La economía popular está seca. Nadie trae dinero en el bolsillo

Francisco Rodríguez ___________________

No hay dinero en circulación. Pocos traen dinero en el bolsillo. Grave señal. La economía está seca, todo apuntaría a una virtual recesión… pero no es el caso mexicano, toda vez que el crecimiento del producto interno bruto permanece ascendente, aunque corto, porque la inflación no ha rebasado los estándares que mantiene desde hace ocho meses, y porque los principales indicadores están controlados.

La inversión extranjera en proyectos a mediano y largo plazo apunta bien. El empleo muestra signos de recuperación. La captación fiscal, inmejorable en términos nacionales. Pero el gasto en la calle, las actividades normales del ciudadano común están afectadas por una falta de circulante monetario, lo que no es un dato menor.

Los bolsillos del ciudadano de a pie están resentidos, no corresponden a los indicadores. Como si la teoría económica conspirara contra la terca realidad. En México no hay recesión, pues esta aparece en su dimensión cuando durante tres o dos trimestres consecutivos no hay crecimiento real del producto nacional bruto. No es el caso.

No. No es por haber cancelado el mega fraude en Texcoco

Las clases medias atribuyen la sequedad del circulante a la decisión del Presidente de cancelar el mega fraude del aeropuerto en Texcoco. Los medios afines a los empresarios abusivos trataron infructuosamente de esparcir esta especie entre los ciudadanos. Como si el mentado proyecto significara la bonanza económica para todos.

No es así, porque todos sabemos lo que el grupo salinista – atracomulquista estuvo haciendo en materia de la especulación inmobiliaria y la entrega de las concesiones de construcción y mantenimiento en favor de la pandilla de siempre. No va por ahí.

Aunque Carlos Slim-Salinas se avocaron a demostrar que la cancelación oportuna de ese fraude espectacular iba a pegar en la línea de flotación de todo el sistema económico y político. Como fracasaron en esa estrategia mediática pusieron todo su empeño en retraer las inversiones ‎para cubrirse y demostrar que tenían razón.

Se impondrán la racionalidad y el instinto de supervivencia

La política económica de austeridad avanza a contrapelo. Tendremos un crecimiento escaso los primeros dos años que andará rondando en el uno o dos por ciento anual, pero que a mediano plazo dará rendimiento. Finalmente se impondrán la racionalidad y el instinto de supervivencia de todo el pueblo, incluyendo a los que generan empleo.

‎La austeridad pega de frente en las capas superiores de la burocracia, entre los de cuello blanco. Sí, ha habido reducciones necesarias en sus percepciones, pero no se puede argumentar que eso es la causa de la resequedad económica, porque ellos gastan en productos de consumo superfluo.

Tampoco hay desconfianza de los inversionistas extranjeros

La causa de la falta de circulación monetaria tampoco puede atribuirse a que el gobierno federal no ha echado a andar la maquinita de hacer billetes. Sabemos demasiado lo que eso contribuye a generar inflación y alza de precios incontrolable. Es la forma más directa de hacer fracasar un proyecto económico nacional.

No hay desconfianza de los inversionistas extranjeros en el proyecto de austeridad y nacionalismo del gobierno mexicano. Las balandronadas de Trump no causan efecto alguno, porque los grupos de empresarios gabachos simplemente no le hacen mayor caso.

La última estupidez de declarar que los gabachos pueden poner un cinco por ciento de aranceles a todos los productos mexicanos no es más que eso: una balandronada, irrealizable, porque los actores económicos del gabacho saben que acabarían pagando en impuestos esa volada fatua e irresponsable.

Como cicuta cayó el decreto que prohíbe regresarles impuestos

La pretendida desconfianza entonces tiene un punto de localización específico: es la falta de cordialidad y los abusos que los adinerados nacionales ponen en el tapete para forzar al nuevo régimen a concederles tratos preferenciales, concesiones y prebendas que los han hecho siempre simplemente multimillonarios apapachados.

El anuncio del decreto que prohíbe regresarles cuantiosas sumas de impuestos federales cayó como cicuta en sus apetitos. No pueden aceptar lo que ha sido la base esencial de su fortuna, y se desgañitan en amenazas y en retracciones que quieren provocar nuevamente la estanflación, es decir la recesión, más inflación y estancamiento económico.

Ese es el principal adversario de la política de austeridad del nuevo régimen. Mientras no se manden señales concluyentes de que no habrá marcha atrás, de que se acabaron los privilegios empresariales y del castigo indispensable a quienes han mancillado a la Nación y a su patrimonio colectivo, no podrá avanzarse.

Los viejos vicios de la burocracia siguen campeando en la 4T

‎Regresar al circulante monetario los miles de millones de dólares que los privilegiados tienen en paraísos fiscales y en cuentas de subterfugio, es un reclamo nacional. Pero para eso, lo primero que debía hacerse es catalogar a estos delincuentes dentro de los que están insultando el interés superior de la Nación.

Ya se quemaron las naves. Ya se lanzó la espada al otro lado del Rubicón. Ya se amenazó a diestra y siniestra a los malditos, a los hambreadores, a los irresponsables y a los delincuentes. Entonces, ¿qué hace falta? Parece pregunta de Perogrullo, pero tiene una fácil respuesta.

‎Lo que urge es que la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Hacienda, la Fiscalía General de la República y el Banco de México se pongan las pilas. Que empiecen de verdad a asumir sus facultades para enderezar este barco que urge que flote. Los remedios siguen siendo esencialmente políticos. Está demostrado que es eso, aunque se niegue.

Nadie actúa porque afirman en corto que el Presidente no admite recomendaciones. Y primero está mantener el cargo que ostentan. Que sólo se equivoquen los que hablan y los que asumen el riego de hacerle recomendaciones. Todos los demás, calladitos, esperando instrucciones presidenciales y ejecutándolas a medias.

El viejo vicio de la burocracia sigue campeando en la Cuarta Transformación. Nada ha cambiado en ese rubro. Es mejor detentar el cargo que ser corrido sin reintegro, como acostumbra hacerlo el Presidente. La gente espera resultados.

No hay de otra. Es ésta hasta que duela. Lo demás es el infierno civil

La justicia que se reclama tiene que ver con este renglón de la actividad nacional. La gente quiere saber si algo ha cambiado. Pero poner el destino de México en manos de huizacheros y conformistas no es el remedio que se quiere. Necesita algo más: atrevimiento y verdadera transformación en usos y medidas.

El pueblo quiere vivir en un país serio. Y lo que es todavía peor: todos sabemos que si no le va bien al nuevo régimen, nos esperan años muy difíciles. Hasta el riesgo de una confrontación civil.

Porque los dos puntos de vista sobre la Nación están ya demasiado confrontados. No hay medias tintas, menos la añoranza de regresar al pasado de mercachifles y mamarrachos que abusaron de la confianza popular.

Entonces, no hay salida posible. Es ésta hasta que duela. Lo demás es el infierno civil.

¿No cree usted?

Índice Flamígero: Don Miguel Ramírez nos envía su tradicional recuento de los últimos días: » Dos acontecimientos ocuparon la atención de los mexicanos la semana pasada. La amenaza que Donald Trump lanzó a México consistente en la imposición de aranceles a las exportaciones mexicanas, que iniciaría el próximo 10 de junio con un 5% y crecería paulatinamente hasta llegar a 25%, fue uno de ellos. Aunque hay que considerar seriamente lo dicho por el cavernario de la Casa Blanca, no se puede descartar que sea una baladronada, a las que es muy afecto, y que tenga como fin real los asuntos electorales de los EU así como hacer el máximo ruido para restar importancia a las investigaciones que se le siguen por haber recibido ayuda de Rusia durante la elección presidencial de su país. Trump ha acusado a México de ser el responsable de no detener la migración hacia los EU y de que no disminuya el tráfico de drogas hacia allá. La migración es un asunto complejo en el que intervienen diferentes factores, y en cuanto a los enervantes Trump olvida cínicamente que tienen una salida y una entrada. Si bien México debe responder por lo que sale de nuestro país, ellos tendrían que hacerlo por lo que entra y también ver por qué los estadunidenses consumen tantas drogas. ¿Será que se trata de una nación en descomposición?. El otro asunto es el relacionado con Emilio Lozoya. Causó sorpresa que el abogado que lo defiende de hecho haya aceptado las acusaciones que se le hacen, pero exigido que se les llame a declarar a diferentes miembros del gabinete del gobierno anterior, incluyendo a Peña Nieto ya que, dijo, ninguna hoja se movía si no se tenía su consentimiento. Y tiene razón, porque lo hecho por Lozoya al igual que tantas otras ilegalidades que se cometieron en el sexenio anterior conducen hacia un mismo copete.» + + + Se inconforma. Alejandro Rojas Díaz Durán ingresó a la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena la demanda de juicio para la protección de sus derechos político-electorales. A través de su cuenta de Twitter, señaló: “he cumplido en tiempo y forma ingresando mi inconformidad contra la resolución emitida en mi contra por la @CNHJ_Morena”. La impugnación se da luego de la resolución dictada en su contra donde se le destituye y se le suspenden sus derechos en el expediente CNHJ-TAMOS-186/19.*»

Balconeando. La «iztapalización» de la JLCyA. Sheinbaum, ¿cómplice?

Todo indica que la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum sigue sin tomar las riendas de la administración que le confiamos los ciudadanos. El de la corrupción incontrolable es uno de los muchos que no quiere o no puede abordar.

Uno de tantos ejemplos dramáticos de la corrupción galopante en la administración pública es la que se vive en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA), tomada por asalto por una banda de 200 forajidos perredistas procedentes de la antes Delegación de Iztapalapa en nombre del ex titular de la misma Jesús Salvador Valencia Guzmán, ex diputado federal, quien renunció al PRD en el 2017.

