Fija calificadora desde 2018 posición frente nuevo modelo económico de AMLO

.- Sin más deuda, déficit, inflación o corrupción, creceremos; respeto para las agencias: respuesta de Andrés Manuel, como jefe de Estado.

Juan Manuel Rodríguez / Mercado Interno ________________________

(07-03-19).- Dejaremos de lado la situación que las calificadoras estadunidenses enfrentaron por su responsabilidad al ver crecer, impávidas, el largo período de la burbuja financiera inmobiliaria y su estruendosa caída con dramáticos efectos  en la economía mundial que todavía sufrimos, pero lo más doloroso fue el golpe a consorcios del capitalismo financiero de Wall Street. Sí tocaremos, en cambio, la visión geopolítica del imperio sobre América Latina y México y las consecuencias de una calificación con “perspectiva negativa” para nuestro país.

Cuánta razón le asiste a la vicepresidenta de la Cámara Federal de Diputados, legisladora Dolores Padierna, al expresar que “las calificadoras causan crisis nacionales, aunque no las haya, no se hacen responsables de las consecuencias de sus pronósticos”, además de predicciones muchas veces equivocadas, pero siempre beneficiando a los capitales.

El revuelo que causó el anuncio del senador morenista Salomón Jara, de que presentaría una iniciativa para que se revocara la autorización a calificadoras  cuando sus evaluaciones “atenten de manera deliberada contra la estabilidad financiera”, iniciativa que no se presentó, pero dio margen al propio presidente López Obrador tocar el tema y clarificar la posición oficial, en respuesta a pregunta periodística durante su cotidiana conferencia mañanera.

Con énfasis ratificó su confianza al afirmar: “Vamos a darles un ejemplo de cómo, combatiendo la corrupción, se puede tener una economía fuerte, sin déficit, sin deuda, sin inflación, sin devaluaciones”. Luego de reconocer que es importante el desafío, dio firme respuesta como jefe de Estado al afirmar: “vamos a ser respetuosos de la opinión de las calificadoras”. Y, de paso, recomendó que en las evaluaciones tomen en cuenta a la corrupción en los gobiernos como una variable, un indicador más, no sólo para México sino en “los gobiernos del mundo”.

Las calificadoras son agencias contratadas por empresas y gobiernos para realizar análisis y prospectivas de la evolución de economía y finanzas futuras de las instituciones que las contratan, pero la experiencia, no digamos las críticas que recibieron en el extranjero por actitud ante las crisis financieras estadunidenses, sino en concreto en casos de  México.

La actuación de una de las calificadoras, Fitch Ratings, durante la etapa previa a las campañas electorales presidenciales es emblemática, y marcó una clara e inaceptable injerencia de una agencia extranjera la que rompió la costumbre de no personalizar sus análisis y programas y ahora le puso nombre y apellido a su calificación. Aquí reproduciremos algunos fragmentos del inusitado caso que publicamos hace un año (mercadointerno.com.mx, 21 mzo 18).

Con suposiciones y  probabilidades, Fitch Ratings descalificó a candidato

Aquí un fragmento de nuestros comentarios de hace un año:

“Fitch Ratings en actitud que puede calificarse de injerencista en nuestro proceso electoral, motu proprio, o por apreciación de su cliente (el Gobierno federal, pues las calificadoras en sus análisis se basan en estudios cuyas fuentes citan, o información que fundamentalmente les proporcionan los propios gobiernos), pero esta calificadora abrió el fuego previo a la apertura de las campañas

“Además de ratificar la calificación a México, habló (en texto salpicado de supuestos y de vocablos como ”podría”, “suposiciones” y “probabilidades”)  de efectos de inflación, deuda y, entre los temas, al tocar las elecciones, prejuzgó así:

“Los resultados de las elecciones presidenciales próximas podrían plantear riesgos en términos de políticas macroeconómicas. Bajo una administración del candidato de izquierda, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), no podrían descartarse riesgos relativos a una implementación más lenta de reformas (en especial, en el sector de energía), la reorientación de las políticas económicas hacia una mayor intervención del Estado, así como un aumento del gasto fiscal. Como resultado, la volatilidad del mercado financiero podría intensificarse antes o después de las elecciones del 1° de julio, lo que representaría otra limitante para el crecimiento y la inversión. No obstante, el sistema de pesos y contrapesos institucionales, un congreso probablemente dividido, así como garantías constitucionales en algunas de las reformas estructurales, podrían prevenir un desvío marcado en las políticas bajo esta administración”. (subrayados nuestros).

Hasta aquí la reproducción de un fragmento publicado sobre la calificadora, pero agregamos. entonces las reflexiones de Rex Tillerson cuando fue secretario de Estado de EU, quien se refirió a la apertura de los mercados petroleros de México que favorecieron inversiones (unas 66 empresas extranjeras y más de 30 privadas mexicanas con proyectos por unos 150 mil millones de dólares, el entonces funcionario sentenció: “Tenemos la oportunidad de desarrollar una alianza de energía que abarque al conjunto del hemisferio occidental…”. Luego preconizó: “Estados Unidos debe ser un proveedor sustancial y confiable” (citado por Jorge Eduardo Navarrete, en La Jornada).

Con estas evaluaciones injerencistas fundamentalmente, las que orillan a muchos a dudar de la equidad de los comentarios de las evaluadoras. Sólo dejamos constancia de lo publicado y como lo señaló el presidente, México será respetuoso de las actividades de las calificadoras y el actual mandatario está garantizando que dará el ejemplo de que el panorama heredado es grave, pero no debemos permitir llevarlo a la catástrofe sino a la reconstrucción del país con el nuevo modelo socio-económico.

www.mercadointerno.com.mx 

Escrito por en Mar 9 2019. Archivado bajo DE OCHO. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes