Solidaridad, paz y diálogo: el camino de Venezuela

Nicholas Valdés* _____________________

El Cairo (Prensa Latina).-  Ante el asedio y la escalada en el discurso intervencionista de Estados Unidos contra Venezuela, el camino del gobierno bolivariano es el de la solidaridad, el diálogo y la paz, aseguró en esta capital Yuri Pimentel, viceministro para África del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela.

“Se ha conformado un grupo que ya supera los 60 países que se pronuncian en defensa de la paz y los principios refrendados en la carta de Naciones Unidas”, dijo Pimentel en entrevista exclusiva para Prensa Latina.

El funcionario subrayó que la principal denuncia del gobierno bolivariano ante el mundo es precisamente la agresión de la que es objeto el país suramericano, con la administración estadounidense asumiendo de forma muy clara la autoría del Golpe de Estado que se pretende dar en la nación.

Todo está escudado bajo la gran mentira que representa la supuesta ayuda humanitaria para Venezuela, señaló Pimentel, quien explicó que el país no requiere ningún tipo de ayuda humanitaria, al menos no en los términos que lo quieren plantear desde la Casa Blanca.

Lo que nuestro pueblo sí necesita es que cese el bloqueo financiero, uno muy similar al que ha sufrido Cuba durante casi 60 años. En el caso venezolano, desde que se empezó a aplicar hace cerca de tres años, ha generado una pérdida de alrededor de 300 mil millones de dólares, denunció el viceministro.

Puntualizó el caso de los cerca de 30 mil millones de dólares que han sido paralizados a nivel de cuentas bancarias; así como el robo de empresas como Citgo, un filial de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) en Estados Unidos, que fue secuestrada por Washington.

Hace muy pocos días se bloqueó en España un cargamento de medicamentos que habíamos adquirido en Qatar y ya venía con destino a Venezuela, por solo citar un ejemplo reciente, añadió.

De acuerdo con Pimentel, toda esa supuesta gran cantidad de ayuda humanitaria que tienen en la frontera colombiana no llega ni siquiera al seis por ciento de los alimentos que el gobierno venezolano distribuye diariamente través de sus Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Paradójicamente, esa tan publicitada ayuda humanitaria para Venezuela se encuentra en la zona colombiana de Cúcuta, que es la región más pobre de esa nación, con cerca del 70 por ciento de pobreza, bien podrían dejar la ayuda allí, aclaró.

Por eso queremos alertar al mundo, apuntó el funcionario, porque detrás de toda esta farsa existe claramente una intención de guerra. El objetivo es controlar el petróleo venezolano y sus demás recursos naturales, precisó.

Por otro lado, el viceministro destacó que la solidaridad internacional ha sido significativa, y las muestras más interesantes se han registrado precisamente en los países cuyos gobiernos son los que encabezan el intento de golpe de Estado e intervención militar contra Venezuela.

En los propios Estados Unidos hay muchos grupos que han salido a manifestarse en favor de Venezuela; y cientos de miles de firmas se han recolectado alrededor del mundo a través de nuestras representaciones diplomáticas, detalló.

Sobre los nexos de Venezuela con la región de Oriente Medio, Pimentel declaró que existen buenas relaciones a nivel político y multilateral con los países integrantes de la Liga Árabe.

Sin embargo, recalcó la necesidad de incrementar esas relaciones en los planos económico y comercial, dada la necesidad de diversificar la economía venezolana y abandonar la dependencia del sector petrolero.

Lo mismo debemos proyectar hacia el continente africano, porque al final hay otro mundo que está ahí, ajeno al decadente modelo europeo o norteamericano. Tanto África, como Asia o América Latina ofrecen enormes posibilidades de cooperación, y ese es el camino que debemos tomar, señaló al respecto.

El viceministro reiteró que el llamado al diálogo es una tarea permanente del gobierno bolivariano: Tenemos una oposición muy plegada a la agenda guerrerista de los Estados Unidos, pero en la medida que las voces del mundo sean capaces de pronunciarse a favor del diálogo y de la paz, se generará la presión necesaria que obligue a la oposición a sentarse a la mesa de negociaciones, aseguró.

Pimentel lamentó el hecho de que los grandes medios de comunicación manipulen la realidad venezolana: Nosotros los invitamos a que lleguen al país y observen con ojos propios.

Estamos enfrentando problemas como los que tiene cada nación, dijo, pero aun así el país marcha, los niños siguen en las escuelas y las personas continúan trabajando. Esa es Venezuela, concluyó.

*Corresponsal de Prensa Latina en Egipto.

Escrito por en Mar 9 2019. Archivado bajo INTERNACIONAL. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes