Entre aplausos y condenas, la UE lidiará sobre su destino en las urnas

Mario Muñoz Lozano * _________________

La Habana, (Prensa Latina).-  Símbolo de bienestar para muchos y de fracaso para algunos de sus miembros, la Unión Europea (UE) se enfrentará a unas elecciones que ante todo parecerán un referendo sobre la supervivencia del bloque regional.

En medio de un panorama bien convulso, a partir del jueves 23 de mayo y hasta el domingo 26, cerca de 427 millones de ciudadanos están llamados a elegir a sus representantes en el Parlamento Europeo.

La UE batalla por su unidad sabiendo que estos serán los comicios más relevantes desde la creación del bloque comunitario en 1993, que deberá vérselas con un posible descenso de la asistencia a las urnas y a un evidente crecimiento del número de partidos en su contra.

La canciller federal alemana, Angela Merkel, afirmó que la UE necesita encontrar argumentos «con miras al futuro» y «reposicionarse en un mundo que ha cambiado», porque «algunas de las certezas resultantes del orden de la posguerra ya no son válidas en la actualidad».

En una entrevista reciente para el periódico alemán Süddeutsche Zeitung, significó que la «fuerza política» del bloque no se corresponde con sus «capacidades económicas» y admitió que la crisis del euro y de la inmigración «han sido extenuantes».

Una encuesta de YouGov reconoció que si en las elecciones de 2014 los europeos consideraron como sus grandes retos el desempleo, la estabilidad económica y la deuda pública, hoy son la inmigración y el medio ambiente.

El estudio reciente señala que el 46 por ciento de los ciudadanos prefiere que su país no acepte más refugiados de zonas en conflicto y solo el tres por ciento considera que la gestión comunitaria fue muy buena durante los años de mayor presión migratoria.

El sondeo, en el que participaron más de ocho mil personas de Alemania, Francia, Italia, España, Polonia, Bélgica, Suecia y Hungría, reflejó que la mayoría teme más una nueva crisis migratoria que otra gran recesión.

AUGE DE LA DERECHA

Al conflicto migratorio se suman otros desafíos como el Brexit y el auge de movimientos políticos conservadores, de derecha, interesados en frenar el proyecto europeo y que cuestionan, incluso, su propia existencia.

El Parlamento Europeo tendrá una nueva fisonomía después de las próximas elecciones, aseguró el legislador checo Jan Zahradil en declaraciones a la prensa.

Este político conservador postula una «UE de varias velocidades, con más espacio para los gobiernos y parlamentos nacionales», dijo, una eurozona que «simplemente haga menos y lo haga mejor».

Una encuesta realizada por la Fundación Bertelsmann con 23 mil 725 personas de 12 Estados miembros de la UE, concluyó que el 10,3 por ciento votaría por partidos de extrema derecha en estas elecciones.

«La de ahora sería una de las primeras elecciones en las que partidos como los llamados de ultraderecha o euroescépticos podrían tener un crecimiento relevante en términos de escaños», dijo Franco Delle Done, coeditor del libro Epidemia ultra, quien compila opiniones de expertos sobre la ola reaccionaria que contagia al Viejo Continente.

«Si bien no quiere decir que vayan a manejar nada, sí sería un golpe simbólico», aseguró Done.

El ministro de Interior de Italia, Matteo Salvini, dijo que «para muchos, la UE representa una pesadilla y no un sueño», en una reunión para crear un frente de ultraderecha el pasado 8 de abril en Milán.

¿QUÉ SE ELIGE?

La UE es un bloque regional integrado por 28 países, cuyos gobiernos están a cargo de las decisiones más relevantes.

Sin embargo, cada cinco años, desde 1979, los ciudadanos pueden elegir a los integrantes del Parlamento Europeo, con sede en Estrasburgo, la única de las instituciones en la que están representados de forma directa.

Sus competencias crecieron y más allá de las funciones legislativas, no pocas normas del grupo deben contar con su aprobación.

La Eurocámara, como también se le conoce, decide sobre el presupuesto y entre sus funciones también está la supervisión de los cargos, al punto que el presidente de la Comisión Europea, que se nombrará en unos meses, deberá contar con el visto bueno del nuevo Parlamento.

Cada Estado miembro elige un número de eurodiputados en función de su población, hasta completar los 751 escaños que componen la cámara.

Para este año se previó que la cifra se redujera a 705, teniendo en cuenta que Reino Unido debía abandonar la UE en marzo, pero la prórroga del Brexit mantiene el status quo, al menos hasta que Londres consume su salida.

¿CÓMO SE VOTA?

Aunque se convocan bajo el manto de la Unión Europea, los comicios se organizan siguiendo la normativa electoral de cada uno de los Estados miembros, lo que genera diferencias.

Las votaciones comenzarán por Países Bajos y el Reino Unido este jueves 23 de mayo, Irlanda lo hará el 24, República Checa empieza el 24 y acaba el 25, cuando también lo hacen Lituania, Malta y Eslovaquia, mientras el resto de las naciones votan el domingo 26.

De acuerdo a lo establecido, los resultados del escrutinio no se hacen públicos en ningún sitio hasta que no se cierran las urnas en el último país, a las 23:00 horas del domingo.

A diferencia de otros Estados miembros, en Bélgica, Bulgaria, Chipre, Grecia y Luxemburgo es obligatorio el voto.

¿QUIÉN PUEDE VOTAR?

El objetivo de los comicios es legitimar el proyecto europeo dentro de su diversidad, lo cual se refleja también en el modo en que son elegidos los eurodiputados en cada Estado miembro.

En la mayoría de los países la edad mínima para presentarse como candidato es de 18 años, menos en Polonia, Eslovaquia, Irlanda y Chipre que exigen al menos 21; en Rumanía 23; y en Italia y Grecia solo es posible a partir de los 25 años.

Los ciudadanos convocados a las urnas pueden ejercer su derecho al voto en su país o en otro europeo en el que residan en el momento del escrutinio.

En las últimas elecciones, en 2014, solo votó el 42,61 por ciento de los europeos, lo que evidenció la falta de entusiasmo por los comicios.

Para estas votaciones se prevé una atonía similar a la de las últimas convocatorias, con una afluencia a las urnas en declive desde el pico de las primeras elecciones, en 1979, cuando se alcanzó el 61,99 por ciento.

¿CÓMO SE AGRUPAN LOS PARTIDOS?

Los candidatos a eurodiputados se presentan en cada país con sus partidos o coaliciones hasta que una vez en Estrasburgo se agrupan en bloques transnacionales, según sus afinidades ideológicas.

Los grupos parlamentarios se definen luego de los comicios, aunque los hay ya establecidos como el Partido Popular Europeo, el Partido Socialista Europeo, los Conservadores y Reformistas Europeos, la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa y el Partido de la Izquierda Europea.

La campaña electoral arrancó el pasado 9 de mayo, Día de Europa, y desde ese momento políticos de diversos partidos, movimientos y alianzas intentan atraer con promesas y temores a un público cada vez menos crédulo y más preocupado, sobre todo, por el futuro de su familia.

Sin embargo, otra de las conclusiones significativas de la encuesta de YouGov es que una amplia mayoría de los europeos cree que la adhesión de su país al bloque comunitario ha sido beneficiosa.

Tal resultado lo confirma el Eurobarómetro, el cual reflejó que la confianza de los ciudadanos europeos en la UE se desplomó entre 2007 y 2014, pero la tendencia comenzó a revertirse a partir de 2015 y en los años siguientes se consolidó la recuperación.   Todo parece indicar que más allá de las presiones, del cabildeo en su contra de los partidos nacionalistas y de derecha, y de la evidente necesidad de adaptarse a los nuevos tiempos, todavía hay UE para rato.

*Periodista de la Redacción Europa de Prensa Latina.

URL: http://misraicesdigital.com.mx/?p=11294

Escrito por en May 22 2019. Archivado bajo INTERNACIONAL. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión

Galería de fotos

120x600 ad code [Inner pages]
Designed by Gabfire themes