El otro dato

México, de traspatio a muro

Juan Chávez ______________

Trump lo presumió:

“Tendremos nuestro muro y México lo pagará”.

Y no fue “echada”, como en el tiempo en que lo declaró  fue considerada por críticos y el propio López Obrador.

Ahora, somos, el país entero, ese muro contra los migrantes ilegales que ya no entran así como así a Estados Unidos.

De traspatio pasamos a ser convertidos en el muro que Donald Trump quería, protegido incluso con una Guardia Nacional.

A eso vino Mike Pompeo, secretario de Estado gringo,  para confirmar con el canciller Marcelo Ebrard que México está cumpliendo y que está frenando en su territorio a los centroamericanos, cubanos y africanos que buscan cruzar el  territorio para llegar a la frontera con Estados Unidos en su intento por conseguir  “asilo político”.

Pero quedan, inefablemente, ubicados en tierras mexicanas, como el  “tercer país amigo” que de facto es y siempre ha sido México.

Por eso Pompeo se jacto y citó al país como el “muro que quiere Trump”.

México, inhumanamente, endureció su política migratoria con los centroamericanos que nos odian, no de ahora sino de siempre. Un odio como el que nosotros sentimos por la poderosa nación que gobierna el millonario neoyorquino.

Por lo que hace al pago, México está pagando ese muro.  Los elementos de la GN movilizados a las fronteras sur y norte del país, nos cuestan, a usted, a mí, a todos los que pagamos impuestos, una millonada al día.

López Obrador ha citado que el ingreso mensual de cada integrante de su afamada GN asciende a 29 mil pesos, y son cerca de 20 mil los que están cumpliendo  con las rijosas tareas de detener o impedir que decenas de miles de centroamericanos crucen el río Suchiate y otros puntos de la línea que divide al país con Guatemala.

En el norte, la GN repele a los que logran llegar a las ciudades fronterizas mexicanas e impiden que crucen la línea fronteriza.

Hay un dato duro:

En junio, la Guardia Nacional y el Instituto Nacional  de Migración detuvieron a 30 mil centroamericanos  y deportaron a cerca de 22 mil, 730 por día.

En el colmo, y sin ningún reclamo diplomático por parte del gobierno morenista  de AMLO, Estados Unidos intensificó su programa “Quédate en México” para, de plano, sin acuerdo legal alguno, considerarnos ese “tercer país amigo” para dar “hospitalidad” a los hombre, mujeres y niños ilegales.

No hay horizonte para la ola de centroamericanos que cruza México, pero tampoco lo hay para el país que tiene metidos hasta el cogote a sus fuerzas (soldados, marinos y policías federales)  que integran la glorificada Guardia Nacional que nació para combatir al crimen organizado, no para emprenderla con los “sin papeles”.

Nadie define tan bien los momentos que vivimos con López Obrador despachando en Palacio Nacional (su refugio), como este domingo lo hizo Federico Berrueto  en su columna de Milenio:

“La ética en el poder son los resultados”.

www.entresemana.mx

URL: http://misraicesdigital.com.mx/?p=15790

Escrito por en Jul 23 2019. Archivado bajo OPINION. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Designed by Gabfire themes