Ted Bundy: durmiendo con el asesino, de Joe Berlinger

Gillian Turner _________________

Joe Berlinger es ante todo un director de documentales. Sus temas predilectos son los criminales y los crímenes misteriosos. Hizo un documental en varios capítulos acerca de James “Whitey” Bulger, jefe del crimen organizado y soplón para el FBI; otro en tres partes acerca de tres jóvenes acusados de haber torturado y asesinado a tres chicos en Memphis; una mini-serie de la muerte misteriosa de una joven blanca en Mississippi, supuestamente a manos de un negro; otra serie en cuatro partes acerca de la muerte en 1959 de cuatro miembros de la familia Clutter (el tema del libro de Truman Capote “A Sangre Fría”). Y por otro lado, ha hecho una mini-serie acerca del grupo de rock “Metallica”.

Su única incursión en el cine de largo metraje anterior a esta fue BW2 El libro de las sombras (2000), una especie de secuela de la muy exitosa El proyecto Blair Witch de 1999. Desgraciadamente el proyecto de Berlinger sufrió los embates de una edición despiadada, la adición de secuencias no contempladas y una música muy diferente a la que él había contemplado. Su película no tuvo éxito.

Ahora nos ofrece Ted Bundy: durmiendo con el asesino. El título original en inglés es: Extremely wicked, shockingly evil and vile (Extremadamente malvado, espantosamente malévolo y vil) como describe el Juez Cowart a Ted Bundy en su resumen al final del juicio. Casi al mismo tiempo de la película se estrenó en Netflix una mini-serie, dirigida por el mismo Joe Berlinger: Conversations with a killer: The Ted Bundy Tapes (Conversaciones con un asesino: las grabaciones con Ted Bundy). Se trata de entrevistas con Ted Bundy grabadas en el corredor de la muerte, por el entonces joven periodista Stephen Michaud.

Ted Bundy era un célebre asesino en serie. En los años 70 mató a más de 30 jóvenes mujeres, en siete estados de EEUU, todas hermosas con un gran parecido a una ex novia suya que le había rechazado. Después de escapar dos veces fue capturado definitivamente en 1978, pasó 10 años en el corredor de la muerte en Florida y fue ejecutado en enero 1989.

Era un tipo bien parecido, con un gran encanto y carisma, y con una gran atracción para las mujeres. (Su última conquista, Carol Anne Boone, lo siguió a Florida y se casaron en pleno juicio.) Titulado en Psicología y con estudios en Derecho, Bundy despidió a sus abogados para defenderse él mismo. Insistió siempre que era inocente, que los cargos en su contra eran fabricados, que él nunca había hecho nada. Creaba una confusión continua durante el juicio, caos en el tribunal, bromeando y pavoneándose, interrogando a testigos para la defensa como si fueran testigos de cargo. En julio de 1979 el jurado tardó siete horas en llegar al veredicto de “culpable”.  Bundy pasó los siguientes años en apelaciones, en el estudio de precedentes legales, y en entrevistas con el periodista Stephen Michaud. Nunca confesó sus crímenes hasta un par de días antes de su ejecución. Entonces empezó a hablar, quizás pensando que podría conseguir una demora más, cosa que no sucedió.

La película se basa en un libro escrito por Liz, su novia de años, acerca de su relación con Ted Bundy. Narra cómo lo conoció, cómo cayó bajo su encanto, cómo durante años creía ciegamente en su inocencia, y cómo llegó lentamente a la realización que este hombre tan guapo y encantador quizás no era tan libre de culpa como parecía.

Es el retrato de un asesino, sin ser una película de terror. No vemos violencia, ni sangre, ni escuchamos gritos de espanto. El terror yace en la personalidad misma de Ted Bundy y el temor que empieza a sentir Liz.

La actuación de Zac Efron como Ted Bundy es pivotal. Sin él la película simplemente no funcionaría. Es Ted Bundy en todas sus facetas: inconformista, bromista, un mentiroso patológico, encantador de mujeres, inestable, contradictorio, perverso. Cuenta el periodista Stephen Michaud en la mini-serie que a veces los ojos muy azules de Bundy tornaban completamente negros, algo que encontró de lo más inquietante.

Bundy es uno de varios asesinos en serie que aparecieron en los años ‘70 y ’80 en Estados Unidos: la Familia Manson, el Hijo de Sam, el Casanova Asesino, el Asesino de Rio Verde (mató entre 48 y 71 mujeres en dos décadas) para mencionar solo algunos. Joe Berlinger sugiere que quizás tanto matón de mujeres sea una reacción del hombre en respuesta a la ola de liberación sexual de los años ’60, que detonó el empoderamiento femenino. Quién sabe. Lo que sí es que Berlinger ha estudiado a fondo el caso de Ted Bundy. A la película quizás le falta el rigor y la profundidad de la mini-serie. No obstante, tiene a su favor grandes actuaciones, no solamente de Zac Efron sino también de John Malkovich en una aparición muy disfrutable como el irónico Juez Cowart; Lily Collins es un muy creíble Liz; Kaya Scodelario actúa como la última novia, la que sigue a Bundy hasta Florida y se casa con él; y sale Haley Joel Osment (famoso por su actuación en El sexto sentido, 1999) como un aspirante a novio de Liz.

Dado el exceso de películas netamente para niños en esta temporada vacacional, y dejando a un lado la última entrega de Jean-Luc Godard, la muy confusa El libro de imágenes, esta resulta una película muy digna, que se deja ver y se deja disfrutar.

URL: http://misraicesdigital.com.mx/?p=17261

Escrito por en Ago 13 2019. Archivado bajo ESPECTACULOS. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Designed by Gabfire themes