Exhortan a jueces, recuperar confianza de la sociedad

.- El presidente del TSJCDMX reiteró que es necesario humanizar al Poder Judicial y promover la formación constante para que la institución alcance la excelencia.

.-  Da inicio el Ciclo de Conferencias de Actualización Judicial con discurso del Ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá.

 Blas A. Buendía / Reportero Free Lance ____________________________

filtrodedatospoliticos@gmail.com

 En el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJCDMX) “estamos obligados a recuperar la confianza ciudadana”, resaltó su presidente Rafael Guerra Álvarez, al tiempo que sentenció “no tenemos derecho a fallar”.

Durante la inauguración del XXIX Ciclo de Conferencias de Actualización Judicial, el magistrado señaló que la esencia de la investidura de todos los jueces del TSJCDMX debe encaminarse ineludiblemente hacia la excelencia, por ello celebró que, en breve, el programa de actualización inaugurado en la Sala de Presidentes María Lavalle Urbina, cumpla tres décadas de ofrecer conocimiento al gremio.

Rafael Guerra Álvarez, magistrado penalista, confirmó que las juezas, jueces, magistradas y magistrados están comprometidos con trabajar para que el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México se encuentre a la altura del momento histórico que vive el país. Asimismo, recordó que su meta al encabezar el TSJCDMX es humanizar la función jurisdiccional, pues la esencia de la impartición de justicia son las personas.

“La vida de nuestro Tribunal se eleva cuando sus juzgadores trascienden, demostrando la gran calidad de su formación. La esencia de nuestra investidura y nuestro propósito deber ser la excelencia; y no podemos renunciar a ella”, recalcó.

Explicó que las historias de éxito como la de la ministra en retiro Clementina Gil, en cuyo honor este edificio lleva su nombre; o la del ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Juan Luis González Alcántara Carrancá, quien dictó la conferencia inaugural; marcan el camino hacia la excelencia y son ejemplos vivos que deben servir como fuente de inspiración a quienes dedican su día a día a la impartición de justicia.

El Ciclo de Conferencias de Actualización Judicial en su vigésimo novena edición reúne a ministros, magistrados, jueces y académicos reconocidos a nivel nacional e internacional para que compartan sus experiencias como operadores jurídicos y coadyuven en la formación constante y profesional de los asistentes.

 HUMANIZAR LA FUNCIÓN JURISDICCIONAL

 Palabras del presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, magistrado Rafael Guerra Álvarez, durante la inauguración del XXIX ciclo de conferencias de actualización judicial 2019.

Ciudad de México, 5 de marzo de 2019.

Sala de Presidentes María Lavalle Urbina.

Distinguidos colegas:

Con gran respeto y admiración me dirijo a ustedes por su entrega y presencia en este día.

Y quiero hacerles un reconocimiento especial, porque comparto con todos ustedes el sentido de importancia por lograr que nuestra Casa de Justicia esté a la altura del momento histórico.

Por eso estas palabras sólo cobran verdadero sentido por el mérito y potencial de los impartidores de justicia. Porque la meta más importante de esta Presidencia es humanizar la función jurisdiccional.

Como juzgador, me siento muy orgulloso de eso: la esencia de la impartición de justicia son vidas humanas.

El imperio de la ley y la causa de la justicia no se agotan en la Carta Magna, ni en los juzgados, ni en los despachos; sino en la vida de las mujeres y hombres que constituyen nuestra sociedad y de quienes emana el poder soberano.

Hoy celebramos el XXIX aniversario de los Ciclos de Conferencias de Actualización Judicial. Y la edición 2019 es una gran oportunidad para pensar el verdadero significado de la “formación permanente”.

Y creo que el primer significado de este encuentro, distinguidos colegas, es que “no debemos dar por hecho lo perpetuo.”

Por eso, dar por hecho que la voluntad de la justicia es “perpetua”, sin considerar el gran esfuerzo que cada uno de ustedes ha puesto a lo largo de su trayectoria, sería una grave omisión.

Y como Tribunal, a 29 años consecutivos de este exitoso ciclo; es el mérito de nuestra generación; de la generación de nuestros maestros; y de la generación de sus maestros el que sucesivamente consuma la esencia misma de impartir justicia.

Sin embargo, la constancia no es suficiente si no se dirige por el camino de la excelencia y ese es el sentido de nuestro encuentro el día de hoy.

La esencia de nuestra investidura y nuestro propósito debe ser la excelencia; y no podemos renunciar a ella. Debe convertirse en nuestro acto cotidiano… nuestro propósito.

Aristóteles decía que “somos lo que hacemos repetidamente, y la excelencia es entonces un hábito, no un acto”.

…somos lo que hacemos repetidamente…

…la excelencia es un hábito, no un acto…

Y hoy celebramos casi tres décadas de formación permanente. En ese hábito se consuma la excelencia y en esa constancia cobra vida la voluntad.

La vida de nuestro Tribunal se eleva cuando sus juzgadores trascienden, demostrando la gran calidad de su formación. Grandes historias deben inspirarnos todos los días a trascender en este esfuerzo.

Y quiero dedicar un sincero homenaje a Clementina Gil de Lester, cuyo nombre lleva este edificio; a Victoria Adato Green; y a Juan Luis González Alcántara Carrancá; por marcar la senda de la excelencia a la que todos debemos aspirar.

Sólo la historia dará justa dimensión a su legado en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Pero esta casa es suya…  orgullosamente suya.

Estoy seguro que, en su camino por este recinto, la preparación, el estudio, y la actualización fueron sus pasos cotidianos.

Pero no quiero adelantarme a lo que nuestro maravilloso exponente va a compartirnos en la conferencia magistral con la que inauguramos el ciclo. No podríamos pedir un mejor inicio.

El día de hoy, señor Ministro, señores Magistrados, señores Jueces, damos el primer paso para concluir tres décadas ininterrumpidas de formación académica y profesional. Debemos preservar esta tradición.

Hacemos votos, porque los frutos de este esfuerzo beneficien a ciudadanos y juzgadores abarcando todas las materias asignadas a este Tribunal por mandato de ley:

Derecho Constitucional y Derechos Humanos; Derecho Procesal; Derecho Procesal Civil-Mercantil; Derecho Penal; Ejecuciones de Sanciones Penales; Justicia para Adolescentes Derecho Laboral.

Esa es la identidad de nuestro Tribunal en el Siglo XXI, y es la correcta.

La complejidad social del México de hoy es irrepetible. Estamos obligados a recuperar la confianza ciudadana a base de méritos y no tenemos derecho a fallar.

Vamos a enfrentar este reto con lo mejor de nuestras mujeres y hombres. Ese es el significado de la excelencia y el significado de la constante y perpetua voluntad de impartir justicia. Muchas gracias por su compromiso.

Escrito por en Mar 9 2019. Archivado bajo NACIONAL. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes