El otro dato

Es la estúpida economía

Juan Chávez _________________

La volteamos intencionadamente, porque una y otra vez hemos afirmado que es la “economía, estúpidos”.

La renuncia de Carlos Urzúa nos da la razón.

El académico  del  Tec de Monterrey, por segunda ocasión, le renunció a López Obrador. Lo había hecho antes, cuando se desempeñó en el área de las finanzas con el entonces jefe de Gobierno del antiguo D.F (2000-2003).

Entonces entró al relevó, como ahora, Arturo Herrera.

La historia pues, se repite.

Y aunque el vocero presidencial Jesús Ramírez  afirme que “un hombre no es la economía”, hay que señalar que está equivocado.

No es Urzúa ni tampoco Arturo Herrera, el nuevo secretario de Hacienda, ese  “hombre-economía”.

 Lo es, en el caso de México y de todos los países del orbe, el que dirige los destinos nacionales. Tristemente tal desempeño, en nuestra dolorida nación, corresponde al presidente López Obrador, que lo está haciendo con “sus corazonadas” y de ninguna manera con la cabeza.

Eso, al margen de que don Andrés  no sabe ni cinco centavos de la espinosa  materia en la que, se acepte o no, se sustenta la política.

Urzúa lo dejó bien claro en su carta-renuncia: En el actual gobierno se toman  “decisiones de política  pública sin el suficiente sustento”.

Para algunos analistas, Urzúa le leyó la cartilla al  presidente López que debe mirar al interior de su gobierno y deshacerse de quiénes, sin haberlos nombrado, el ex titular de la SHCP, los señaló claramente.

La influencia de quien más pesa en los ánimos y “corazonadas” del  mandatario, según se aprecia, es Alfonso Romo, jefe de la Oficina Presidencial.

Pero también se señala al consejero Jurídico del Gobierno Federal,  Julio Scherer Ibarra y al considerado taciturno secretario particular del Ejecutivo, Alejandro Esquer, quien hace mancuerna con Manuel Bartlett, director de CFE,   para negociar con los concesionarios de los ductos.

Se considera también, como una de esas piezas ignorantes de la materia hacendaria a que se refirió Urzúa, al jefe de los asesores de AMLO, Lázaro Cárdenas Batel, que juega cada vez un rol más importante en el gobierno.

Al nuevo secretario de Hacienda habrá de juzgársele a partir de la oposición que le presente al propio presidente en sus planes por llevar adelante la refinería de Dos Bocas y seguir luchando porque retorne el impuesto de la tenencia vehicular en la que él ve importe ingreso al austero erario nacional.

Como quiera que sea, la renuncia es asomo de influyentismo y hasta de corrupción si se quiere, dos fenómenos que López Obrador no se cansa de atribuir a los “36 años de neoliberalismo” y que pudieran haber empezado a desbordarlo.

Por lo pronto, para Herrera, el desafío principal e inmediato es el plan salvador de Petróleos Mexicanos.

www.entresemana.mx

URL: http://misraicesdigital.com.mx/?p=14946

Escrito por en Jul 11 2019. Archivado bajo OPINION. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Designed by Gabfire themes