Tlalpan, alcaldía favorita del crimen organizado

.- Se incrementan los delitos con el despojo de terrenos y venta de bienes inmuebles; uno de tantos casos es el que sufre la C. Carlina.

.- Argucias “legales” evaden responsabilidades en la venta de terrenos ajenos.

.- Convertidos en Cárteles, grupos bien organizados se encuentran más preparados para evadir impunemente el brazo largo de la justicia porque han asaltado el poder a través del engaño para capturar el voto popular.

Blas A. Buendía / Reportero Free Lance ________________________

filtrodedatospoliticos@gmail.com

El crimen organizado no tiene un rostro definido delincuencial y opera en todos los ámbitos y niveles de gobierno, abigarrados al dominio desde los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

En tanto, la dependencia responsable de perseguir el delito, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México está más corrompida y sumergida en la omisión y en el fango del desprestigio por la ilegalidad de cómo viene operando perjudicando los derechos de la ciudadanía, y que prácticamente exhibe un artificioso logotipo de cabeza.

El fenómeno de la mimetización que desgraciadamente vive México, ha permitido el surgimiento de castas criminales que se han hecho llegar por la legalidad y del engaño a través del voto popular, para “asaltar el poder”.

De tal modo que cada vez los grupos bien organizados, convertidos en Cárteles perversos, se encuentran más preparados para evadir impunemente el brazo largo de la justicia. Tienen a cómplices involucrados directamente como reconocidos servidores público de la administración pasada y que ahora poseen cargos de envergadura administrativa, esto a través de una serie de argucias para defraudar a sus víctimas con venta de bienes inmuebles ajenos en la Alcaldía de Tlalpan.

Tal fue el caso de la C. Carolina, quien compró el 8 de marzo de 2010 por Contrato de Cesión de Derechos Posesorios, a los sujetos de nombre Juan “N” y Tolentino “N”, el terreno denominado Amalillo Alto que se encuentra ubicado en la Segunda Cerrada de Terrazas s/n, dentro de los límites del Pueblo de San Andrés Totolpetec, jurisdicción de la Alcaldía en Tlalpan de la Ciudad de México, por la cantidad de 340 mil pesos en la cual invirtió más de 1.7 millones de pesos en construcción en lo que fue su casa habitación, que representa el patrimonio de toda una vida.

En investigación periodística, este reportero verificó ante las instancias de legalidad e instituciones republicanas que los lotes pertenecientes a personas ajenas son invadidos y posteriormente son divididos en varias secciones.

Este modus operandi es con el fin de defraudar “de un jalón” a familias necesitadas de vivienda, una vez que efectúan las supuestas compraventas y logran embaucar a varias víctimas, quienes entregando el dinero producto de sus ahorros, comienzan los supuestos trámites “formales” que son contratos de compraventa apócrifos, una vez firmados acuden a la alcaldía en referencia para ratificación “de buena fe” la negociación, con documentos que exhiben sellos supuestamente oficiales y posteriormente acudir con el Notario Público, para darle mayor apariencia de “legalidad”.

Es importante destacar que de un periodo de seis años nunca fue molestada por los verdaderos dueños del terreno, sino hasta que el cuatro de octubre de 2018, llegó un grupo de granaderos acompañados de cargadores y representante legal de la verdadera dueña de nombre Marisol “N”, quien dio la orden de despojar a los inquilinos, una de ellas de 80 años edad, sin orden judicial y con lujo de violencia.

Ante la arbitrariedad de la fuerza pública y las acciones ilícitas en comento, ya fueron denunciados ante la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, iniciándose las Carpetas de Investigación número CI-FTL/TLP-3/UI-1 y C/D/00456/02-2019, por los delitos de fraude, daño en los bienes, ejercicio de la  violencia sin causa legítima, entre otros.

Es importante mencionar que el artículo 232 del Código Penal para la Ciudad de México, advierte que los implicados en estos actos delictuosos constituidos como delito de engaño o aprovechando el error podrían alcanzar una pena de dos a seis años de prisión, multas que fluctúan de entre setenta y cinco a doscientos días de Salario Mínimo vigente; sin embargo, al haber involucrados del gobierno de la ciudad de México, se multiplicaría la sanción, agregándose el delito de delincuencia organizada.

Ante el vacío de legalidad, tolerar que las autoridades teniendo conocimiento de casos fortuitos y la apariencia de “impartir justicia” sin sesgos políticos, la sociedad en general vive una catarsis fortuita ya que son cada vez más los casos de personas que reportan la invasión de su casa, departamento o terreno, como es el caso de la C. Carolina.

Es decir, que los llamados #CártelesRobaPredios cuentan con la complicidad de autoridades legales con quienes forman parte de toda una cofradía y estructura diseñada desde las altas esferas del poder presidencial que se dice ser un gobierno de izquierda cuando en los hechos, el actual Jefe del Ejecutivo Federal, en toda su vida se connotó en “brillante” defraudador político en su máxima amplitud, para acelerar la ingobernabilidad de la nación.

Si bien las autoridades competentes incurren, como siempre, en la omisión y dejar que la impunidad, la corrupción y el rompimiento del estado del Derecho sean el problema de cada día, los grupos delincuenciales operan tan abiertamente con un descaro que se describe con mayúsculas: México, un Estado fallido.

De hecho, desde la época en que Cuauhtémoc Cárdenas llegó al poder por la vía democrática para configurarse como el primer gobernante del entonces Distrito Federal, la supuesta izquierda convertida en caterva de delincuentes, comenzó a operar con toda impunidad, como el caso del matrimonio que integran dos políticos sinvergüenzas identificados como Dolores Padierna (actual senadora de la República por el partido MORENA) y su marido, el Señor de las Ligas, René Juvenal Bejarano Martínez, quien sigue siendo el operador político y financiero “fantasmal” de López Obrador.

Al paso del tiempo, las  ahora legiones delincuenciales de izquierda, operan sin vergüenza alguna porque su padrino Andrés Manuel López Obrador, es la cereza de la controversia constitucional que bajo su manto de la impunidad, pueden corromperse en todos los niveles para perjudicar a las clases sociales desamparadas por las leyes que al paso que vamos, serán un mero referente del pasado.

Por lo tanto, la C. Carolina si bien exige “¡Justicia!”, y que a pesar de haber cumplido con el ritual de la denuncia aparentemente fallida, aún tiene la gran esperanza que la PGJ haga su trabajo conforme a los lineamientos institucionales y constitucionales que aun gobiernan a México, donde pareciera que el Nuevo Sistema de Justicia Penal, se catapulta en el muro de la injusticia enmarcada en la ignominia del Derecho.

URL: http://misraicesdigital.com.mx/?p=13065

Escrito por en Jun 17 2019. Archivado bajo NACIONAL. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Designed by Gabfire themes