Rescatado el Templo Mayor, es el turno de la Catedral

Textos en libertad

(cuarta y última parte)

José Antonio Aspiros Villagómez __________________

         Hace unas cinco décadas conocimos en las calles Seminario y Guatemala de la Ciudad de México el Museo Etnográfico que mostraba el hallazgo hecho en 1913 por el antropólogo Manuel Gamio, consistente principalmente en una esquina del Templo Mayor de los mexicas con grandes cabezas de serpiente, y exhibía también la maqueta del recinto sagrado de México-Tenochtitlan elaborada por el arquitecto Ignacio Marquina, de cuyo nacimiento se cumplirán 120 años el próximo 4 de mayo.

Hoy, esa zona del Centro Histórico es peatonal y se llama Plaza Manuel Gamio. Allí estuvo por unos años, en el piso, una gran maqueta metálica del centro ceremonial, basada en la de Marquina. En la actualidad cuenta con un acceso a la zona arqueológica y al Museo del Templo Mayor, a lo largo del cual es posible ver a través de cristales parte de la pirámide monumental cuya altura ha sido equiparada con la de un edificio moderno de 15 pisos.

         Volvimos al lugar cuando, gracias al hallazgo fortuito del monolito de ocho toneladas que representa a Coyolxauhqui (21 de febrero de 1978), el naciente Proyecto Museo de Tenochtitlan se convirtió en Proyecto Templo Mayor (20 de marzo siguiente), ambos a cargo del arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma. El propósito era descubrir completamente los restos del principal adoratorio de aquella civilización, derrotada y humillada por los invasores españoles.

Maqueta del centro ceremonial de México-Tenochtitlan. Foto de Héctor Montaño, INAH.

         El rescate y consolidación de la Coyolxauhqui estuvo a cargo de especialistas encabezados por los arqueólogos Ángel García Cook y Francisco González Rul y desde hace tres décadas la figura ha sido admirada por cerca de 19 millones de visitantes del museo, inaugurado por el presidente Miguel de la Madrid el Día de la Raza de 1987.

         Para explorar y rescatar los vestigios de las diversas etapas constructivas del Templo Mayor donde eran adorados Tláloc y Huitzilopochtli, fue necesario expropiar 12 mil 900 metros cuadrados según datos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). En parte de esa superficie fue construido el museo por el arquitecto que hizo también el Museo Nacional de Antropología y la Basílica de Guadalupe moderna, Pedro Ramírez Vázquez, junto con Jorge Ramírez Campuzano, Miguel Ángel Fernández y el propio Matos Moctezuma, cada uno en su especialidad.

         Y como en el Templo Mayor hay una dualidad, en el museo también. Matos, hoy investigador emérito del INAH, a través de un boletín del INAH dijo en diciembre pasado que “nada quedó al azar”. Templo y museo están orientados al poniente, “y así como el edificio prehispánico tuvo una mitad dedicada a Tláloc y la otra a Huitzilopochtli, cuatro secciones (del museo) se destinaron a los aspectos de la deidad de la lluvia y la fertilidad, y las otras cuatro salas, a los atributos de la entidad de la guerra”.

Desde 1991 acompaña al Proyecto Templo Mayor un Programa de Arqueología Urbana, coordinados por Leonardo López Luján y Raúl Barrera Rodríguez respectivamente, y así ha sido posible rescatar más vestigios sin afectar edificios, como es el caso del Centro Cultural de España en México, donde se excavó el subsuelo para descubrir el Calmecac -un colegio para la élite- y ahora hay en ese sótano un museo de sitio arriba de un nuevo estacionamiento.

         En cuanto a la Catedral Metropolitana que tanto preocupó al crítico e historiador de arte Jorge Alberto Manrique según vimos al principio de esta serie, sigue en pie, sólo que bajo cuidados no sólo por sus problemas previos de cimentación, sino por los daños que tuvo tras el sismo del pasado 19 de septiembre, y cuya reparación deberá cubrir el seguro que tiene contratado el INAH.

         El templo de los mexicas y el de los mestizos conviven ahora uno junto al otro, ya ambos a la vista. Sólo que mientras el Templo Mayor tiene abiertas sus puertas a todo el mundo, la Catedral lo hace con cautela y por la ​entrada lateral en tanto se le restaura. Es su turno de rescate. (Fin)

Una hechicera detonó el Proyecto Templo Mayor

Textos en libertad

(tercera parte)

José Antonio Aspiros Villagómez ___________________

          La historia es muy conocida: el 24 de febrero de 1978, unos trabajadores de la Compañía de Luz toparon con el monolito después identificado por los arqueólogos como Coyolxauhqui, cuando hacían una excavación en la calle de Guatemala, a una cuadra de la célebre cantina ‘El Nivel´ y prácticamente a las puertas de la también famosa librería ‘Robredo’ (ambas ya desaparecidas), establecida en 1919 en un predio que desde el virreinato había sido maldecido.

         Una voz anónima, femenina, dio aviso del hallazgo al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y llegó el personal de rescate arqueológico a proteger aquella pieza. Se sabía cuál era la ubicación del Templo Mayor de los mexicas pese a fallidos cálculos durante el siglo XIX, gracias a la maqueta y las exploraciones que hizo en las primeras décadas del XX el arquitecto Ignacio Marquina.

         ¿Qué seguía? Además de cumplir con las disposiciones legales, atender las instrucciones presidenciales de rescatar todo aquello y de esa manera fue emprendido un programa que quedó a cargo del arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, descendiente de aquel tlatoani azteca que dio la bienvenida al invasor Hernán Cortés.

Coyolxauhqui, la hechicera, fue desmembrada por su hermano Huitzilopochtli​​. (Foto Archivo Raúl Arana, INAH).

         Los reporteros nos movilizamos. En días destinados a atender a la prensa, nos fueron mostrados los sucesivos hallazgos, conocimos su significado, vimos las diversas etapas constructivas del adoratorio, un tzompantli y cabezas de serpiente; nos mostraron cómo eran tratados los objetos de las diversas ofrendas para evitar su deterioro al contacto con la intemperie, incluidos los silicones que le pusieron a la propia Coyolxauhqui… en fin, una experiencia que, cuatro décadas después, aún tiene mucho valor.

         Y así como en la presidencia de Adolfo Ruiz Cortines a los estadistas extranjeros que hacían visitas oficiales a México se les mostraba la Unidad Independencia y en tiempos de Adolfo López Mateos la Unidad Tlatelolco, ambas consideradas conjuntos habitacionales modelo, con José López Portillo y todavía después de su mandato era obligado llevarlos a conocer aquella diosa de los cascabeles en la cara y todo su importante entorno histórico y arquitectónico.

         Porque México-Tenochtitlan fue la principal metrópoli mesoamericana y encima de su centro ceremonial y con sus propias piedras, fue levantada la nueva ciudad después que los españoles derrotaron a los nativos. El Templo Mayor era el más importante de los edificios, con altares en su cima destinados a los dioses Tlaloc y Huitzilopochtli. Allí se hacían los sacrificios y ofrendas propios de su religión.

         Esas deidades eran representativas de la agricultura y la guerra, los dos pilares del poderío azteca, mientras que Coyolxauhqui era un personaje legendario que cobró interés debido a su hallazgo y al valor estético y cultural de su representación pétrea.

         Coyolxauhqui y sus hermanos, llamados los Cuatrocientos surianos, quisieron matar a su madre Coatlicue (la de la falda de serpientes) a causa de un presunto adulterio por el que nació Huitzilopochtli (Colibrí zurdo) en un lugar cercano a Tula conocido como Coatépec, que significa ‘la montaña de la serpiente’ y desde donde el poder de los mexicas se extendería “por todos los rumbos del mundo” según fuentes primarias citadas por Miguel León-Portilla (Revista de la Universidad de México # 15, julio de 1982)

         Entonces Huitzilopochtli fue alertado por un Judas que había entre los surianos y mató a su hermana y a sus cómplices; la descuartizó y arrojó desde lo alto del cerro, razón por la cual así está, desmembrada, en el monolito que encontraron los obreros de la Compañía de Luz.

         El contenido y significado completos de esta mitología es posible conocerlos al detalle en abundantes publicaciones y en las cédulas que explican los objetos exhibidos en el Museo del Templo Mayor, inaugurado hace 30 años al oriente de los vestigios arqueológicos.

En la cita ya referida, León-Portilla indica que Coyolxauhqui (la del afeite a modo de cascabeles) era una hechicera también llamada Teyolocuani (comedora de corazones de hombres), Teixcuipani (embaucadora de gentes) y Malinalxóchitl (flor de guirnaldas). El hallazgo de su imagen de piedra hace cuatro décadas, fue el detonante para emprender el Proyecto Templo Mayor. (Concluirá).

Textos en libertad

Un “acto de tiranía”, el Proyecto Templo Mayor

(segunda parte)

José Antonio Aspiros Villagómez _________________

          Hace cuatro décadas, la decisión del entonces presidente José López Portillo de apoyar “con todo su poder” el rescate de los vestigios mexicas en el centro de la Ciudad de México, encontró sin embargo algunos baches y ruido mediático lo cual no impidió la puesta en marcha del Proyecto Templo Mayor el 20 de marzo de 1978.

         Uno de los principales impugnadores, más preocupado por el rescate de la catedral que de la pirámide prehispánica, fue el crítico e historiador de arte Jorge Alberto Manrique, para quien en las excavaciones arqueológicas sólo hallarían “los restos de un perro”.

         Se vislumbró también cierta divergencia entre el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) -responsable del rescate- y el Departamento del Distrito Federal (DDF), cuya directora de planeación, Ángela Alessio Robles, anunció -casi de inmediato y en consonancia con la orden presidencial- que serían expropiadas las construcciones de otros 40 mil metros cuadrados. Alarmados, los propietarios de inmuebles vecinos buscaron ampararse.

Catedral vs. Templo Mayor, según los alegatos del experto crítico de arte Jorge Alberto Manrique. (Foto: Héctor Montaño, INAH).

         Manrique era entonces director del Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional, es decir, se dedicaba al estudio de  la belleza y el arte, una palabra ésta última por la cual -en contrapartida- “muchos arqueólogos mexicanos contemporáneos” sentían “verdadera alergia” pues los objetos a rescatar y restaurar no habían sido hechos para la contemplación;  lo que buscaban en ellos era un mensaje mágico-religioso y muy a su pesar iban a parar a los museos para ser exhibidos, según el dermatólogo francés Dominique Vérut Goudet, (Champagne, 1925 – México, 2013), fundador de la Alianza Francesa, aficionado práctico a la arqueología y autor del epílogo del libro citado en la primera parte de esta serie, El Templo Mayor (Bancomer, 1981).

         El 23 de julio de 1978, como informó entonces este tecleador, el director del INAH Gastón García Cantú rechazó con dureza las afirmaciones de Manrique en el sentido de que en esos 40 mil metros cuadrados había construcciones coloniales y serían demolidas, y eso era “faltar a la verdad”. En efecto, de acuerdo con el primer director del Proyecto Templo Mayor, Eduardo Matos Moctezuma, “los inmuebles que finalmente se removieron fueron trece”: nueve de los años 30 del siglo XX y cuatro del XIX, dos de ellos con “elementos coloniales”, y se trabajó también en lotes baldíos donde había estacionamientos.

         Matos lo menciona así en el libro citado, y advierte que de todos esos edificios “el más importante” era el de la librería Robredo, y ya “se encontraba en un alto grado de deterioro estructural”. La fachada -ya con desplome- de esa construcción daba a un tramo ya inexistente de la calle Guatemala que estaba a desnivel como si tuviera un lomo, y por donde pasaba el tranvía en los tiempos felices de los transportes eléctricos.

         Quien fuera además director del Museo de Arte Moderno, Jorge Alberto Manrique, fue entrevistado años después (23 de junio de 1990) por Héctor Rivera, de la revista Proceso, a quien reiteró su persistente preocupación por los riesgos que afrontaba la catedral. Entonces llamó “estupidez” al rescate del Templo Mayor y explicó de qué manera las excavaciones afectarían a los inmuebles adyacentes, entre ellos el citado templo.

         Con ello justificó su oposición a esos trabajos arqueológicos, “pero ante el poder todo el mundo se dobla”, dijo respecto a la decisión presidencial de demoler y excavar, y lamentó: “aunque todos sabían lo que pasaría (NR: pero no ocurrió) … ni Gastón García Cantú, director del INAH entonces, ni nadie, tuvo valor para decirle eso al presidente”.

         El presidente López Portillo había reconocido en sus memorias tituladas Mis tiempos: “vi que podía hacerse, y dije: ¡hágase!”, en referencia al rescate del Templo Mayor, y Manrique lo lamentó en sus declaraciones a Proceso: “Qué sabe el presidente de eso, hacerlo sin consultar a nadie; sólo dijo ¡hágase! Eso es un acto de tiranía”.

         Según la Carta de Venecia de la Unesco sobre patrimonio mundial -alegó también- “ninguna época puede considerarse más importante que otra, de modo que no se vale destruir lo colonial por lo prehispánico”. No obstante, como sostenía Matos, los edificios demolidos no eran coloniales, y en el caso de la librería Robredo “se enumeraron las piedras y se trasladó la balconería a la Dirección de Monumentos Históricos para su resguardo”.

¿Eran tan importantes el hallazgo de Coyolxauhqui y el proyecto que derivó del mismo, como para provocar tal revuelo? Lo veremos. (Continuará).

PIE DE FOTO:

Catedral vs. Templo Mayor, según los alegatos del experto crítico de arte Jorge Alberto Manrique. (Foto: Héctor Montaño, INAH).

La transacción del pagaré proviene desde la edad media

.- El uso de dicho documento se reguló en México en el año 1829, en el Código de Comercio.

.- Pasados los años el pagaré se convirtió en el título de crédito más importante para obtener el pago de un adeudo, toda vez que trae acción jurídica para lograrlo.

Blas A. Buendía / Reportero Free Lance _________________

blasalejo@yahoo.com

El pagaré es un título de crédito de suma importancia en nuestros días, ya que gracias a él se garantiza el pago del adeudo, comentó el magistrado civilista Élfego Batuista Pardo

Al hacer una retrospectiva sobre este importante documento mercantil, en su análisis “Así es el Derecho”, refiere su parte histórica ya que a través de los tiempos ha sido de gran utilidad entre el núcleo de toda sociedad.

Su historia data de la Edad Media, en Italia del Norte, y surgió antes que la letra de cambio, como nueva forma de seguridad, para evitar llevar dinero en lugares donde había vándalos; consistía en entregar el efectivo a un banquero, quien plasmaba su firma en título de crédito  y de esta forma era obligado a reintegrarlo a su propietario.

El uso de dicho documento se reguló en México en el año 1829, en el Código de Comercio. Pasados los años el pagaré se convirtió en el título de crédito más importante para obtener el pago de un adeudo, toda vez que trae acción jurídica para lograrlo.

Existen ciertos requisitos que debe contener el pagaré. Se encuentran previstos en el artículo 170 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, que define los conceptos para elaborarlo correctamente:

I.- Tener inserta la palabra “pagaré”.

II.- Tener escrita la promesa de pago de determinada cantidad de dinero.

III.- Contener el nombre de la persona a la que se le pagará ese dinero.

IV.- Tener escrito el lugar y la época de pago.

V.-  Lugar y fecha en que se suscribe.

VI.- Tener inserta la firma del que suscribe dicho documento o de quien firme en su nombre.

Además en el pagaré es posible pactar un interés moratorio, el cual no debe exceder la tasa de interés anual vigente que aplican las instituciones bancarias, pues sirven como base para que la cuantificación del interés anual  no se considere usurario.

Conocer los requisitos del pagaré nos sirve para ejercitar las acciones legales correspondientes al incumplimiento del pago, si no se pacta interés moratorio legal conforme a lo previsto en el artículo 21, apartado 3, de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que prevé que no debe darse la explotación del hombre por el hombre, es decir, en estos casos, que una persona no obtenga un beneficio excesivo, ya que esto viola los derechos humanos de la parte deudora, lo cual es contrario a la misma Ley y a la finalidad de dicho documento.

El pagaré puede ser cobrado judicialmente mediante el ejercicio de la acción cambiaria en los siguientes casos:

I.- Falta de aceptación o de aceptación parcial.

II.- Falta de pago o de pago parcial.

III.- Cuando el girado o el aceptante fueren declarados en estado de quiebra o de concurso.

La acción cambiaria es directa o de regreso: directa cuando se actúa contra el aceptante o sus avalistas; de regreso cuando se ejercita contra cualquier otro obligado.

Además del importe del pagaré, el tenedor puede reclamar el pago de intereses desde el día de su vencimiento, de los gastos de protesto y los generados por el tránsito de la plaza en que debió haberse pagado, y la plaza donde se haga efectivo.

También para garantizar el cumplimiento del pago del título de crédito puede obligarse una persona llamada aval, quien responde solidariamente, es decir, con todos sus bienes, por los conceptos que genere el pagaré.

Conocer los requisitos del pagaré es importante, ya que nos brinda seguridad,  sencillez y garantía de pago, puntualizó el magistrado Élfego Bautista Pardo, titular de la quinta sala, ponencia tres, del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, quien remarcó que ante todo este esquema jurídico, “Así es el Derecho”.

Los Mayas

Carlos Ravelo Galindo, afirma: ___________________

15 de enero de 2018.-  Hablar de la cultura Maya representa para nosotros un honor. Nacimos en la ciudad de México. Pero en la península de Yucatán,  Mérida, y Cancún,  para ser exactos, nacieron  6 nietos y  7 bisnietos del que escribe.

 Nuestro primogénito, el ingeniero Carlos Fernando  contrajo matrimonio con   Mercy,  yucateca ciento por ciento, y viven en Mérida hace cuarenta años. Nos han dado nietos  y bisnietos. Y, él,  editó un libro, del que aprovechamos algo.

También consultamos con el erudito Fernando calderón Ramírez de Aguilar  este trabajo, y nos dijo que  la mejor fuente que brinda el conocimiento más claro para describir la mitología maya es el Popol Vuh.

Por su parte, en algunas ocasiones los libros del Chilam Balam Chumayel  también aportan algo sobre la vida maya del siglo XVI.

La deidad más importante para el pueblo maya es Itzamná, también llamado Zamná.   Dios creador y gran señor del fuego y del órgano cardiaco. Tiene dos representaciones: la muerte y el renacer a la vida en la naturaleza.

Igualmente, se le simboliza como un dragón celeste bicéfalo que vierte agua sobre la tierra. Se le atribuye la invención de la escritura, la medicina y la agricultura. Tiene una vinculación muy especial con el dios Sol que se denomina Kinich Ahau y con la diosa Luna conocida como Ixchel, la que se representa como una mujer endemoniada.        Itzamná era gran amigo de Kukulkán, de quien dependía el viento, y de Chaac, de quien dependía el agua.

Los mayas creían que los hombres tenían dos clases de sombras: una caliente hija del Sol, y una fría hija de la Luna. El hombre tendría vida siempre y cuando permanecieran unidos el cuerpo y su sombra. Si ésta se adelgazaba o se separaba del cuerpo venía la muerte.

Los bacabs (Hobnil, Cantzicnal, Zac-cimi y Hosan-ek) eran las cuatro deidades más antiguas que habitaban en el interior de la tierra y en sus depósitos de agua, cuya principal tarea consistía en sostener el firmamento.

Eran cuatro hermanos que se identificaban con los cuatro puntos cardinales, los que, a su vez, se asociaban con los colores simbólicos: el Levante con el rojo, el Septentrión con el blanco, el Occidente con el negro y el Mediodía con el amarillo.

En ciertas ocasiones se agregaba el centro de color verde, un árbol (la ceiba sagrada) y un ave.

Entre los pueblos quiches existe otra versión según la cual serían hijos del dios Hunab Ku, el cual era el dios creador, supremo y poderoso.

A Chaac, dios del agua y de la lluvia, se le representa con una nariz como trompa y dos colmillos enrollados que salen de la boca. Las uo (ranas) son sus acompañantes y actúan como anunciadoras de la lluvia.

Ah Mun, dios del maíz, es una deidad importante que se mantiene en constante pelea con el dios de la muerte, Ah Puch, el cual reinaba sobre el más bajo de los nueve mundos subterráneos de los mayas

Todavía hoy los mayas modernos creen que bajo la figura de Yum Cimil, el Señor de la Muerte, merodea en torno a las habitaciones de los enfermos en acecho de su presa.

Mundo subterráneo, el Mictlán, un lugar nauseabundo habitado por demonios espantosos.

Se le representa como un cuerpo putrefacto con una cabeza casi cadavérica adornada con campanas y collares de huesos y plumas. Siempre ronda la casa de los enfermos, aunque el ruido de las campanas lo delata, no se le puede evitar; la única manera que tienen los humanos de confundirlo es agritas y llanto de una forma sobrecogedora para hacerle creer que no se encuentra en la tierra, sino que está en el Mictlán y pase de largo.

Otras divinidades asociadas con las tinieblas y la muerte son Ek Chuah, dios negro de la guerra, de los mercaderes y de las plantaciones de cacao.  Kakasbal, dios maligno que se manifestaba en formas monstruosas, se hacía invisible como el vaho de la boca y sus maleficios entraban por la nariz, la boca, las manos, los ojos o los oídos que  provocaban la entrada de su maleficio por todas las ventanas del alma.  A   Ixtab, diosa de los suicidios  se le relaciona con la vida paradisiaca y protegía a los suicidas por ahorcamiento. Su imagen se identifica claramente en el Código Dresde.

Como ya se habrá observado, la similitud y los contactos entre la cultura maya y la azteca explican la aparición entre los mayas de Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, que en Yucatán recibe el nombre de Kukulkán y  en las tierras altas de Guatemala el de Gucumatz.

En los mitos sobre el origen de Kukulkán destacan las figuras de sus progenitores Gucumatz y Hurakán, así como Ixpiyacoc e Ixmucane, abuelos del alba.

Según la mitología maya, al principio todo eran tinieblas y nada existía, pero de la palabra surgiría el universo. La creación del hombre pasó por varias pruebas hasta llegar a su estado definitivo. Probaron con barro y vieron que se deshacía, probaron con madera con lo que sí se movían y hablaban, pero no tenían alma, entendimiento ni memoria de su creador.                                                                                              Fueron destruidos con un gran diluvio y el intento definitivo de la creación concluyó con los hombres de maíz, que fueron cuatro: Balam-Quitze (tigre sol o tigre fuego), Balam Acab (tigre tierra), Mahucutah (tigre luna) e Iqui-Balam (tigre viento o aire), los que estaban dotados de inteligencia, buena vista, facultad de hablar, andar y tomar cosas. Además, eran buenos y hermosos.

Entre los mayas el desarrollo de los seres humanos se identifica con el principal cultivo y fuente de sustento, el maíz.

Así, de maíces amarillos y blanco se hizo la carne del hombre y de masa de maíz sus brazos y las piernas. Únicamente la masa de maíz entró en la carne de los padres: los cuatro hombres del maíz que fueron creados.

Los mayas también creían que había trece cielos dispuestos en capas sobre la tierra y que eran regidos  por sendos dioses, los Oxlahuntiku. La tierra se apoyaba en la cola de un enorme cocodrilo que flotaba en el océano.

Existían nueve mundos subterráneos, también dispuestos en capas y regidos por sus respectivos dioses, los Bolontiku, que gobernaban en sucesión interminable sobre un ciclo o semana de nueve noches.

El tiempo era considerado como una serie de ciclos sin principio ni fin interrumpidos por cataclismos que significaban el retorno al caos primordial. El mundo nunca acabaría ya que creían firmemente en la palingenesia, es decir, en el renacimiento o regeneración de un ser vivo después de su muerte real o aparente.

En los libros del Chilam Balam se exponen predicciones acerca de esos ciclos de destrucción y renacimiento, así como de la llegada de los dzules, los extranjeros que deshicieron todo.

Enseñaron el temor, marchitaron las flores, chuparon hasta matar la flor de los otros para que viviese la suya: Habían venido a “castrar al Sol”.

Los mayas lacandones pensaban que cuando se acabara el mundo los dioses decapitarían a todos los solteros, los colgarían por los talones y juntarían su sangre en vasijas para pintar su casa

Posteriormente reconstruirían la ciudad de Yaxchilán donde se habrían refugiado los lacandones. Otra versión dice que los jaguares de Cizin, dios del inframundo, al que se relaciona con los temblores de tierra y con el color amarillo símbolo de la muerte, se comerían al Sol y a la Luna

En las culturas tolteca, maya y azteca se habla del Mictlán, el inframundo en sentido general, a donde van los espíritus de las personas que han muerto de causas naturales.

Está formado por nueve llanuras y nueve ríos, entre los cuales hay grandes obstáculos como piedras que caen y se golpean entre sí y producen un gran estrépito

Vientos feroces que cortan como navajas. Contra todos estos elementos tenían que luchar los espíritus de los muertos.

Para aplacar los ánimos de estos enfurecidos elementos, cuando alguien fallecía se mataba a su perro y se le enterraba con su amo, ya que el espíritu del animal conduciría sin percance a su dueño por el terrible viaje hacia el Mictlán.

De ahí que la simbiosis entre perro y hombre fuera tan sólida y perdure hasta la fecha.

Las almas tardaban cuatro años en cruzar estos parajes antes de llegar a la región de las sombras donde se perdían para siempre.

A la tierra de los maya-quichés siempre se le miró como tierra bendita. Todo floreció y los animales se expresaron en su propio lenguaje, se escucha aún el trino de las aves, el canto del quetzal y el bramido del venado.

Felicidad total. Tranquilidad, paz y  cordialidad del pueblo yucateco. Hasta sus políticos.

Craveloygalindo@gmail.com

El Acueducto del Padre Tembleque, una obra maestra del ingenio creativo del hombre en México

 Redacción Noticias,Yahoo Noticias

Héctor Osoriolugo / Fotos: Cuartoscuro _____________________

Entre las recientes obras de México que se han colocado en la lista del patrimonio cultural de la Unesco, destaca una…

…Es el Sistema Hidráulico del Acueducto del Padre Tembleque, conocido simplemente como el Acueducto del padre Tembleque.

Se trata de un complejo colonial para llevar agua a muchas poblaciones a lo largo de su recorrido tomándola de sus manantiales. El complejo representa una lección arquitectónica incluso hasta nuestros días. Se tiende desde un punto del actual estado de Hidalgo hasta otro del hoy estado de México.

“Obra maestra del ingenio creativo del hombre”, lo llamó con justicia la organización cultural a la hora que lo declaró digno de registro como obra que la humanidad debe preservar.

Algunos datos de la obra

– Fue construida de 1555 a 1572 (1554 a 1571, según el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México)

– Con la mano de obra de 400 indígenas divididos por especialidades constructivas – Con longitud de 48 km.

– Se usó cimbra de adobe, no de madera – La medida más alta alcanzada por la arquería en algún punto es de 39 m.

“Uno de estos puentes posee la mayor arcada de un solo nivel construida en todos los tiempos para una obra de esta clase”, refiere la Unesco.

NOTIMEX

El padre Tembleque

Se conoce poco de la persona misma de fray Francisco de Tembleque, quizá porque su nombre es su obra, más que tal o cual rasgo de su personalidad. Sin embargo, se sabe que aprendió bien náhuatl al grado de facilitársele entender las técnicas constructivas de los dueños de la tierra a que había llegado, para integrarlas a sus proyectos. Por otro lado, debió de ser muy preparado, pues solo así se entiende que acometiera una construcción tan grande resolviendo los problemas que se le presentaron.

Luego de finalizar esa tarea y dejarla funcionando, el padre cumplió otras que la iglesia le fijó ahora en Puebla, después perdió un ojo y murió, ya en la ceguera.

¿Por qué “Tembleque”?

El apellido de fray Francisco parece un apodo. No. Tembleque es el nombre de una de tantas pintorescas poblaciones españolas. Como es común en nombres muy conocidos de fecundos clérigos (Bernardino de Sahagún, Toribio de Benavente) su apellido es el mismo nombre de su pueblo natal.

NOTIMEX

Motivaciones del padre

Como tantas creaciones, la obra nació de una necesidad, dotar de agua a los fieles de su iglesia en Otumba –hoy estado de México-, lo que llevó al religioso a buscar agua que encontró cerca de la mencionada Zempoala –hoy Hidalgo. Como no se la daban así nada más, les ofreció plata de parte de los eventuales beneficiarios: fue como lo autorizaron. (Esa plata –hay que decirlo- no fue para los bolsillos de los lugareños, sino para embellecer su templo).

La monumental empresa encierra una lección moral, es esta: los fieles de fray Francisco paisanos suyos sí tenían agua, la preocupación de él fue por dotar de agua a los nativos, que eran los carentes de ella. Es decir que en un medio como el nuestro, donde tienen más servicios los que tienen más dinero, el padre Tembleque no habría tenido nada que hacer; su motor eran las necesidades de los desposeídos.

… Faltaba la mano de obra: fue a ver al virrey, quien lo apoyó con el trabajo de un ejército de trabajadores indígenas; mas la cosa tuvo cierta equidad, pues a cambio les condonó impuestos.

(AFP | Alfredo Estrella)

Del padre al padre

Una enorme rareza: al igual que el acueducto se debe a un sacerdote católico, debe su lugar en la Unesco a otro sacerdote católico.

Sí: el padre Ángel Cerda Corcoles, contemporáneo nuestro, creó desde Zempoala el Patronato Acueducto Tembleque AC que investigó y difundió los valores constructivos de la colosal obra. Por años picó piedra, hasta que la ONU mediante su organismo responsable del asunto decidió unánimemente otorgar el registro.

En cuanto a la investigación, tuvo el alcance de conformar un equipo de especialistas universitarios internacional.

Otro de los aspectos que atendió fue, más todavía que el de un mantenimiento, el de reparar partes dañadas siguiendo –por cierto- las técnicas originales.

La tarea comprendió parte del siglo XX y parte del XXI, y, precisamente a esas épocas corresponden los dos únicos financiamientos oficiales recibidos, de Hidalgo ambos, uno en ’97 y otro en 2015, ya para la solicitud ante la Unesco. (Por su parte el Instituto Nacional de Antropología e Historia –encargado de la materia- publica que destinó recursos, por lo que podría concluirse que ellos no fueron para fortalecer al Patronato sino para trabajar por su lado, muy a la mexicana; por cierto que para este artículo se privilegió la información que ha ofrecido el patronato).

Apunte final

Lástima grande que hoy no viva el padre Tembleque, como para que le diera unas clasecitas a los constructores del carísimo, mal hecho y homicida Paso Exprés de Cuernavaca.

Curiosidades

-Para amalgamar las piedras se usaron diversas mezclas, unas europeas y otras autóctonas: tierra, cal y baba de nopal fue una de ellas.

-Alrededor de la leyenda de nuestro religioso se construyeron historias como esta: que tenía un gato que a diario lo proveía de alimento, ya fuera un conejo o una codorniz.

ESTE ARTÍCULO ESTÁ DEDICADO A LA BENDITA MEMORIA DE LA MAESTRA JULIETA LÓPEZ GIJÓN, EN TORNO DE CUYO DECESO FUE ESCRITO.

hectorosoriolugo2013@yahoo.com.mx

Sucedió hace 50 años

1968: el año que estallaron las crisis *

José Antonio Aspiros Villagómez ________________

 Para José Arturo Delgado Gutiérrez,

amigo periodista y locutor,

a 25 años de su partida (13-I-1993).

 El clímax de una década convulsionada -crisis políticas, sociales e ideológicas en todo el mundo- coincidió con el nacimiento de la agencia mexicana de noticias Notimex en 1968; en la actualidad es la Agencia de Noticias del Estado Mexicano y celebrará su cincuentenario el 20 de agosto.

Pero los conflictos estudiantiles, a veces sumados a huelgas obreras, la invasión de Checoslovaquia, los homicidios de Martin Luther King y Robert Kennedy, y las matanzas de civiles en Vietnam, fueron las noticias más visibles de aquel año dramático.

El ‘Che’ Guevara, asesinado un año antes, se convirtió en un héroe mítico para los jóvenes del mundo que llegaron después de los hippies. Impulsados por las circunstancias, los manifestantes del 68 no encontraron respuesta a sus inquietudes en el lema ‘amor y paz’ y llevaron su inconformidad a las calles, a las barricadas y a la resistencia.

Martin Luther King.

Durante el mayo francés, el líder estudiantil Daniel Cohn-Bendit dijo que, en el curso de su lucha, ellos se dieron cuenta de que querían “algo más, mucho más que la reforma de la universidad”. Que había en el “aliento de mayo un deseo de construir una nueva sociedad”.

GEOGRAFÍA DE LA INCONFORMIDAD

En cada país, en cada momento, la lucha juvenil tuvo una causa. Así, mientras los universitarios japoneses, alemanes o estadunidenses dirigían sus protestas contra la guerra en Vietnam, los polacos, españoles y brasileños se manifestaban contra las dictaduras de sus respectivas naciones.

El “mayo rampante” italiano, que se prolongaría hasta el año siguiente, engendró nuevas organizaciones de la izquierda, incluso tan radicales como las Brigadas Rojas, mientras el movimiento estudiantil de México, que comenzó con demandas moderadas y terminó con el estrujante Dos de Octubre en Tlatelolco, introdujo a la larga cambios progresivos en la sociedad.

Los disturbios en la capital mexicana se politizaron gradualmente; el presidente Gustavo Díaz Ordaz insistía en el origen externo del conflicto, a la vez que el Consejo Nacional de Huelga llamaba al diálogo con el gobierno para discutir un pliego petitorio que, pese a no haber sido debatido, se cumpliría parcialmente tiempo después, al quedar en libertad los presos políticos y ser derogado el delito de disolución social.

Uruguay fue otro de los escenarios del 68 y la primera víctima de la represión policiaca en ese país, el estudiante Liber Arce, se volvió célebre porque en su memoria quedó instituido el 18 de agosto, fecha de su muerte, como Día de la Autonomía Universitaria.

CLAROSCURO ESTADUNIDENSE

Actitudes demenciales dieron notoriedad periodística a los Estados Unidos en una doble dirección.

Por una parte, los jóvenes soldados de esta generación convulsionada extralimitaron su ofensiva en Vietnam y la dirigieron contra los civiles: hombres, mujeres, niños, ancianos. La aldea de My Lai, aunque no fue la única exterminada violentamente, resultó la más célebre por la saña con que se actuó en su contra.

Y si Vietnam fue la mancha para los estadunidenses, el asesinato de Martin Luther King, en Memphis, el 4 de abril, ilustró a qué grado pueden llegar la locura y la intolerancia racista. No menos significativo fue el crimen contra Robert Kennedy el 5 de junio en Los Ángeles, cuando buscaba la candidatura presidencial demócrata.

En el otro lado del orbe, una joven generación de dirigentes checoslovacos, encabezada por Alexander Dubcek, vería frustrados sus propósitos de implantar un “socialismo con rostro humano”, en lo que fue conocido como la Primavera de Praga, cuando los tanques del Pacto de Varsovia invadieron el país, en agosto, y depusieron a aquella “banda de insensatos”.

¡ME-XI-CO… ME-XI-CO!

Año que también registró noticias agradables, el que nos ocupa fue especialmente destacado para México por la aprobación y firma del Tratado de Tlatelolco para la proscripción de armas nucleares en América Latina; por la entrega a José Luis Cuevas del primer premio de grabado en la Trienal de Artes Plásticas de Nueva Delhi, por la sonada victoria de Pedro Rodríguez en las 24 Horas de Le Mans y, muy especialmente, por los XIX Juegos Olímpicos.

Primeros en América Latina y primeros en contar con una “olimpiada cultural”, los juegos prácticamente enloquecieron al país cuando el sargento José Pedraza conquistó la medalla de plata en la marcha de 20 kilómetros, y cuando Felipe ‘Tibio’ Muñoz inesperadamente se llevó el oro en 200 metros de nado de pecho.

DEL DUELO AL DOLOR

Porque México se incorporó entonces al sistema de televisión por satélite, millones de espectadores en el mundo pudieron ver el duelo deportivo entre las gimnastas Vera Caslavska, de Checoslovaquia, y Natasha Kuchinskaya, de la URSS, así como el salto de longitud de 8.90 metros de Bob Beamon, y la premiación en que los compatriotas de éste, Tommie Smith y John Carlos, alzaron el puño enguantado, símbolo del Poder Negro.

Por otro lado, 1968 tuvo momentos de dolor debido a la desaparición del astronauta soviético Yuri Gagarin; del maestro Vicente Lombardo Toledano, uno de los Siete Sabios de México; del poeta español León Felipe; de la actriz Elvira Quintana, y del constituyente mexicano Heriberto Jara.

(*Último de la serie 2018. Transcrito del libro ‘25 años en la información’, editado por Notimex y Grupo Desea, primera y única edición, 1994, México, DF. Con copyright del autor, para el texto. En su momento podría haber artículos específicos y actualizados de algunos temas)

Sucedió hace 45 años

1973: los tres Pablos *

José Antonio Aspiros Villagómez _______________

 Perder a tres grandes Pablos en el mismo año, fue, en 1973, un duro golpe a escala mundial para las bellas artes.

Picasso, Neruda y Casals, en ese orden, partieron tras haber creado una fecunda obra artística en sus respectivas disciplinas, que dejaron como herencia indudable.

Antifascistas los tres, conocieron el exilio, la guerra y la dictadura. Picasso y Neruda tuvieron una militancia comunista, y Casals huyó voluntariamente del franquismo.

Sus respectivas esposas -Jacqueline Roque, Matilde Urrutia y Marta Montañez- estuvieron al lado de estos genios en el momento final.

POEMA EN ROJO

Neftalí Ricardo Reyes Basoalto (a) Pablo Neruda, murió de cáncer renal a los 69 años, el 23 de septiembre 1973, menos de dos semanas después del golpe de Estado que le costó la vida a su amigo Salvador Allende y en medio del horror de los primeros días de dictadura pinochetista.

Ganador del Premio Nobel de Literatura en 1971, el poeta chileno llevó una vida marcada por su actividad artística y su compromiso político. En 1970 renunció a su candidatura presidencial por el Partido Comunista, para sumarse a la Unidad Popular que postuló a Salvador Allende.

Entre sus obras más conocidas destacan ‘Canto general’ y ‘20 Poemas de amor y una canción desesperada’.

LEYENDA VIVIENTE

Pablo (Ruiz) Picasso fue el primero de los tres en partir. Víctima de un edema pulmonar, murió el 8 de abril cuando ya era una leyenda viviente y el pintor más famoso del mundo. Tenía 91 años, el doble que Jacqueline, con quien se había casado tres lustros antes.

Los conocedores calcularon que a lo largo de su vida produjo 14 mil cuadros y dibujos, 100 mil grabados, 34 mil ilustraciones de libros y 300 esculturas, así como obra de cerámica. Aunque pionero del cubismo, su obra expresionista ‘Guernica’ se convirtió en símbolo de la protesta antifascista.

Picasso dijo alguna vez que “todo pintor que merezca llamarse tal, debería producir por lo menos una pintura y varios dibujos por día”.

LARGA PROTESTA ANTIFASCISTA

Pablo Casals, cellista, compositor y director catalán, partió el 22 de octubre a los 96 años, víctima de complicaciones de un ataque cardiaco. Su viuda, de 37 años, había sido su alumna en Francia, donde el autor del oratorio ‘El Pesebre’ vivió tras abandonar España.

“Descansar es perder el tiempo” fue su divisa y su praxis, ya que trabajó sin fatiga y dedicó sus últimos meses a tocar diariamente un acompañamiento de Bach en el cello. Empero, hizo una pausa de 10 años después de la II Guerra Mundial, en protesta por el reconocimiento de las cuatro potencias al gobierno de Francia.

En 1957 viajó de Francia a Puerto Rico, la patria de su madre y de su esposa, donde falleció y pidió ser enterrado.

GENERALES EN EL CONO SUR

Los tres Pablos enlutaron al mundo en 1973, pero también fueron resentidas otras pérdidas como las del músico estadunidense Gene Kupra, del cantante chileno Víctor Jara -que fue sacrificado por esbirros pinochetistas-, y de los ex presidentes Adolfo Ruiz Cortines, de México, y Lyndon B. Jonhson, de Estados Unidos.

Año en que regresó a la Argentina el general Juan Domingo Perón para retomar la presidencia -previa renuncia al cargo de su correligionario Héctor Cámpora-, también tuvo su desenlace fatal, el 11 de septiembre, la campaña de desestabilización contra el gobierno chileno de Salvador Allende.

El ‘cacerolismo’, las transnacionales, la reacción de las élites desplazadas del poder, el apoyo del Pentágono y la Agencia Central de Inteligencia estadunidense, entre otros factores, se conjuntaron para terminar con el experimento de la “vía chilena al socialismo”. El gobierno de Unidad Popular cayó durante el golpe de Estado que encabezó Augusto Pinochet y costó la vida al “compañero presidente”.

VIETNAM: EUFEMISMO DE UNA DERROTA

En España, Franco se despojó de uno de los cuatro más altos cargos oficiales, el de primer ministro, para encomendárselo al almirante Luis Carrero Blanco. El 20 de diciembre, una poderosa carga de dinamita hizo volar el automóvil del funcionario y acabó con su vida.

La guerra de Vietnam tomó un nuevo curso cuando Washington y Hanoi llegaron a un acuerdo de paz, en enero, por el cual las tropas estadunidenses se retiraron 60 días después y los prisioneros fueron liberados. Se trató, en realidad, de una victoria para Vietnam del Norte, que siguió combatiendo a los survietnamitas todo el año.

TENSION EN LEVANTE

El estallido de la cuarta guerra árabe-israelí -llamada del Yom Kipur- en octubre, creó tensiones cuando tropas de Estados Unidos fueron puestas en estado de alerta ante el temor de una intervención soviética.

La ONU ordenó el cese de hostilidades y su Consejo de Seguridad creó una fuerza de paz para controlar el alto al fuego en el Sinaí egipcio y el Golán sirio, ocupados por las tropas judías.

Protagonista central de los esfuerzos de pacificación en la zona, Henry Kissinger fue nombrado nuevo secretario de Estado estadunidense, el 22 de agosto de 1973.

(*Transcrito del libro ‘25 años en la información’, editado por Notimex y Grupo Desea, primera y única edición, 1994, México, DF. Con copyright del autor, para el texto. En su momento podría haber artículos específicos y actualizados de algunos temas)

Sucedió hace 40 años

1978: el año en que llegó el futuro *

José Antonio Aspiros Villagómez ____________________

 El primer bebé de probeta registrado por la historia de la ciencia nació el 25 de julio de 1978 en el Hospital General de Oldham, Inglaterra, como culminación de 12 años de investigaciones de los especialistas Patrick Steptoe y Robert Edward.

         La noticia dio la vuelta al mundo y causó conmoción y polémica en los círculos científicos, religiosos, sociales y hasta políticos, no obstante que lo único que pretendían los dos médicos era ayudar a las mujeres con problemas de reproducción, a tener hijos.

         Por eso cuando Louise Brown, una niña de 2.608 kilogramos de peso, nació prematuramente y por cesárea, en el primer caso exitoso hecho público de una concepción fuera del útero, Steptoe debió aclarar que “nosotros no estamos creando vida… simplemente tratamos de ayudar a la Naturaleza”.

MIEDO A UN ROBOT GENÉTICO

El nacimiento de bebés de probeta fue anticipado por escritores como Aldous Huxley –‘Un mundo feliz’, 1932-, y seguramente su tono de sátira influyó en la reacción de quienes previnieron en aquel 1978 contra los riesgos de “una raza superior” al estilo Hitler o, por el contrario, del surgimiento de seres serviles, víctimas de la manipulación genética.

         El Vaticano, fiel a sus principios, condenó todas las formas de procreación artificial, mientras que, en el campo de lo frívolo, la astróloga británica Katina elaboró un horóscopo marcadamente favorable a la recién nacida.

LOS HIJOS DE LA CALLE

Después de aquella primera bebé de probeta, miles de seres humanos han nacido por esa técnica y los óvulos fertilizados que quedaron sin usar, fueron congelados en espera de que la pareja deseara un nuevo embarazo.

         Los médicos mexicanos que fueron entrevistados sobre el extraordinario éxito de sus colegas ingleses dijeron que eso no era útil para los países de América Latina y que lo mejor para las parejas estériles era adoptar.

RUINAS MEXICANAS, RUINA HOLANDESA

Mientras eso ocurría en el mundo de la ciencia, en el campo de la cultura se produjeron los hallazgos de la deidad prehispánica Coyolxauhqui y de importantes vestigios del Templo Mayor de los aztecas (24 de febrero), ambos localizados en el centro histórico de la ciudad de México. También se encontraron los presuntos restos de la poetisa novohispana del siglo XVII, sor Juana Inés de la Cruz (Juana de Asbaje) el 22 de noviembre.

         Asimismo, en 1978 destacó en el aspecto deportivo la coronación de Argentina en la XI Copa Mundial de Futbol, de la que fue país anfitrión. Por segunda vez Holanda llegó a una final, pero volvió a salir derrotada.

LA GUERRA Y LA PAZ

El 10 de enero fue asesinado en Nicaragua el periodista opositor al somocismo Pedro Joaquín Chamorro. En protesta estalló una huelga general el día 21. Estos hechos sirvieron como detonador de la ofensiva final contra el dictador centroamericano.

         En cambio, “estalló” la paz entre Israel y Egipto cuando sus respectivos gobernantes, Menahem Begin y Anwar el Sadat, firmaron los Tratados de Campo David tras intensas negociaciones del 9 al 17 de septiembre, bajo los auspicios del presidente estadunidense James Carter.

TRES PAPAS EN UN AÑO

El suicidio colectivo de 900 miembros de la secta Iglesia del Pueblo, el 18 de noviembre en Guyana, y la muerte de los papas de la Iglesia Católica, Paulo VI y Juan Pablo I -6 de agosto y 28 de septiembre, respectivamente- consternaron a la opinión pública mundial.

         El 16 de octubre, por segunda vez en el año salió humo blanco en el Vaticano cuando el cardenal polaco Karol Wojtyla se convirtió en Juan Pablo II, el primer papa no italiano en 456 años, el primero de su nacionalidad y el más joven desde Pío IX (1846-1878).

         En 1978 el mundo perdió a figuras como el ex presidente mexicano Emilio Portes Gil, los músicos Aram Jachaturian y Carlos Chávez, y los ex primeros ministros Golda Meir, de Israel, y Aldo Moro, de Italia, este último asesinado por las Brigadas Rojas.

(*Transcrito del libro ‘25 años en la información’, editado por Notimex y Grupo Desea, primera y única edición, 1994, México, DF. Con copyright del autor, para el texto. En su momento podría haber artículos específicos y actualizados de algunos temas)

Sucedió hace 35 años

1983: los genios también son mortales *

José Antonio Aspiros Villagómez ___________________

 Precursor del surrealismo en el cine, director polémico, respetado, prestigiado y vanamente imitado, ganador de un Oscar y diversos premios más en Cannes, Venecia y otros festivales, Luis Buñuel Portolés murió en la ciudad de México el 29 de julio de 1983.

         Nacido con el siglo y nacionalizado mexicano en 1949, este artista de cuna aragonesa fue un creador de avanzada que escandalizó no pocas veces a sus contemporáneos con su mensaje fílmico, desde sus primeras películas ‘Un perro andaluz’ (1928), ‘La edad de oro’ (1930) y ‘Las Hurdes’ (1932).

         Entre 1946 y 1964, Buñuel dio al cine mexicano 20 de los 32 trabajos que integran su filmografía, varios de los cuales los hizo sólo por profesionalismo y necesidad económica, aunque, según dijo, “creo que jamás filmé una escena que fuera contraria a mis convicciones, a mi moral personal”.

CASCADA DE PREMIOS

En su etapa mexicana -porque también dirigió en España y Francia hasta 1977- este realizador onírico saltó a la fama mundial con ‘Los olvidados’ (1950), una cinta que en su patria adoptiva fue considerada denigrante y por lo cual se pidió su expulsión, pero que en Cannes ganó al año siguiente los premios al mejor realizador y el de la crítica internacional.

         ‘Nazarín’ (1958) y ‘Viridiana’ (1961) obtuvieron el Premio Especial del Jurado y la Palma de Oro de Cannes, respectivamente; en cambio la coproducción francoitaliana ‘Bella de día’ (1966) fue rechazada en ese festival, pero mereció el Gran Premio en el de Venecia. ‘El discreto encanto de la burguesía’ ganó el Oscar de Hollywood a la mejor cinta extranjera. Ésta última fue rodada en 1972 en Francia.

LOS OLVIDADOS: ¿NO QUE NO?

Junto con los reconocimientos citados -a los que deben agregarse ocho Arieles para ‘Los olvidados’, seis para ‘Robinson Crusoe’ (1952) y uno para ‘Ensayo de un crimen’ (1955)-, Buñuel recibió fuertes censuras y valiosos elogios; las primeras, de una sociedad tomada sorpresivamente por su cine de vanguardia; los segundos, de una intelectualidad -críticos y ensayistas- que diseccionó su trabajo fílmico.

         Blasfemia, apología de la perversidad, documental desgarrador, una de las fuerzas más creadoras y creativas del siglo, capacidad turbadora, insistencia onírica, violencia como catarsis, obra bella e intensa, fueron solamente algunas de las expresiones en torno al cine buñueliano.

HUMOR SUI GÉNERIS

         El propio director, por su parte, consideró que el séptimo arte es “el arma más poderosa si la maneja un espíritu libre y la más apropiada para expresar el mundo de los sueños”.

         El día que murió, Luis Buñuel había pasado la mañana lúcido y de buen humor. “El humor -dijo alguna vez- está en mayor o menor medida en todas mis películas, hasta en ‘Los olvidados’, que es tan tremenda”.

         Aquel 1983 en que dejó de existir el ‘Sordo de Calanda’ -apodado así por su enfermedad y su ciudad natal-, se produjeron otras noticias importantes como la vuelta de Argentina a la democracia con el presidente Raúl Alfonsín, y el término de la reestructuración de la deuda externa mexicana con 530 bancos.

LAS VÍCTIMAS INOCENTES

En cambio, las calamidades se sucedieron una tras otra: desde el asesinato en enero de ocho periodistas peruanos al ser confundidos en Ayacucho con guerrilleros de Sendero Luminoso, hasta el ataque fatal de cazas soviéticos contra un avión sudcoreano de pasajeros, que desvió su ruta para sobrevolar instalaciones militares restringidas de la URSS.

         En ese acto a sangre fría, que tuvo lugar el 1 de septiembre, murieron los 269 pasajeros civiles y tripulantes de la aeronave. La comunidad mundial -incluso algunos partidos comunistas- condenaron la agresión.

         Con una diferencia de 10 días, tuvieron lugar dos accidentes aéreos en España. En el primero, ocurrido el 27 de noviembre, murieron los escritores Jorge Ibargüengoitia, de México, Manuel Scorza, de Perú, y los uruguayos Ernesto Sabater, Ángel Rama y su esposa Marta Traba. En el segundo, pereció la actriz mexicana Fanny Cano.

CARIBE CALIENTE

Tropas de Estados Unidos y unos cuantos soldados de seis países caribeños invadieron Granada el 25 de octubre, una semana después del asesinato del primer ministro Maurice Bishop. Otra víctima de la época fue Benigno Aquino, dirigente opositor a Ferdinand Marcos, muerto el 21 de agosto a su regreso a Filipinas.

         En enero comenzaron los trabajos del Grupo Contadora formado por México, Colombia, Venezuela y Panamá para procurar un arreglo pacífico de la crisis centroamericana; Edén Pastora, el célebre ‘Comandante Cero’ nicaragüense, emprendió en julio la lucha guerrillera antisandinista, y, en octubre, Petróleos Mexicanos decidió seguir enviando crudo a Nicaragua, no obstante la amenaza de los contras de dinamitar sus barcos.

         El ex presidente mexicano Miguel Alemán Valdés falleció el 14 de mayo. También murieron el violinista Hermilo Novelo, las actrices Dolores del Río y Gloria Marín, y los intérpretes de diversos géneros musicales Bienvenido Granda, Karen Carpenter y Chabuca Granda.

(*Transcrito del libro ‘25 años en la información’, editado por Notimex y Grupo Desea, primera y única edición, 1994, México, DF. Con copyright del autor, para el texto. En su momento podría haber artículos específicos y actualizados de algunos temas)

Photo Gallery

Designed by Gabfire themes