Cartas desde Chicago

Redadas enredadas

Rogelio Faz _________________

Las redadas contra indocumentados en Estados Unidos no fueron lo que se esperaba. No obstante, el presidente Donald Trump si logró el objetivo. Que los medios de comunicación, políticos de oposición y activistas pro migrantes se encargaran de alarmar a la comunidad. Y de ribete, el gobierno de México salió en defensa de los derechos de los paisanos y de la dignidad de México ¡bravo estamos a salvo!

No es que Trump haya salido con una ‘batea de babas’ al no cumplir su promesa de redadas masivas después del domingo pasado. Pero si activo a los informadores.

Por supuesto que hay que estar alertas y cuidarnos la retaguardia para no caer en las garras de la migra y ser separados de la familia. Pero tampoco se debe caer en pánico debido a que logísticamente es imposible llevar a cabo redadas masivas, además con fecha anunciada.

De hacerlas no habría manera de atender los procesos legales de deportación de por si en crisis. Las redadas estarán enfocadas sobre quienes ya están en el radar de ICE. Por supuesto existe el riesgo de ser parte de los danos colaterales. Como siempre.

Lo que si se logró ver fue a restaurantes y calles de la comunidad medio vacíos incluso las playas del Lago Michigan donde es común ver a muchos paisanos con las altas temperaturas de verano.

No fue la amenaza de Trump, sino la manera en que se manejó la alerta. Los más perjudicados fueron precisamente los lugares donde trabajamos y vivimos los paisanos.

Es bueno saber que las autoridades y organizaciones locales velen por nuestra protección, que ofrezcan servicios legales y consejería, pero no seguirle el juago a Trump por el afán de hacer méritos.

A Trump le interesó que llegara el mensaje y lo consiguió, consciente que las redadas en la proporción que las anunciara no son factibles. Sin descartar ocurran esporádicamente como táctica de terror.

En el caso de México, el canciller plenipotenciario de utilería, Marcelo Ebrard, había dicho que tenía comunicación directa con la administración de Trump y aun así se sumó al “fake” pánico, para exhibirse como defensor de los paisanos y de la dignidad mexicana.

Los famosos derechos de los que todo mundo habla se limitan a: no abrir la puerta de la casa a la migra, de ser detenido permanecer callado y, solicitar representación legal, ¡ah! y comunicarse con su ángel de la guardia: el consulado.

Claro que existen esos derechos no importando el estatus legal, como los derechos humanos o civiles. El concepto de asilo está en proceso a nueva definición. Pero estos no garantizan derecho a ser recibidos. Es un proceso que se determina con documentación, méritos, tiempo y un juez.

La realidad es que si alguien está en la lista negra de la migra, la puerta cerrada no va a ser un impedimento. Eso no da derecho de estadía legal. Si así fuera ya la tuviéramos hecha.

Y entre si serán o no serán las redadas, se dio un enredo de declaraciones y precauciones que ahora no se sabe cuándo y cómo y, como fiarse para la próxima. Menos mal que el lobo feroz estos días anda distraído en su gallinero.

rogeliofaz@yahoo.com

www.entresemaa.mx

URL: http://misraicesdigital.com.mx/?p=15338

Escrito por en Jul 16 2019. Archivado bajo OPINION. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Designed by Gabfire themes