La historia de tan patético caso de corrupción en la 4T, nunca antes registrada en dicho tribunal ni en las mejores épocas de la hegemonía priista, lo cual ya es mucho decir, se balconea aquí, con nombres y cargos:

En el 2014, cuando el jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal era el ahora flamante senador Miguel Ángel Mancera, éste entregó el control de la JLCA al entonces Delegado de Iztapalapa Jesús Valencia, como pago de cuota por su apoyo político dentro del PRD.

Mañoso y astuto como es, Jesús Salvador Valencia Guzmán impuso en la presidencia de la Junta a su pareja sentimental, la perredista Margarita Darlene Rojas Olvera, quien fungió como Directora Jurídica y de Gobierno en la administración de aquél en la delegación Iztapalapa.

Aun cuando se supone que Rojas Olvera debió terminar en marzo pasado su gestión como presidenta de la JLCA, una vez rendido su informe de labores, a la fecha se siente segura de ser ratificada en el cargo por parte de Claudia Sheinbaum, pero sobre todo por parte del “supersecretario” del Trabajo y Previsión Social Federal, Arturo Alcalde Justiniani, pese a lo escandaloso de su gestión.

Sabedora de su poder como presidenta y respaldada por Valencia –quien por cierto cuando era delegado impactó ebrio un vehículo «prestado» por un contratista de la demarcación— designó como secretaria general de la JLCA a Carolina Santana Nieves, quien había declinado en su favor como candidata del Partido Verde a delegada.

Y esta historia de corrupción se pone buena. Resulta escandaloso el nepotismo y el amiguismo que han implantado en la Junta, vea usted si no es así:

La parentela cómoda y unos cuates

Eduardo Santana Nieves, hermano de la Secretaria General, es Director de Auditoría Interna;

Antonio Santana Nieves, también hermano, es chófer de su hermana Carolina;

María de Lourdes Santana Nieves, hermana, es secretaria Jurídica de la Junta 2 de Conciliación y Arbitraje;

Mario Santana Reyes, primo, ocupa el cargo de Jefe de Archivo;

Teresa de Jesús Nieves Barrera, sobrina de Carolina, es Secretaria de la Junta 6;

María Concepción Santana Reyes, Secretaria de Presidencia Junta 7;

Norma Santana Susan, Jefa de la Unidad de Transparencia;

Verónica Ramírez Zambrano, casada con José Manuel Santana Nieves, hermano de Carolina;

Guillermo Martínez Estrella, ex-subdirector Jurídico de Iztapalapa, actual Presidente de la Junta 5;

Viridiana Aguilar Rincón, ex-Jefa de área de Litigio de Iztapalapa, actual Presidenta de la Junta 2;

Karina Hernández Mejía, ex-Directora de Desarrollo Urbano de Iztapalapa, actual presidenta de la Junta 9;

Carlos Alberto Barranco Suárez, ex subdirector Jurídico y de Gobierno de Iztapalapa, actual Director de Contratos Colectivos (el cargo más redituable);

Rafael López López, ex Coordinador General de Seguridad Pública de Iztapalapa, actual Director General de Recursos Materiales y Servicios Generales de la JLCA;

Kenia Rodríguez Rojas, prima de la Presidenta y Directora General de Administración y Finanzas de la Junta.

Lucha contra corrupción, ¿sólo retórica?

Todo ese personal del equipo de Jesús Salvador Valencia Guzmán ha llegado a ocupar importantes cargos en la Junta, distinguiéndose por su corrupción y su total desconocimiento del derecho laboral al mismo tiempo.

Mas no son los únicos. También hay muchos otros empleados en la Junta de menor rango procedentes de la anterior administración delegacional de Iztapalapa, quienes llegaron a ocupar las plazas de trabajadores de dicho tribunal laboral despedidos injustamente, pese a su experiencia.

La corrupción generalizada en la JLCA, potencializado a su máxima expresión por su presidenta Margarita Darlene Rojas Olvera, implica dádivas obligatorias a las mecanógrafas, cuotas para actuarios para emplazar o notificar, incluso porcentaje.

Mientras tanto, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, discípula del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se mantiene cruzada de brazos ante la corrupción galopante que ahoga a dicho tribunal laboral, en donde no se ha parado para conocer al menos el edificio sede luego de seis meses de haber asumido el cargo.

Entonces ¿para qué tanto brinco en el supuesto combate a la corrupción en el gobierno de la 4T en la Ciudad de México si nadie investiga a la banda de forajidos encabezada por Jesús Valencia entronizada en la JLCA, pese a la escandalosa situación?

https://www.indicepolitico.comindicepolitico@gmail.com@IndicePolitico / @pacorodriguez

www.entresemana.mx

URL: http://misraicesdigital.com.mx/?p=12187

Escrito por en Jun 3 2019. Archivado bajo OPINION. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Designed by Gabfire themes