Microsat-R, con un misil lanzado desde la isla de Kalam en la Bahía de Bengala, como parte de una prueba de armas anti satélite denominada “Misión Shakti”.

India se convirtió así en el cuarto país del mundo que posee esta capacidad bélica de derribar satélites en el espacio, después de Estados Unidos, Rusia y China.

Y ya lo dijo el jefe de la agencia espacial india, doctor Kailasavadivoo Sivan, de que un hijo o hija de la India será enviado a una órbita baja de la Tierra y más adelante a una estación espacial, después de lo cual se considerarán las misiones humanas hacia la Luna y Marte.

En efecto, ISRO planea establecer entre 2024 y 2026 una Estación Espacial, con espacio suficiente para alojar hasta tres vyomanautas (vyoma significa espacio o cielo en sánscrito). Los diseños iniciales sugieren un módulo de 20 toneladas que sería colocado en una órbita terrestre baja, entre 120 y 140 kilómetros de la Tierra.

*Corresponsal de Prensa Latina en India y Sur de Asia.

Print Friendly, PDF & Email

You must be logged in to post a comment Login

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes