Ellas mandan (Late Night) de Nisha Ganatra

Gillian Turner _____________

El mundo de los “late night shows” en Estados Unidos es masculino. El show de Katherine Newbury es la excepción. Y ha sido la excepción durante dos décadas. Newbury ganado Emmys y Golden Globes a brazos llenos; en Inglaterra la reina le ha otorgado el título de “Dame”. Ahora sus patrocinadores la tratan de hacer de lado, reemplazándola con un famoso nuevo, un joven comediante especialista en chistes escatológicos.

La presión es dura. Debe renovar su show, mejorar sus chistes, tener invitados más “cool”. La prioridad número uno es tener más mujeres en su equipo (no hay ni una). Allí es donde entra Molly, que llega al estudio por pura casualidad y consigue chamba como miembro del equipo de escritores. Molly es ideal ya que no solamente es mujer, sino también de una etnia minoritaria. Molly, después de enfrentar la hostilidad de Katherine (a quien no le caen bien las mujeres), el machismo de los demás escritores (le piden que vaya por el café, se burlan de su figura, su ropa, todo lo que es ella), y el desprecio generalizado, al final triunfa. Se hace indispensable, su talento es reconocido, Katherine la quiere, los hombres le dan su lugar; y alrededor de la mesa de escritores – antes territorio netamente masculino — aparecen caras femeninas, de colores variados. ¿Y Katherine? Katherine sigue en la cúspide del éxito, pero se porta mucho mejor.

Esta es una película de “ismos”: sexismo, misoginismo, racismo, edad-ismo, feminismo … hasta un toque de “#metoo-ismo”. Son temas válidos, interesantes, pero la película no hace más que rasgar la superficie. Aunque se trate de una comedia, valdría la pena profundizar en ellos sin perder el toque ligero, los diálogos entretenidos, el entretenimiento.

Quien carga la película es, sin duda, Emma Thompson en el papel de Katherine Newbury: una mujer castrante y caustica, chispeante y cruel, elegante e inteligente. Tanto Thompson como Newbury son espléndidas  primadonnas inglesas. Thompson, igual que Newbury, tiene una trayectoria de décadas. Es una actriz extremadamente versátil, tanto de la pantalla chica como de la grande. Ha interpretado personajes desde Nanny McPhee, y Profesora Sybil Trelawney en las películas de Harry Potter, hasta Goneril en Rey Lear, y Elinor Dashwood en Sense & Sensibility/Sentido y Sensibilidad … y muchos, muchos más.

En Ellas mandan tiene el respaldo de buenos actores veteranos como John Lithgow en el papel de Walter Lovell, marido amoroso y aguantador de Katherine; y Hugh Dancy, talentoso actor inglés que interpreta Charlie Fain, el que escribe el monólogo en el show de Katherine. Bill Maher y Seth Meyers salen como ellos mismos. Y como Molly, tenemos a Mindy Kaling, la misma que escribió el guión. Da una muy buena actuación primero como una mujer fuera de su ambiente, completamente norteada; después la misma mujer pero ahora mucho más segura de sí misma, ya que ha ganado la confianza de sus colegas en un ambiente laboral más igualitario.

La directora, Nisha Ganatra nació en Vancouver, Canadá y estudió cine en New York University, con maestros como Martin Scorsese y Spike Lee. La mayor parte de su trabajo ha sido en la televisión aunque hizo un primer largometraje en 1999 con el curioso título de Chutney Popcorn.  En esta película la Ganatra no solamente dirige, sino también co-escribe el guión y actúa, como una lesbiana que ofrece ser “madre sustituta” para su hermana que no puede tener hijos … o algo así.

¡Parece que tanto a Nisha Ganatra como a Mindy Kaling les gusta salir en sus propias películas!

En resumen, Ellas mandan es una película entretenida, con buenos diálogos y situaciones bien resueltas, pero que falta sutileza y profundidad.

Print Friendly, PDF & Email

Comments are closed

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes