Sur: depósito de cadáveres.

Comparto Viborianus… MIERCOLES 13 MARZO 2019. Sigamos alzando la voz, exigiendo Justicia y Paz.

Victoriano Robles Cruz _________________

Para la percepción ciudadana, resulta inminente que el sur quintanarroense no está dentro de los propósitos del desarrollo, de la inversión en ámbito rural y urbano, sin la potencialidad de proyectos productivos, sin la creación de otras alternativas productivas para la generación de empleo, no existe un plan que contemple alternativas para corto mediano y largo plazo. Los problemas si son serios, desde la ciudad capital abandonada, despidos ya no masivos, pero sin dejar de generar desempleo burocrático, profesionales germinados en las instituciones de educación superior sin fuente de empleo, una “ciudad de quincena”, su dinámica depende de las quincenas burocráticas, y muchos otros problemas que aqueja el colectivo social de la capital chetumaleña.

Ahora, en estos días, tremendas dificultades han vivido los habitantes de la comunidad de Pucté, por lo pronto, ya determinaron la suspensión de los trabajos de construcción, de esa pretendida fosa común, hasta que el tema sea tratado en una asamblea general, el órgano ejidal con la máxima autoridad en el pueblo el cual determine el futuro de esa construcción. Allí en esa comunidad de la rivera del Rio Hondo sorprendieron a alguna autoridad ejidal y comenzaron los trabajos para la fosa común. ¡Para depositar cadáveres!

Pero, eso sí, a alguien, de esa elite burocrática, le sobrevino la brillante ocurrencia de utilizar el sur para sembrar los cadáveres de los nichos turísticos. Preguntamos: ¿Se le puede llamar de otra manera? Capricho, burla, graciosidad, chocarrería… “Total, allá no se quejan de nada, les amontonamos los cadáveres y van a estar felices”. Ciertamente las instalaciones del Servicio Médico Forense (semefo) no son otra cosa que los depósitos de cadáveres. Espacios sumamente reducidos, sin refrigeración adecuada y el peor prototipo de sanidad. Pero, todos guardan silencio, nadie dice nada, ni la COFEPRIS, ni salud, ¡nadie!

El problema lo tienen las autoridades de la gobernanza del cambio, puntualmente la fiscalía, porque hasta ahora se dan cuenta que tienen sobresaturado sus espacios, tienen amontonados los cadáveres y eso genera un problema de hacinamiento en las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo), donde actualmente hay 120 cuerpos no identificados desde hace varios años. ¿La obsolescencia programada en la gobernanza?

La Ley General de Salud establece en su artículo 348 que los cadáveres deberán inhumarse, incinerarse o embalsamarse dentro de las 48 horas siguientes a la muerte de la persona, previa disposición del Ministerio Público del Fuero Común (MPFC). ¿Qué esperan? ¿Por qué querer utilizar a la comunidad de Pucté como el depósito de cadáveres?

Obviamente el Servicio Médico Forense no obedece ni cumple con la necesidad de ese cacareado nuevo sistema de justicia penal, porque no puede por diferentes carencias humanas, instrumental y de equipo, para elaborar profesionalmente, la prueba criminológica, para que haya certeza en la evidencia criminal. Pero tampoco se les ocurrió invertir en mejores instalaciones para el Servicio Médico Forense, donde tenga cabida ministerios públicos y policía de investigación. ¿No podrán pensar en el futuro?

Los encolerizados ejidatarios de Pucté, están conscientes del abandono por parte de sus autoridades, no de ahora sino de siempre, y en respuesta reclaman: “Queremos inversión, calles y alumbrado público, no muertos”. Tácitamente, los ejidatarios fueron sorprendidos porque “económicamente” habían concedido un espacio de 20 por 20 metros, pero se agandallaron los de la fiscalía y tomaron un espacio de 40 por 60 metros, actitud abusiva que repulsó. Porque a la vez fue violentada la autonomía ejidal, al principiar una construcción en un predio que aún no han cedido y sin autorización. El asunto de esa fosa común será discutido en la inmediata Asamblea Ejidal, la cual ha sido programada de manera extraordinaria para el 24 de este mes y si no hay cuórum, se vuelve a citar en siete días.

A los ciudadanos del sur nos aterra esta visión de las autoridades del gobierno del cambio. La primera impresión proviene de esa conducta muy fuera de lo común: ¿será un estado psicológico o una enfermedad? Resulta un acto terrorífico, espeluznante y espantoso querer utilizar al sur quintanarroense como vertedero de cadáveres.

Viborita: Por cierto, este día la Capilla del Instituto Cumbres Santo “Rafael Guizar y Valencia”, fue esplendorosamente adornada con flores indistintamente por la familia Alamilla Ceballos. La segunda vez después del incidente provocado por su hijo al golpear a otro, a la salida del Colegio. Los preocupados padres de familia confirman que, esa familia asiste a eventos como festival, clase pública o similares ingresan acompañados con elementos armados (portando arma en su cintura con camisa de fuera o en cangureras), elementos policiales que deberían estar cuidando a la ciudadanía dado los altos índices de delincuencia en Quintana Roo. Además, la austeridad del “gobierno del cambio”, se observa, en el colegio, con la presencia de un convoy con cinco vehículos a su alrededor.

PD.- “La obsolescencia programada u obsolescencia planificada es la determinación o programación del fin de la vida útil de un producto, de modo que, tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante o por la empresa durante la fase de diseño del mismo, este se torne obsoleto, no funcional, inútil o inservible por diversos procedimientos”.

PD.- La mayor parte de los problemas del mundo se deben a la gente que quiere ser importante. T. S. Eliot (1888-1965) Poeta, dramaturgo y crítico literario británico.

www.facebook.com/viborianuscolumna

viborianus@gmail.com 

@viborianus   

www.viborianus.com

Escrito por en Mar 13 2019. Archivado bajo COLUMNAS, Viborianus. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes