Tras la puerta del poder

Seis meses cumplidos

Roberto Vizcaíno _____________________

Esta semana se cumplen los primeros seis meses formales de gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Y con ello van quedando atrás ya los señalamientos de que todo lo malo que ocurre en México es culpa de 36 años de neoliberalismo y de ineptitudes de las administraciones anteriores. Específicamente de las de Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Todavía con niveles altos de aprobación ciudadana, que van de los 59 % a los 70 %, el tabasqueño comienza a enfrentar cada vez más reclamos y exigencias de buenos resultados.

El caso es que, a 6 meses, y a pesar de que él dice a cada rato que vamos “requetebién”, no hay buenas noticias.

¿QUE HAY EN PEMEX?

En esta primera parte del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador los indicadores de PEMEX, la niña de sus ojos, reportaron una baja continua en la producción y exportación de petróleo.

Con 7 meses consecutivos de caída, la producción de petróleo bajó en 10.3 % para quedar en una cantidad similar a la obtenida hace 40 años, en1979 en el Gobierno de José López Portillo.

A su vez, las exportaciones de petróleo quedaron en 1 millón 23 mil barriles diarios, 19 % menos que en abril de 2018.

Ello representó 1,891 millones de dólares menos que el mismo mes de 2018.

Todo eso significó una caída de 15.6%, a pesar de que en abril el valor del barril de petróleo fue de 61.6 dólares, 4.4 % mayor al del mismo mes de 2018.

Los resultados advierten que, a pesar de inversiones, apoyos financieros, reforzamientos, grandes anuncios y promesas, la producción y las exportaciones van hacia abajo.

De acuerdo a analistas y expertos AMLO requiere aplicar unos 40 mil millones de dólares en PEMEX para así cumplir con su sueño de producir 2.4 millones de barriles diarios.

AMLO AFIRMA QUE NO HA CORRIDO A NADIE, PERO…

El viernes anterior la mayoría de las dependencias del Ejecutivo aplicaron un nuevo recorte en sus direcciones generales adjuntas.

Ello ocurrió en cumplimiento de un memorándum firmado por el presidente López Obrador el viernes 3 de mayo.

Hasta el momento no existe un diagnóstico sobre el efecto que estos recortes han tenido en la operatividad de las dependencias, indicó Ricardo Corona, del Instituto Mexicano de Competitividad.

El memorándum sin embargo no para en los recortes de personal, sino que exige agudizar las medidas de austeridad que buscan reducir 30 % de gastos de oficina y 50 % en viáticos, y la eliminación de asesores y direcciones generales adjuntas.

En síntesis: ello significa eliminar no menos de 1,326 plazas en el sector central del Gobierno Federal.

Con ello se estaría alcanzando “un ahorro” de 1,237 millones de pesos en percepciones totales durante 2019, de acuerdo a datos de la Secretaría de Hacienda.

El análisis indica que del total de cargos de dirección recortados la mayoría corresponden a la Fiscalía General de la República, la Secretaría de Gobernación y a la de Hacienda con 178, 153 y 129 plazas, respectivamente. Ya hacia inicios del año las renuncias y jubilaciones en el sector financiero dejaron casi inhabilitadas a instituciones como la Comisión Nacional Bancaria y de Valores o la banca de gobierno.

Hacienda, por ejemplo, contaba con 150 plazas de directores generales adjuntos.

Un documento interno indica que la reducción de plazas podría afectar al menos al 70 % de las de confianza en instituciones y organismos del gobierno federal, es decir 222,600 según el Censo de Gobierno 2017 del INEGI.

Los datos más confiables en este punto son los reportados entre diciembre y enero por el IMSS que sumaron 12,397 despidos o bajas de servidores públicos.

De 1.11 millón de afiliados que había en noviembre de 2018, para enero había 1.09 millones.

En enero se dio el mayor número de salidas con 10,585, según cálculos de Manpower, a partir de cifras del IMSS.

Dentro de las 50 prioridades de la austeridad y en contra de la corrupción del presidente Andrés Manuel López Obrador, el número 21 se refiere a una reducción de 70 % de las plazas de confianza de 319 instituciones y organismos del gobierno federal, es decir las 222,600 plazas señaladas por el Censo de Gobierno 2017 del INEGI.

“AHORRO” DE 200 MIL MILLONES

Los principios de políticas públicas indican que, mientras los administradores de la empresa privada consideran las utilidades como ganancias, en el Gobierno los “ahorros” o subejercicios les representan menos servicios o soluciones a problemas sociales.

En la cosa pública no pueden existen los ahorros, porque lo que se logra ganar se debe aplicar en ampliar servicios o solucionar problemas, indican.

Estos principios no son válidos hoy ni para Andrés Manuel López Obrador ni para su cajera única Raquel Buenrostro y menos para su secretario de Hacienda Carlos Urzúa, quienes han aplicado el machete sin piedad alguna no sólo en las adquisiciones del todos los sectores del Estado (ahí está el caso de la reducción de las compras de gasolinas en diciembre, o de medicinas en los meses recientes), sino en despidos masivos sin considerar que al hacerlo invalidan, incapacitan, inhabilitan a sectores esenciales como el de la salud o la educación, o la atención de la niñez.

Si retomamos las declaraciones de doña Raquel todo en lo que tiene que ver en los recortes presupuestales va requetebién por van justo a alcanzar “un ahorro” de 200 mil millones de pesos en compras de gobierno en 2019.

La Oficial Mayor de Hacienda, cajera única del Estado mexicano, dijo que el presupuesto en 2019 destinado a contrataciones públicas representa 997 mil millones de pesos.

“La corrupción se ha institucionalizado dentro de las mismas, beneficiando a un grupo de personas y negando el acceso a los demás, lo que ha encarecido los bienes, arrendamientos y servicios que se requieren. Esos ahorros provendrán de mayor eficiencia en el ejercicio del gasto público”,indicó.

Un 80 % del presupuesto para este año se concentra en 4 instituciones: IMSS, ISSSTE, Pemex y CFE, que suman 810 mil millones de pesos, monto equivalente al 81 por ciento de lo estimado para compras de gobierno.

Buenrostro, como su jefe, le echó la culpa del desabasto de medicinas al gobierno de Enrique Peña Nieto, porque, dijo, las compras se programas con un año de antelación.

Pero la respuesta de quienes eran los responsables de eso fue que eso no es cierto, porque el equipo de transición de López Obrador participó y avaló lo de las adquisiciones de medicinas para 2019.

Es decir, por más que tratan de quitarse culpas, no lo logran.

Total, que a 6 meses de iniciado el gobierno, AMLO no tiene buenas cuentas ni en la operación de PEMEX  que es su joya central, ni en empleo ni en manejo presupuestal.

rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa

www.entresemana.mx

URL: http://misraicesdigital.com.mx/?p=12183

Escrito por en Jun 3 2019. Archivado bajo OPINION. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Designed by Gabfire themes